Por qué hombres y mujeres deberían ser feministas siempre

El motivo por el que todos tienen que apoyar la igualdad

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Hombres y mujeres deberían ser feministas

Nos damos cuenta de que aún hay muchas personas que no comprenden el verdadero significado del feminismo y mucho menos su objetivo, que no es otro que avanzar en una sociedad donde todos tengamos los mismos derechos y oportunidades. Te contamos por qué hombres y mujeres deberían ser feministas siempre. Porque se trata nada más y nada menos que de igualdad.

El objetivo del feminismo es compartido por hombres y mujeres

No vamos a enredarnos en elaboradas teorías postmodernas acerca del significado del feminismo. No nos hace falta recurrir a términos que son tendencia aunque no sepamos muy bien qué significan porque nos basta con observar el día a día y con ejemplos cotidianos perfectamente comprensibles para defender el feminismo y querer que todo el mundo deje de considerarlo como una teoría peligrosa para el hombre.

El feminismo no es peligroso para nadie, excepto para esos hombres que se niegan a ver la desigualdad de género porque quieren seguir manteniendo todos esos privilegios con los que han nacido por el mero hecho de ser varones. Que no se los han ganado, que les llegan dados por su condición de hombres desde su nacimiento.

Y mientras ellos los ‘heredan’, las mujeres tienen que ganarse esos privilegios día a día. Para hacerlo, muchas veces tienen que ir contra corriente, escuchar las preguntas incómodas que a un hombre nunca le harían, ocuparse de ir rompiendo esquemas sin causar demasiado revuelo y renunciando a cosas que a un hombre jamás se le pasaría por la cabeza renunciar.

Por qué es necesario el feminismo

Hoy en día podemos afirmar que no hay igualdad, que además existe la discriminación y que el rasero social y profesional varía mucho según seas hombre o mujer. Esto es un hecho. Una vez que lo reconoces, no te costará, seas hombre o mujer, desear que esa desigualdad desparezca. Porque no se nos ocurre ningún escenario en el que alguien quiera mantener un desequilibrio como el que hoy existe.

Las mujeres ganan salarios más bajos que los hombres realizando el mismo trabajo, las mujeres deben elegir entre profesión y tener una familia, a las mujeres se les cuestiona continuamente sus capacidades y su valía; también se les cuestiona moralmente. Pero sobre todo, y lo más importante, las mujeres hoy, siguen teniendo miedo.

Las mujeres siguen teniendo miedo a ir por la calle solas, a soportar esos comportamientos machistas que muchos creen inofensivos y que defienden por ser tradicionales. Y esto a plena luz del día. Por la noche, el miedo aumenta. Hay mujeres que tienen miedo en su propia casa, que tienen miedo a denunciar porque no terminan de estar amparadas por la ley ni por la sociedad. Se trata de un temor exclusivamente femenino, pero se necesita el conjunto de la sociedad para acabar con él.

 

Via @thestylesponge_ #weshouldbeallfeminists #dior #ss17 ✊?

Una publicación compartida de Laure Boissel (@o_u_r_o) el24 de Ene de 2017 a la(s) 11:38 PST