Apifobia: ¿tienes miedo a las abejas y avispas?

Esta fobia también se conoce como melisofobia

Laura Sánchez

El miedo a las abejas o avispas se llama apifobia

No todas las fobias nos parecen extrañas o curiosas y algunas las podemos comprender perfectamente. Es el caso de la apifobia o el miedo a las abejas, un temor que habitualmente tiene sentido o es racional, ya que la picadura de este animal tiene consecuencias más o menos graves. Pero no estamos ante un rechazo, sino ante un trastorno fóbico y por eso hablamos de la apifobia en nuestro diccionario de fobias.

Qué es la apifobia

La apifobia es el miedo a las abejas, a las avispas o a otros insectos de similares características. También se le llama melisofobia y es una de las fobias más comunes y que mejor que se entienden ya que, ¿quién no siente miedo ante la posibilidad de que le pique una abeja o una avispa?

Las picaduras de estos animales son cuando menos muy dolorosas y en algunos casos, cuando la persona es alérgica, puede llegar a provocar graves problemas de salud o incluso la muerte. Pero son casos excepcionales. Aún así, podemos entender el peligro que representan las abejas para cualquier persona, tenga o no apifobia.

Los síntomas del miedo a las abejas o avispas

Hay que ser realistas. Y lo cierto es que las abejas tienen cierto peligro, es verdad, pero también es verdad que no siempre te encuentras en peligro cuando ves una abeja aleteando cerca de ti. El rechazo es una cosa. La fobia es otra totalmente diferente que notarás por la cantidad de síntomas que experimentas.

Los síntomas de la apifobia son los mismos de la ansiedad. El nerviosismo inicial, la sudoración excesiva, la sensación de ahoga, el hormigueo en las extremidades, las palpitaciones o incluso el ataque de pánico si una o varias abejas se acercan demasiado a ti. Y en todo momento están esas ganas de huir y alejarte del estímulo que te provoca el miedo.

Cómo superar el miedo a las abejas

Las causas tras las fobias

La causa más frecuente de la apifobia es el condicionamiento por una experiencia traumática vivida en primera persona o simplemente haber sido testigo de ella. Como ocurre con todos los tipos de fobias, un suceso impactante puede ser motivo suficiente para desarrollar el miedo irracional a ese estímulo.

Porque en el caso de la apifobia es un miedo desmedido, mayor que el mero temor a que te pique este animal. También es cierto que en el caso del miedo a las abejas hay un importante factor cultural, ya que desde pequeños se nos enseña a tener miedo o, al menos, cuidado, de ellas.

El mejor tratamiento para la apifobia

Según en qué entorno vivas, puede que no tengas que enfrentarte a tu miedo a las abejas muy a menudo. Pero cualquier fobia, aunque por circunstancias particulares no te condicione o limite tu vida hay que tratarla. Y se necesita la ayuda psicológica para superar una fobia y para protegerte de futuras apariciones de otros trastornos fóbicos.

La técnica que mejor funciona para todo tipo de fobias es la terapia cognitivo conductual, que comienza por identificar los pensamientos distorsionados sobre las abejas para después tratar de modificar la conducta, el miedo o la evitación. Y en cualquier tratamiento para las fobias no pueden faltar las técnicas de relajación para reducir los síntomas de ansiedad.