Melanofobia: así es el miedo al color negro

¿No te gusta el color negro o te da pánico?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Características de la melanofobia

Para mucha gente es impensable, pero la cromatofobia o el miedo a los colores existe. Es el caso de la melanofobia, un trastorno en el que el color negro adquiere el protagonismo y el carácter de extremo peligro. Es cierto que estamos ante un color que culturalmente se asocia a lo funesto, pero no parece suficiente para desarrollar una fobia. ¿O sí? Te contamos todo sobre la melanofobia o miedo al color negro en nuestro diccionario de fobias.

Qué es la melanofobia

La melanofobia es el miedo al color negro. A veces por extensión se utiliza este término para referirse a un comportamiento racista, pero en la mayoría de los casos se trata de un trastorno fóbico en el que el miedo surge ante un color determinado: el negro. Son evidentes las complicaciones y limitaciones que surgen en la vida de las personas que sufren esta fobia.

Tener miedo al color negro supone la huida o la evitación frente a este color, algo que no siempre se consigue. ¿Cómo evitas el negro? Puedes evitarlo en tu propia casa, puedes vestir siempre de colores brillantes, pero al salir al exterior, fuera de los muros de tu propio mundo, encontrarte con el color negro resulta del todo inevitable.

Qué síntomas tiene la melanofobia

Es un miedo irracional y desmedido que comienza con un nerviosismo. Esa ansiedad anticipatoria de saber que vas a tener que enfrentarte a un supuesto peligro y que te provoca los síntomas habituales como mareos, dificultad para respirar, taquicardia, vómitos... Y pueden llegar al temido ataque de pánico cuando la situación se vuelve incontrolable.

Porque hay más. Una cosa es que la persona que sufre melanofobia no pueda evitar sentir pánico ante el color negro y otra cosa muy distinta es que no sea consciente de que su temor es irracional. ¿Por qué sufre ese miedo? La sensación de que algo malo ocurre en su mente y especialmente la sensación de incapacidad, hacen que aparezcan los problemas de autoestima.

¿Qué es la melanofobia?

Causas y consecuencias de la melanofobia

Los síntomas son los típicos de cualquier trastorno fóbico. Sin embargo, las consecuencias de la melanofobia van más allá, ya que las limitaciones son muchas. Las personas con miedo al color negro se ven envueltas en un círculo de problemas emocionales, aislamiento social e incapacidades laborales que pueden convertir su vida en un infierno.

La pregunta que llega a continuación es, ¿cómo puede ser que alguien desarrolle este pánico al color negro? Si en la mayoría de las fobias encontramos el origen en una experiencia traumática, nos resulta difícil imaginar una situación en que la esto sea posible con el color negro. Aunque todo puede ser en el mundo de las fobias.

Más fácilmente podemos situar el origen de la melanofobia en un trastorno de ansiedad que crea miedos infundados ante las situaciones o estímulos más sorprendentes. Y tampoco podemos obviar el factor cultural en este trastorno, ya que el negro se asocia en muchas culturas a la muerte, a lo siniestro o al propio miedo.

Cómo se supera la melanofobia

Cualquier fobia se puede superar, pero no conviene intentarlo por nuestros propios medios. Sobre todo si estamos hablando de una exposición gradual a ese estímulo. Vencer una fobia pasa por un tratamiento psicológico que llevará un tiempo, no se puede hacer de la noche a la mañana ni solo con medicamentos.

Así pues, el psicólogo optará por el tratamiento más adecuado, que en la mayoría de los casos de fobias es la terapia cognitivo conductual. Funciona bien, tan bien que consigue modificar tanto el pensamiento distorsionado que te hace ver el negro como un peligro como la conducta de evitación a la que te lleva el miedo.