La gamofobia o el miedo al matrimonio y al compromiso

Unos rechazan la idea de compromiso y otros tienen verdadera fobia

Laura Sánchez

La gamofobia es el miedo al matrimonio y al compromiso

Puede que alguna vez hayas tenido una pareja que sufriera gamofobia y lo hayas confundido con un estilo de vida. La gamofobia es el miedo al matrimonio, pero se trata de un trastorno fóbico, no de un simple rechazo al compromiso o de una forma particular de vivir la vida en pareja. En nuestro diccionario de fobias te contamos todo sobre esta fobia tan curiosa. 

¿Qué es la gamofobia?

La gamofobia es el miedo al matrimonio o al compromiso. Esto puede parecer un comportamiento habitual por ese mítico miedo al compromiso que tienen cada vez más mujeres y hombres por no querer implicarse en una relación. Hablamos de fobia, no de rechazo y eso puede acabar por condicionar tu vida.

Las personas que sufren gamofobia experimentan un temor irracional y desmedido ante la idea del matrimonio y guarda ciertas semejanzas con la filofobia o el miedo al amor. Es cierto que mucha gente no quiere comprometerse en una relación por su estilo de vida, por eso a veces es difícil identificar quién tiene un trastorno fóbico y quién tiene las ideas muy claras respecto al matrimonio.

Estos son los síntomas del miedo al matrimonio

El miedo al matrimonio se caracteriza, como todos los tipos de fobia, por la evitación. Pero, ¿quién no ha tenido una pareja que evitaba la conversación sobre dar un paso más en la relación? Por eso hay que buscar otros indicadores de que estamos ante una fobia y no ante un rechazo al matrimonio que es perfectamente válido.

Las personas que sufren gamofobia experimentan los síntomas de la ansiedad que tan bien conocemos. Temblores, taquicardia, sudoración, malestar, sensación de irrealidad o incluso ataque de pánico si la cosa se pone seria. Estos síntomas pueden aparecer no solo ante la idea de casarse o en una conversación con su pareja, sino simplemente al verlo por televisión o tener que ir a la boda de un amigo.

¿Y si tienes gamofobia?

Las causas detrás de una fobia

La mayoría de las fobias tienen su origen en una experiencia traumática. En el caso de la gamofobia puede estar motivada por un divorcio traumático y la idea de no querer repetir esa experiencia, pero también por haber vivido en una familia con discusiones habituales, malos tratos o violencia entre los progenitores.

No se descarta para este miedo al matrimonio una distorsión de una creencia o de una idea preconcebida. Insistimos en que no querer casarse no es un problema ni un trastorno fóbico, pero esa idea unida a un trastorno de ansiedad puede generar pensamientos distorsionados que consideran el matrimonio como un peligro.

La gamofobia se puede superar

¿Tiene cura el miedo al matrimonio? Todas las fobias se pueden superar con ayuda psicológica y el tratamiento más eficaz es la terapia cognitivo conductual, que llega a la raíz del trastorno modificando tanto el pensamiento como la conducta. De lo que se trata no es de evitar el matrimonio, sino de evitar el miedo que produce el matrimonio.

Conviene insistir en que una fobia es limitante y favorece la aparición de otros trastornos emocionales, por eso es importante buscar ayuda profesional. Por supuesto que puedes pasar toda la vida sin casarte, pero que sea por una elección personal y no motivado por un temor irracional.