Filemafobia: miedo irracional y desmedido a los besos

Consecuencias del temor a besar y ser besado

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¿Te gustan los besos? Besar es un acto de amor y de cariño. Pudiera parecer que a todo el mundo le gustan los besos, darlos y recibirlos, pero no es así. Hay personas que sufren filemafobia, que no es otra cosa que un miedo irracional y desmedido a los besos. Esas personas intentan evitar por todos los medios lo que otras personas tanto desean: un beso. Te contamos lo que es la filemafobia en nuestro diccionario de fobias.

Qué es la filemafobia

La filemafobia es el miedo a los besos, a besar o a ser besados. Y no estamos hablando únicamente de besos apasionados que requieren una intimidad para la que tal vez no estemos preparados, sino a un simple beso en la mejilla a modo de saludo o cuando te presentan a alguien.

Las personas con filemafobia consideran que los besos son peligrosos. ¿Por qué? Ese temor puede estar relacionado con el contagio de enfermedades, por ejemplo, pero también con la incapacidad para establecer vínculos próximos a otras personas. Ya hemos visto cómo en la hafefobia existe ese miedo a tocar o a ser tocado por otros.

Síntomas de la filemafobia

Cuando una persona con filemafobia se expone a esta situación temida en la que va a tener que dar un beso a alguien o recibir un beso de alguien, experimenta todos los síntomas de ansiedad. Mareos, palpitaciones, sequedad de boca, sudoración excesiva, sensación de irrealidad o incluso ataque de pánico. ¿Todo por un beso? No, todo por un trastorno fóbico.

A los síntomas físicos se añaden los síntomas psíquicos como la baja autoestima y los pensamientos distorsionados, obsesivos e invasivos. La persona con filemafobia es consciente de que su conducta no es funcional ni lógica, pero no sabe cómo cambiarla. Lo único que desea es evitar ese estímulo que es el beso para que no se dispare su ansiedad.

Las consecuencias de sufrir filemafobia se pueden imaginar perfectamente. La incapacidad para dar o recibir un beso hace prácticamente imposible tener una pareja, aunque esto no es necesario en la vida ¿verdad? Sin embargo, sí es necesario tener amigos y contar con un círculo social, círculo que irá desapareciendo a medida que la persona con fobia a los besos deje de acudir a los eventos en los que, sin duda, tendrá que exponerse a un beso.

Características del miedo a los besos

Causas de la filemafobia

¿Qué puede provocar este miedo a los besos? Como ocurre con todas las fobias, podemos buscar su origen o causa en una experiencia traumática vivida en el pasado. Una situación dolorosa y con una gran carga emocional que esa persona relaciona con el acto de besar.

Pero también sufrir un trastorno de ansiedad puede desarrollar una fobia. La ansiedad te hace vivir en alerta permanente frente a cualquier peligro, por lo que los miedos pueden surgir de los estímulos más insospechados. Incluso del beso, ese acto que para la gran mayoría de la gente es de las mejores cosas de la vida.

Tratamiento de la filemafobia

No puedes pasar toda una vida evitando los besos, así que hay que buscar ayuda psicológica para superar la filemafobia. La terapia cognitivo conductual es la más eficaz para vencer las fobias, ya que trabaja desde ese primer pensamiento distorsionado que acaba por invadir cualquier resquicio de razón o de realidad.

A partir del pensamiento se puede modificar la conducta de evitación y para eso tienen muy buenos resultados las técnicas de exposición gradual. Consisten en someter a la persona con fobia al estímulo temido, en aproximarla a las situaciones que evita comenzando por situaciones sencillas y en un entorno de su confianza.