8 hábitos para deshinchar el vientre y sentirte ligera

Comer mejor te ayudará a conseguir tu objetivo

Lidia Nieto

8 hábitos para deshinchar el vientre y sentirte ligera

¿Te notas todos los días muy pesada y quieres saber cómo deshinchar el vientre? Lo primero es analizar cómo es tu día a día. Deberías preguntarte si son excesivamente agitados y estresados y cómo es tu dieta. Si desayunas tan rápido por la mañana, que apenas puedes disfrutar de un café calentito; después, en el almuerzo, ni te levantas de tu sitio y engulles un bocadillo frente al ordenador; por no hablar de que el único deporte que haces es correr desde la oficina hasta la escuela de tus hijos para terminar en el supermercado, comprando un plato precocinado para la cena, porque no tienes tiempo ponerte el delantal. Quizás eres el tipo de mujer "demasiado ocupada" para comer saludablemente o quizás solo es cuestión de cambiar y modificar hábitos y rutinas. 

Objetivo: comer mejor, deshinchar el viente y sentirte ligera

¿Quieres acabar con todo esto y empezar a sentirte bien? ¡Disminuye un poco la velocidad de tu día a día y redescubre el placer de comer y vivir mejor! Desde Manzanaroja, Tu dieta personalizada, han preparado un decálogo con hábitos saludables a seguir para desinchar el vientre y sentirte ligera.

Tómate el tiempo necesario para comer saludablemente

Las deficiencias nutricionales, una dieta demasiado rica en grasas y sal, un exceso de productos precocinados en detrimento de alimentos frescos y genuinos provocan inflamación e hinchazón. Para sentirte bien y deshinchar tu vientre es importante que cambies tus prioridades: comer sano y seguir una dieta variada y completa es una cuestión de tiempo, ¡así que trata de encontrarlo!

Come despacio y mastica bien

8 hábitos para deshinchar el vientre y sentirte ligera

"La primera digestión tiene lugar en la boca". ¿Cuántas veces, cuando eras niña, tu madre te repitió  esta frase para recordarte masticar bien? ¡Y ella tenía razón! A menudo, la inflamación y la pesadez que sientes al final de la comida son causadas por el hecho de que comes a la carrera. Si comes demasiado rápido, no masticas los alimentos adecuadamente. Te arriesgas a tragar demasiado aire y te enfrentas a problemas digestivos. Comer despacio, por el contrario, ayuda a la digestión, porque el bocado bien triturado es más fácilmente atacado por los jugos gástricos, que pueden así demoler mejor los alimentos ingeridos. Además, si comes despacio, asimilas mejor los nutrientes y le das a tu cerebro tiempo para recibir la señal de saciedad del estómago. ¿El resultado? No te arriesgas a engullir más comida y más calorías de las que necesitas y no te sientes pesada al final de una comida.

Haz siempre 5 comidas al día

Cuando vives apurada, la tentación de saltarte las comidas por falta de tiempo es muy fuerte. Si te preguntas cómo deshinchar el estómago, debes saber que no existe nada más erróneo que omitir las comidas, porque además de someter al cuerpo a un estrés y privarlo de la energía y de los nutrientes que necesita, corres el riesgo de llegar hambrienta a la próxima comida y de comer los alimentos demasiado rápido y en cantidades excesivas en comparación con tus necesidades.

Toma probióticos

Inflamación, pesadez o digestión lenta son signos de una alteración de tu flora intestinal, que ha perdido sus defensas naturales, los probióticos. Estos microorganismos, capaces de resistir el ácido gástrico y la bilis, de adherirse a las células, de producir sustancias bactericidas y de colonizar el intestino, pueden modular el equilibrio de la flora bacteriana intestinal y mejorar el sistema inmunitario. Por ejemplo, consumir un yogurt al día es un hábito saludable que te ayuda a preservar el equilibrio de tu flora intestinal, brindando a tu estómago bienestar y ligereza.

Súmate a los productos con fibra

8 hábitos para deshinchar el vientre y sentirte ligera

Un intestino algo perezoso puede ser causa de inflamación e incomodidad. Si quieres saber cómo deshinchar tu vientre comienza con tomar fibras, que promueven la digestión y el tránsito intestinal, y te ayudan a recuperar la regularidad y a combatir la sensación de inflamación, que a menudo es una consecuencia del estreñimiento. Es por eso que los cereales, pero también las verduras como las alcachofas (que contienen fibras tanto solubles como insolubles), repollos y zanahorias, frutas (especialmente manzanas, peras y kiwis) y legumbres deben estar presentes en tu dieta diaria. 5 porciones de frutas y vegetales al día, por ejemplo, te aseguran 25 gramos de fibras, la dosis diaria recomendada.

No te olvides de las legumbres

Las legumbres son un aliado para contrarrestar la pereza intestinal porque, gracias a la celulosa que contienen, favorecen la eliminación de los desperdicios a través de las heces. Es por eso que representan un alimento importante para incluir en tu dieta y recuperar el bienestar, la regularidad y poder lucir un vientre plano.

¿Te cuesta digerirlas y te sientes un poco inflamada después de comerlas? Sucede porque, como las papas y el repollo, están compuestos de carbohidratos que tienden a fermentar en el intestino y, por lo tanto, en algunas personas, pueden promover la producción de gases. En estos casos es aconsejable introducirlos gradualmente en tu dieta y consumirlos en cantidades moderadas.

Bebe mucha agua

8 hábitos para deshinchar el vientre y sentirte ligera

Durante el día estás tan ocupada que te olvidas de beber y por la noche te sientes agotada y pesada. Sucede porque estás privando a tu cuerpo de un elemento esencial para su correcto funcionamiento. De hecho, es precisamente el agua lo que permite que las fibras solubles realicen su función: al absorberla tienden a hincharse, presionan sobre las paredes intestinales y promueven la velocidad del tránsito. Si, por el contrario, no bebes lo suficiente, las funciones intestinales y también la asimilación de los nutrientes disminuyen. Además, el agua tiene un efecto diurético y de purificación, te ayuda a eliminar las toxinas y a combatir la retención, por lo que es doblemente útil para contrarrestar la sensación de inflamación y pesadez. 

Fuera chicles y bebidas gaseosas

Los chicles y las bebidas carbonatadas, incluida el agua con gas, no son demasiado buenas para la salud de tu estómago. Los primeros porque provocan una mayor ingesta de aire y las segundas porque se les agrega dióxido de carbono, que puede contribuir a hacer que tu abdomen se "hinche", dándote un desagradable vientre inflamado, ¡así que es mejor evitarlos!

Depúrate con un té de hierbas

Los tés son doblemente útiles. Si eres una persona a la que no le gusta beber agua, son la alternativa perfecta para mantenerte hidratada, más aún, si eliges infusiones con un efecto digestivo, drenante y purificante, que puedan ayudarte a desinflamar el estómago y darte un vientre más plano.

¡Elimina la pereza y muévete!

8 hábitos para deshinchar el vientre y sentirte ligera

Hacer deporte contribuye a tu bienestar genera: tonifica, relaja los músculos y las articulaciones y también te ayuda a realizar una mejor digestión. Si eres perezosa, de hecho, incluso tu intestino se vuelve perezoso y es fácil que el estreñimiento y la inflamación aparezcan. Para mantenerte activa, no se necesita tanto tiempo como crees, ¡bastan 30 minutos de deporte al día o una caminata rápida para recuperar la forma!