Hafefobia: el terrible miedo al contacto físico con otras personas

¿No soportas que invadan tu espacio personal?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Características más comunes de la hafefobia

Hay fobias que pueden pasar desapercibidas, pero otras son muy limitantes e incapacitantes. Es el caso de la hafefobia o el miedo al contacto físico con otras personas. Cuidado, porque todos hemos sentido alguna vez esa sensación de malestar cuando invaden nuestro espacio personal, pero no siempre se trata de un trastorno fóbico. Te contamos todo sobre la hafefobia en nuestro diccionario de fobias.

Qué es la hafefobia

La hafefobia es el miedo al contacto físico con otros, a ser tocado por alguien, a que invadan tu espacio personal. Lógicamente no se trata del habitual rechazo que sentimos cuando alguien sin poca o ninguna confianza se nos acerca demasiado y nos toca, sino de una sensación de pánico al contacto con otras personas que llega a resultar insoportable.

Este miedo al contacto físico es uno de los trastornos fóbicos más limitantes, ya que reduce al mínimo la vida social y puede conducir al aislamiento. El simple hecho de tener que ir en metro hasta el trabajo puede hacer que la ansiedad se dispare hasta el extremo. Ahí está la diferencia entre el rechazo y la fobia, justo donde empieza a impactar en todos los ámbitos de nuestra vida.

Síntomas de la hafefobia

¿Qué pasa por la cabeza de una persona que sufre hafefobia? Que cuando otra persona la toca puede contagiarle alguna enfermedad, que la esté tocando porque se trata de un acoso, que tenga la intención de herirla o que simplemente se siente intimidada por tanta proximidad. Como en toda fobia, se trata de un miedo irracional, infundado y desmedido.

Que sea un miedo irracional y que la persona que lo sufre lo sepa no quiere decir que pueda evitar experimentar todos los síntomas de ansiedad ante la situación temida. Estar rodeado de personas es un momento peligroso en el que todo el organismo se pone en guardia y puede llegar a sufrir un ataque de pánico.

Además de los habituales síntomas físicos de la ansiedad, a la hafefobia se le suman síntomas psíquicos como una baja autoestima y una valoración negativa de uno mismo debido a esos pensamientos distorsionados. Insistimos, tal vez esa persona sea muy consciente de que sus reacciones son desmedidas, pero piensa que no puede hacer nada por evitarlo.

¿Cuáles son las causas y síntomas de la hafefobia?

Causas de la hafefobia

Una experiencia traumática puede ser una de las causas de la hafefobia o el miedo al contacto físico con otras personas. Experiencias variadas y momentos desagradables o dolorosos que se acaban relacionando con el gesto de ser tocado por otra persona. Imagínate la muerte de un familiar, por ejemplo. Es un momento propicio para que otras personas se acerquen a ti y te toquen, te den un abrazo o te toquen el hombro. No es algo negativo, pero tú lo asocias a un episodio muy doloroso.

Como ocurre con otras fobias, a veces el origen se encuentra en un trastorno de ansiedad. Ese estado de alerta al que nos lleva la ansiedad puede encontrar peligro en cualquier estímulo que podamos imaginar. Y en este caso se trata del contacto físico con otras personas. Si no se trata, lo más probable es que surjan otras fobias.

Tratamiento de la hafefobia

Todas la fobias se pueden superar, pero es necesario buscar la ayuda de un profesional de la psicología. En ocasiones también requiere un tratamiento farmacológico durante un tiempo. Pero en cualquier caso no se trata de algo que podamos curar nosotros mismos si queremos garantizarnos una cierta estabilidad mental.

La terapia más eficaz en el tratamiento de la fobias es la terapia cognitivo conductual. Su forma de actuar es en primer lugar sobre el pensamiento distorsionado, ese que te lleva a pensar que corres un gran peligro cuando alguien te toca. Después la terapia trabaja la conducta, en este caso la de evitación, para modificarla al mismo tiempo que reduce el miedo y la ansiedad.