Cómo quitar el hipo en segundos: trucos que SÍ funcionan

Remedios efectivos para eliminar rápidamente el molesto hipo

Laura D

Cómo eliminar el hipo en segundos

En el momento menos pensado ocurre, ¡te entra hipo! ¿Cuántas veces te ha pasado eso? Por mucho que quieras acabar con él, el hipo sigue ahí haciéndote sentir incómoda y molestándote, ¿verdad? Es algo que, por mucho que lo intentemos, no terminamos de comprender muy bien por qué sucede. Lo único que queremos es que ¡desaparezca de inmediato!

Tranquila, aunque parezca algo muy complicado, realmente no lo es... En Diario Femenino te explicamos cómo quitar el hipo en cuestión de segundos. Y sí, estos trucos SÍ que funcionan. 

Antes que nada... ¿Qué es el hipo y por qué se produce exactamente?

Para empezar, debes conocer que el hipo es una reacción de nuestro organismo que se produce cuando el diafragma (que se sitúa justo debajo de los pulmones) se contrae involuntariamente y la glotis se cierra, provocando así que el aire pase rápidamente por las cuerdas y se produzca ese sonido tan característico. 

De forma coloquial, podría decirse que se produce una descoordinación de los músculos que ayudan a respirar. Esto es lo que hace que se genere dicho sonido y la sacudida de tu pecho. Puede venir dado por diferentes motivos como por ejemplo, beber muchas bebidas con gas, comer demasiado o muy rápido, llorar de forma seguida y sofocada o tener un ataque de risa.

Aunque no hay un remedio infalible para eliminarlo, lo cierto es que existen varios trucos efectivos que pueden ayudarte a decirle adiós en cuestión de segundos. Toma nota.

Trucos caseros y efectivos para eliminar el hipo

1 Aguantar la respiración

Es el truco más usado y, en algunos casos, efectivo. No obstante, tenemos que reconocerte que no siempre funciona. Coge aire, tápate la nariz y aguanta todo lo que puedas en esa posición. Repítelo en 3 ocasiones.

2 Bebe agua “de forma especial”

Otro de los más recurrentes es el de beber agua de una forma un tanto especial. Puedes hacerlo por el lado opuesto del vaso a donde se bebe normalmente (el que queda más alejado de tus labios). Esto hace que tengas que beber con cuidado y con el cuerpo doblado, por lo que te forzará a normalizar el trabajo del diafragma. Por otro lado, también puedes beber de forma normal pero con la nariz tapada.

Respirar lentamente ayuda a eliminar el hipo

3 Respira lentamente

Siéntate o túmbate en el suelo y realiza respiraciones abdominales, sintiendo cómo el vientre se hincha y deshincha lo más lentamente que puedas. Debes coger aire hasta que sientas que no te cabe nada más en los pulmones, aguantar 7 segundos sosteniendo la respiración y soltarlo despacio hasta que notes que se vacían por completo. 

4 Cierra el diafragma

En posición horizontal intenta llevarte las rodillas flexionadas al pecho. Aguanta unos segundos ahí y estira de nuevo. Repite esto varias veces. Si no puedes realizar este ejercicio porque, por ejemplo, estás en la oficina, intenta tocarte los pies con las manos, como si te fueses a abrochar el cordón del zapato.

5 Limón y miel

Coge una rodaja de limón y añádele un poco de miel (muy poco, solo lo necesario para suavizar el sabor amargo del limón). Al chupar el limón el organismo se concentrará en ese efecto ácido y olvidarás casi por completo el hipo.

6 Que te peguen un susto

Aunque no depende de ti mismo, pegar sustos a alguien que tiene hipo puede ser una buena solución. Hay especialistas que argumentan que, al recibirlo, se produce una contracción repentina del diafragma y, al recibir un estímulo diferente, se consigue que el hipo desaparezca.

Por último, debes tener en cuenta que, en la mayoría de los casos, el hipo se acaba pasando. Solo debemos tener paciencia (casi siempre no es así y queremos que se nos pase al momento). Eso sí, si persiste durante horas debes acudir al médico. Se considera hipo crónico aquel que dura más de 2 días y suele esconder otros posibles motivos como infecciones o inflamaciones, por lo que es importante visitar cuanto antes a un especialista para que sea él el que nos oriente hacia el tratamiento más adecuado.

¿Y tú? ¿Qué haces cuando te entra hipo? ¡Queremos conocer tus trucos! ¿Nos los cuentas en los comentarios?