El Espíritu de la Navidad: qué es y cómo celebrarlo

¿Conoces la leyenda del Espíritu de la Navidad?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Qué es el Espíritu de la Navidad

Puede que relaciones la Navidad con la paz, el amor, la alegría y la felicidad, o puede que la identifiques más con el consumismo de los regalos y los derroches gastronómicos. También puede que para ti signifique tristeza, melancolía, ansiedad y depresión. Sea como sea, lo cierto es que la época navideña conlleva una gran carga emocional y eso se debe al Espíritu de la Navidad y a su celebración. ¿Sabes exactamente de qué se trata?

Qué es el Espíritu de la Navidad

El Espíritu de la Navidad no es una actitud, no es esa predisposición que nos piden a celebrar estas fechas con todo el buen rollo del mundo y con los mejores sentimientos. Antes de que la religión se hiciera con la autoría de la Navidad por ser la fecha en la que nació Jesús, la tradición celta ya celebraba el Espíritu de la Navidad.

Pero unos días antes. Concretamente el 21 de diciembre, fecha del solsticio de invierno, cuando la estación más fría llega al hemisferio norte. Y de norte hablamos, porque cuenta la leyenda que un hermoso y bondadoso ser llegó en tal fecha hasta las tierras nórdicas procedente de un mundo muy lejano.

Ese ser era el Espíritu de la Navidad y entraba en los hogares de las personas de buen corazón para concederles todo tipo de deseos. Como ves, la leyenda ha ido transformándose poco a poco hasta convertir a ese Espíritu de la Navidad en un Papá Noel, los deseos en regalos y los hogares en centros comerciales. Pero de nosotros depende mantener su esencia.

Ritual para celebrar el Espíritu de la Navidad

Cómo celebrar el Espíritu de la Navidad

Tal y como te estás imaginado, gastarte la paga extra en comilonas y regalos para todos no es la mejor forma de celebrar el Espíritu de la Navidad. Así que este año puedes cambiar un poco los rituales navideños para intentar recuperar el Espíritu de verdad. ¿Cómo hacerlo? Pues con un sencillo ritual.

Anota la fecha, que es el 21 de diciembre. Antes de la medianoche tienes que preparar la bienvenida del Espíritu de la Navidad colocando velas en número impar de color rojo, doradas y violetas. Nos cuentan que a este ser navideño le gustan las mandarinas, así que coloca alguna como cuando preparas el vaso de leche y las galletas para los Reyes Magos.

Una vez preparado el ambiente, tienes que pensar muy bien qué es lo que deseas, tus peticiones para el Espíritu de la Navidad. Recuerda que no se trata de Papá Noel, así que no pidas regalos materiales, sino emocionales. A continuación escribe tus deseos en un papel, deja el papel junto a las mandarinas y abre las ventanas a las doce de la noche.

No esperes la llegada del Espíritu en la misma estancia porque tal vez no se atreva a entrar en tu hogar si ve gente. Así que espera una media hora en otra habitación, agradece su visita interiormente y cierra las ventanas. Verás cómo sientes una extraña calma interior.

¿Te animas a festejar el verdadero Espíritu de la Navidad?