Cómo comunicarle a tu pareja que quieres el divorcio

La mejor forma de decirle a tu esposo que deseas la separación

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

No se acaba el mundo porque tu matrimonio no funcione y quieras el divorcio. Sin duda, es un trago amargo difícil de digerir, pero, en la mayoría de los casos, es la mejor solución para tener una vida más tranquila y más feliz. En Diario Femenino te contamos cómo comunicarle a tu pareja que quieres el divorcio, si eres tú la que está tomando sola la decisión.

La decisión de divorciarte

Nos estamos preguntando cómo decirle a tu marido que te quieres divorciar, pero antes queremos preguntarte: ¿tu decisión es firme o se trata de una opción? Porque, a veces, tu matrimonio atraviesa una crisis, intentas resolverlo de una manera, de otra y de mil más y nada parece cambiar. Tu pareja no parece darse cuenta de que tenéis problemas y no consigues hacerle reaccionar.

En esos casos, llegas a la conclusión de lo que la mejor opción es el divorcio. Pero, cuidado, porque la mejor opción no es la única opción. Y en cuanto tu marido escucha la palabra divorcio comienza a reaccionar para intentar solucionar esa crisis de pareja. Advertimos esto porque utilizar el recurso del divorcio varias veces desgasta mucho emocionalmente.

Cuando tú ya estás casi decidida, vueles a la casilla de salida. Y el divorcio tampoco es una advertencia. Como decimos, o es una decisión firme o es una posibilidad, pero nunca una herramienta para advertir a tu pareja de que algo va mal. Entonces, seguimos intentando averiguar si ya te has decidido a separarte de tu pareja o acaso es algo que tienes en mente como una posibilidad más.

¿Hay alternativas al divorcio?

Lógicamente, todo depende del contexto en el que vivas y de los problemas que tengas con tu pareja. Hay motivos de divorcio contundentes que no admiten otras opciones y tú sabes bien cuáles son. Faltas de respeto continuadas o ausencia de amor son situaciones irreparables. Pero, ¿qué pasa si tu matrimonio está atravesando una crisis de pareja por falta de comunicación, por malentendidos sin resolver o porque os habéis dejado llevar por la inercia?

¿Y qué pasa cuando el matrimonio entra en crisis porque pasado un tiempo os dais cuenta de que no os reconocéis en absoluto? ¿O cuando cada uno ha tomado caminos hacia sus sueños que cada vez se distancian más? En estos casos, a veces hay remedio, hay cura para la relación.

El remedio pasa por acudir a terapia de pareja, porque llegados a este punto en el que la posibilidad del divorcio sobrevuela tu cabeza, no lo vais a poder arreglar vosotros solos. ¿Y quién le pone el cascabel al gato y convence a tu pareja de que necesitáis ayuda como pareja? Eso puede costarte, pero ahí verás también si tu pareja es consciente de vuestros problemas y si está dispuesto a hacer algo por solucionarlo.

La clave está en si ambos queréis solucionar los problemas de vuestro matrimonio o solo está dispuesto a hacerlo uno de los dos. Entonces sí, no vale la pena que uno solo tire del carro de una relación porque los problemas seguirán surgiendo un día sí y otro no. Y tú no te has casado para ser infeliz en tu matrimonio. No te has casado para toda la vida si la relación te hace infeliz.

¿No ves salida? ¿Es el divorcio la única solución? Espera un momento. Porque también puedes acudir a terapia psicológica tú sola para aclarar lo que sientes y lo que necesitas. Visualiza tu vida sin tu marido de forma objetiva, ten cuidado con las fantasías de vivir una segunda adolescencia porque no siempre funcionan. Ten por seguro que vas a sufrir con un divorcio y que te costará adaptarte a tu vida de soltera. Por eso, ¿cuáles son los motivos de tu divorcio?

Todo lo que debes saber antes de divorciarte

Estés o no convencida de que quieres divorciarte, no hables aún con tu marido. Al menos no hables del divorcio. La primera persona con la que tienes que hablar cuando quieres divorciarte es con un abogado. Suena muy frío y calculador, pero en realidad es un seguro de vida. Habla con un abogado y que te dibuje la situación en la que quedarás tras el divorcio.

Hay que tenerlo todo en cuenta, todo es importante por más que ahora solo pienses que quieres separarte y ya está. Cueste lo que cueste. Y la verdad es que un divorcio cuesta bastante dinero, sobre todo si tu marido te pone trabas porque él no se siente tan infeliz en ese matrimonio. Luego está todo el asunto material y económico, que da casi vergüenza hablar o pensar en ello cuando tu vida sentimental se encuentra enterrada entre los escombros.

Pero hay que hacerlo, hay que hablar de cosas incómodas porque precisamente te quieres divorciar para poder tener un futuro. Cierto que no es tan importante el coche, la casa y otras pertenencias pero, ¿qué pasa con los niños? ¿Cuál es tu situación laboral y la de tu marido? ¿Habrá una custodia compartida o los niños se quedarán con uno de los dos? Todas estas cuestiones tienes que saberlas antes de tomar la decisión definitiva.

Y las respuestas a esas preguntas no las encuentras aquí en Internet, ni en el ejemplo de tus amigas, ni las sabe tu cuñado porque cada caso es particular y diferente. Así que habla con un abogado porque él tiene esas respuestas. Un abogado te dibujará el panorama que te espera desde el momento en el que le comuniques a tu pareja que quieres el divorcio.

¿Y qué pasa con tus sentimientos cuando decides divorciarte?

