El miedo a las barbas existe y se llama pogonofobia

¿No soportas ver a personas con barba?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Pogonofobia: miedo a las barbas

Casi nos estamos acostumbrando a oír hablar de algunas de las fobias más conocidas, como la aracnofobia o la agorafobia, por ejemplo. Y hasta las incorporamos en nuestras conversaciones habituales. Pero hay muchas fobias, raras, poco conocidas y muy curiosas y entre ellas está la pogonofobia o el miedo a las barbas, un trastorno del que hablamos en nuestro diccionario de fobias.

Qué es la pogonofobia

La pogonofobia es el miedo a las barbas, un trastorno muy difícil de sobrellevar hoy en día cuando precisamente las barbas son tendencia. Pero la pogonofobia ha existido siempre, tal vez sea la pogonofilia o el amor desmedido por la barba lo que viene en aumento y con una fuerza imparable.

Tener miedo a las barbas, como todas las fobias, implica la reacción de la evitación. ¿Puedes evitar ver una barba en tu día a día? Lo más probable es que no. Tampoco puedes evitar hablar con un hombre con barba y seguro que te encuentras más de uno por la calle y en tu círculo de amistades.

Síntomas de la pogonofobia

El miedo a las barbas es una fobia muy limitante, ya que la posibilidad de evitar el estímulo que produce el miedo es prácticamente nula a no ser que recurras al total aislamiento. Y mientras tanto, hay que hacer frente a los síntomas de la ansiedad cada vez que te encuentras con un hombre con barba.

Nerviosismo, sensación de irrealidad, hiperventilación, sensación de asfixia, adormecimiento de extremidades, mareos, náuseas... Todo un cóctel que te puede llevar al ataque de pánico. Todo por una barba. Tampoco nos tiene que resultar tan diferente de otras fobias relacionadas con los demás como la bromidrosifobia o la obesofobia.

¿sufres pogonofobia?

Causas de la pogonofobia

Mucha gente no puede entender cómo una barba puede ser objeto de fobia. Como tantos trastornos fóbicos, el condicionamiento por experiencia traumática es el origen más habitual, asociando la barba a un comportamiento negativo o a alguien que en su día te causó algún daño.

Pero en el caso de la pogonofobia existe también un factor cultural que favorece el desarrollo de este trastorno. Que la barba se asocia a ciertas características masculinas es evidente y en el caso de esta fobia, se refuerzan aspectos negativos de la masculinidad. El fanatismo religioso, por ejemplo, también se puede asociar con una barba.

Tratamiento de la pogonofobia

Debido a que es muy difícil convivir con esta fobia en el día a día sin que pase desapercibida, lo mejor es acudir a un profesional cuanto antes. La psicología encuentra en la terapia cognitivo conductual su mejor aliado para superar cualquier fobia, ya que trabaja pensamiento y conducta por igual.

Y en cualquier caso, la presencia constante de la ansiedad cuando sufres una fobia hace necesaria la práctica habitual de técnicas de relajación que ayudan a sobrellevar las situaciones de miedo y pánico y mejoran considerablemente la calidad de vida.