5 remedios caseros para curar clavos en los pies

Descubre cómo deshacerte de esta dolorosa lesión

Tamara Sánchez

5 remedios caseros para curar clavos en los pies

Si alguna vez has escuchado a alguien decir que tiene clavos en los pies quizá te hayas imaginado que tiene un clavo clavado en alguna zona del pie y que debe curarlo. Pero, en este caso, lo que debería hacer es acudir al hospital para que se lo sacaran lo antes posible y evitar infecciones. Sin embargo, los clavos son como los callos o juanetes en los pies y es necesario conocer algunos remedios naturales para curarlos y cuidar tus pies.

A continuación, te contamos qué son exactamente los clavos en los pies, en qué se diferencian de los callos y te proponemos 5 remedios caseros para acabar para siempre con ellos. ¡Toma nota!

Qué son los clavos en los pies y en qué se diferencian de los callos

Los clavos plantares son lesiones frecuentes en los pies y resultan muy difíciles de diferenciar de los callos. Lo cierto es que son tremendamente parecidos, aunque los clavos presentan una pequeña punta debajo de la piel (de ahí procede precisamente su nombre). Otra de las diferencias más notables está en el dolor que produce uno y otro en la persona que los padece. Mientras que los clavos plantares son increíblemente dolorosos, los callos únicamente molestan un poco.

Los clavos duelen tanto debido a que se sitúan en una zona repleta de terminaciones nerviosas. La persona afectada puede tener uno o varios clavos plantares y suelen aparecer, generalmente, sobre las articulaciones de los dedos y en las plantas de los pies justo por detrás de los dedos. Al ser retirados queda un agujero profundo en la zona del pie que debe ser correctamente desinfectado y tratado con medicación para su adecuada cicatrización.

Los callos, en relación a los clavos, son más grandes (aproximadamente de 2,5 cm de largo), tienen una parte gruesa de piel muerta y suelen aparecer debajo del talón, al lado del dedo gordo o sobre un juanete.

5 remedios caseros para curar los clavos de los pies

Como ya hemos mencionado, los clavos plantares son muy molestos a la hora de caminar o de hacer cualquier movimiento del pie por lo que es importante tener en cuenta los siguientes remedios caseros para que puedas olvidarte de esos clavos lo antes posible.

+ Curar clavos con ajos

Machaca un par de ajos y que queden como una pasta. Después añade un poco de aceite virgen extra en la mezcla y remueve. Aplícalo en el clavo y envuelve con un poco de tela la zona del pie. Esto ayudará a que se reblandezca. Hazlo todos los días hasta que empieces a notar mejoría.

+ Remedio casero con aspirinas

Solo tendrás que triturar 5 aspirinas y mezclarlas con una cucharada de agua para que quede una pasta. Después añade un poco de zumo de limón y coloca la pasta en los clavos de tu pie. Envuelve los pies en una toalla caliente y deja que repose la pasta durante diez minutos. Por último, tendrás que raspar los clavos con una piedra pómez.

+ La cebolla cruda para tratar los clavos 

Todos los días tendrás que raspar los clavos con una piedra pómez y después pasar por encima de los clavos de tus pies una cebolla cruda y partida por la mitad. Al cabo de unas semanas podrás empezar a ver los resultados ante este problema.

+ Manzanilla para los juanetes

La manzanilla también puede ayudarte a reblandecer los clavos y que se desprendan. Tendrás que lavar tus pies en agua tibia con manzanilla y después raspar con una piedra pómez.

+ Bicarbonato de sodio para aliviar durezas

El bicarbonato de sodio también puede ayudarte a decir adiós a este tipo de dureza. Haz una pasta con una cucharada de bicarbonato de sodio con unas gotas de agua y aplícalo en tus clavos. Deja que haga efecto diez minutos y después lava tu pie y cuando los tengas secos raspa con una piedra pómez.