Hablamos de la necesidad de conocer previamente el escenario del divorcio en cuestión de trámites legales pero, ¿qué pasa con tus sentimientos? Siempre insistimos en la posibilidad de acudir a un psicólogo. Al fin y al cabo estás atravesando una crisis vital, tu matrimonio está a punto de romperse y vas a tener que empezar una nueva vida. ¿Acaso no es un momento para pedir ayuda?

Puedes apoyarte en tu familia, en tus amigos, puedes refugiarte en tu trabajo o en tu pasión, puedes ser la persona más fuerte del mundo, pero, lo cierto, es que un divorcio revoluciona toda tu vida, la sacude hasta los cimientos y no serías la primera persona que acaba sufriendo una depresión por no gestionar bien emocionalmente este momento tan importante.

Cuando estás pensando en un divorcio, tus emociones serán como una montaña rusa. Habrá días que lo tengas clarísimo y otros no tanto. Puede que te encuentres con rabia, con ira o con resentimiento y no sepas muy bien qué hacer con estos sentimientos. Puede que en algún momento tengas que enfrentarte al perdón, al perdón para tu pareja y para ti misma y eso es algo en lo que casi nadie tiene mucha experiencia.

Cuanto más claros tengas tus sentimientos, cuanto mejor sepas gestionar tus emociones, menos te dolerá esta situación que estás a punto de vivir. ¿No merece la pena tener un apoyo extra?

Los diferentes escenarios del divorcio

Según el estudio de Alma Rosa Córdova Aguilar para la Universidad Veracruzana sobre los principales motivos de separación o divorcio, "la causa general de separación o divorcio es la infidelidad, seguida de la incompatibilidad, desamor y economía".

Y lo cierto es que nosotras no podemos aconsejarte algo concreto porque cada situación es diferente. Tal vez quieres divorciarte porque te has enamorado de otra persona y ahí sí lo tienes muy claro, pero qué incertidumbre la del futuro, ¿verdad? Puede que el divorcio venga motivado por una infidelidad de tu marido. ¿Por una infidelidad de una noche o acaso tu marido tiene una amante desde hace tiempo?

Puede también que el ambiente en casa sea como el de un campo de batalla, que tu pareja y tú os veáis como enemigos y las discusiones sean el pan de cada día. Y bien sabes que no es un ambiente saludable para vuestros hijos. O tal vez ni siquiera hay discusiones, sino que ahora sois dos extraños sin interés el uno en el otro que conviven con cierta indiferencia.

Cualquier escenario es posible en un divorcio porque hay tantos como parejas. Hay parejas que después del divorcio no se quieren ni ver y no vuelven a hablar jamás. Pero también hay parejas que se divorcian y siguen viviendo juntos en la misma casa. O parejas que se divorcian y esa ruptura sentimental es justo lo que necesitaban para darse cuenta de que en realidad no eran pareja sino solo amigos.

Cómo decirle a tu esposo que deseas divorciarte

Igual que el matrimonio es una decisión de dos, el divorcio también debería serlo. Pero hay personas que se niegan a aceptar la realidad, que no quieren ver el desamor, que no tienen inconveniente en convivir con los problemas de pareja sin resolver y que prefieren vivir en ese matrimonio por inercia antes que divorciarse. En esos casos, la decisión del divorcio va a ser cosa de uno solo.

Si eres tú la persona que ha decidido que ya no vale la pena intentarlo más, que todos los esfuerzos por superar las crisis de pareja caen en saco roto porque eres tú la persona que se ocupa de la relación, tendrás que ser también tú la que le comunique a la parte contraria que quieres el divorcio. Claro que siempre puedes dejar la noticia en manos de un abogado, pero no nos parece elegante.

Aunque tal vez no es elegancia lo que necesites para poner fin a tu matrimonio, sino rapidez. Cuanto antes definas legalmente el estado de tu relación, antes podrás prepararte para superarlo y para tener una nueva vida. ¿Cómo decírselo si nunca antes te ha escuchado? No te preocupes, en cuanto escuche la palabra divorcio, prestará atención.

Así que no te andes por las ramas diciendo que vuestra relación no funciona, que tal vez no era amor verdadero o que has cambiado o que él ha cambiado o cualquier otra frase hecha. Pronuncia la palabra divorcio en la primera frase para captar su atención de inmediato y mantente firme en tu discurso. No dejes abierta la posibilidad de reconciliación o de arreglar las cosas. Ya no hay nada que arreglar más que vuestra vida por separado.

Y después del divorcio, ¿qué?

Ni el divorcio, ni el antes ni el después es un camino de rosas. Tomas la decisión, se lo comunicas a tu pareja y antes o después terminas con todo el proceso de divorcio. ¿Y ahora qué? Ahora eres de nuevo una mujer soltera, puede que tengas hijos o no. Ahora llevas las riendas de tu vida en solitario, aunque eso tal vez ya lo hacías antes. Pero el divorcio te ha desgastado emocionalmente y no sabes muy bien por dónde empezar a ordenar todo ese caos.

No hay un manual de instrucciones para mujeres que vuelven a ser solteras. Te equivocarás como cuando tenías 20 años y disfrutarás también de la misma manera. No te vayas a creer que por tener más años de experiencia lo tienes todo hecho. Queda mucho por experimentar, quedan muchos errores por cometer, quedan muchas fuerzas para gastar y reponer, queda mucho por reflexionar y mucho por aprender. Pero sobre todo, te queda toda la vida por delante para encaminarla hacia donde tú, y solo tú, quieras.

Puedes leer más artículos similares a Cómo comunicarle a tu pareja que quieres el divorcio, en la categoría de Divorcio en Diario Femenino.