Ansiedad nerviosa: cuando la ansiedad no te deja vivir

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

La ansiedad se convierte en un problema cuando deja de cumplir su función como mecanismo de alarma y hace que nos sintamos preocupadas, alertas y atemorizadas sin ningún motivo y de forma continuada. Esa es la ansiedad convertida en patología, convertida en un problema.

Y una vez que la ansiedad se ha convertido en un trastorno, se convierte en algo dinámico, cambiante, muy difícil de atrapar por la variedad de formas que presenta. Uno de los lados más peligrosos de la ansiedad es la ansiedad nerviosa, cuando la ansiedad ni siquiera nos deja vivir.

Síntomas de la ansiedad nerviosa

La ansiedad nerviosa supone un paso más allá del trastorno de ansiedad generalizada. Aparece cuando hemos llegado al extremo, cuando la vida nos supera de tal manera que somos incapaces de controlar cualquier tipo de emoción. Un torrente de emociones totalmente desbordado caracterizado por un nerviosismo constante imposible de mitigar.

En realidad, los síntomas de la ansiedad nerviosa son los mismos que los de la ansiedad, solo que recrudecidos, más violentos, más evidentes, más peligrosos. El temor, los ataques de pánico, la inseguridad, la indecisión y los síntomas físicos nos conducen a un estado mental en el que solo queremos huir, desaparecer, ya que no podemos continuar con nuestra vida normal.

Estamos ante una de las manifestaciones de la ansiedad más peligrosas, ya que implica un alto riesgo de suicidio. Este trastorno emocional deja notar sus efectos en forma de una distorsión de la realidad importante, de forma que únicamente se tienen pensamientos catastrofistas y desgraciados. El paso de la ansiedad nerviosa a la depresión es casi inevitable.

Evitar la ansiedad nerviosa

En vista del peligro que constituye la ansiedad nerviosa para la integridad de la persona que la sufre, pero también para la de los que la rodean, ya que se aprecian también comportamientos agresivos en este tipo de ansiedad, se hace inevitable el tratamiento médico. Una combinación de fármacos con psicoterapia es la única posibilidad de superar la ansiedad nerviosa.

Hay que tener en cuenta que este tipo de ansiedad nerviosa requiere muchas veces el ingreso hospitalario, por lo que en esta ocasión, vamos a dejar los remedios naturales para la ansiedad para cuando la recuperación esté más avanzada. Y es que la ansiedad nerviosa no es un estado de ánimo que podamos controlar, ni siquiera aprender a manejar.

Sin embargo, sí podemos prevenir en cierto modo esta ansiedad nerviosa o evitar futuras recaídas una vez la hayamos superado. La mejor prevención contra la ansiedad nerviosa es el pensamiento positivo, el optimismo y controlar los trucos de relajación. Porque la primera convicción que debemos tener en esta vida es la de que todo puede mejorar.

Puedes leer más artículos similares a Ansiedad nerviosa: cuando la ansiedad no te deja vivir, en la categoría de Ansiedad en Diario Femenino.