Cómo dejar de ser un patito feo: supera tus complejos

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

A menudo hacemos una división de los complejos en complejos físicos, psicológicos y sociales. Sin embargo, algunos complejos comparten rasgos de las tres categorías.

Es el caso del complejo de patito feo que ocurre cuando una persona se siente diferente o no encaja en su grupo social o familiar. Tenemos un diccionario de complejos donde puedes conocer los motivos del complejo de patito feo.

Qué es el complejo de patito feo

Todos conocemos el cuento del patito feo, de ese hermoso cisne que crece en una familia de patos creyéndose diferente y soportando las burlas de su familia y de lo que sería su grupo social. Este cuento explica perfectamente lo que es el complejo de patito feo, un complejo que tiene características de los complejos físicos, de los psicológicos y de los sociales.

Porque puedes sentirte patito feo por tener unos rasgos físicos que te hacen diferente del resto de tu familia o de tu comunidad. O puedes sentirte patito feo porque tienes una forma diferente de expresar tus emociones y sentimientos. O porque tus intereses y tu forma de actuar se evidencian como diferentes del resto del grupo. Si a muchas personas les gusta marcar la diferencia, muchas más no soportan bien ser diferentes.

Cuando una persona sufre el complejo de patito feo entiende que está haciendo algo mal. No comprende la diversidad como algo positivo, sino como algo que lo aleja de los demás. Se trata en todo caso de un complejo que surge de la baja autoestima y de la poca importancia que se da las características individuales de cada persona.

Cómo superar el complejo de patito feo

Como ocurre en el cuento, tú también puedes vivir el proceso de convertirte en un hermoso cisne y dejar de ser un patito feo. El camino es largo y pasa por eliminar de tu vida a todas esas personas tóxicas que no saben ni quieren apreciar tu forma de ser diferente. Ellos tienen miedo de las personas diferentes, de las personas que no son como ellos o como ellos han establecido.

El segundo paso es aceptarte tal y como eres. ¿No eres como ellos? Por supuesto que no. Descubre tus mejores rasgos físicos y emocionales y disfruta de ti misma. Atrévete a mostrarles la persona que eres. Quien te quiera, se quedará a tu lado amando tus particularidades. Quien se aleje, será que no merecía la pena.

Como ocurre con la mayoría de los complejos, superar el complejo de patito feo pasa por mejorar tu autoestima. Si te sientes un patito feo, no busques transformarte para ser igual que los demás, no cambies para encajar en ningún sitio. Porque una vez que te aceptes dejarás de buscar la aceptación de los demás. Entonces descubrirás que eres especial y que además eres un hermoso cisne.

Puedes leer más artículos similares a Cómo dejar de ser un patito feo: supera tus complejos, en la categoría de Autoestima en Diario Femenino.