Oenofobia: características del curioso miedo al vino

¿Vives con un temor desmedido al vino?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Características de la oenofobia

¿Te gusta el vino? Es una de las bebidas más apreciadas y dicen que tiene muchos beneficios para la salud, siempre y cuando no lo tomes en exceso. Pero hay personas que temen al vino. Sí, tal y como lees, el miedo al vino existe y se llama oenofobia. ¿Quieres saber en qué consiste este trastorno? Te lo contamos en nuestro diccionario de fobias.

Qué es la oenofobia

La oenofobia es el miedo al vino. No nos resulta tan extraño después de conocer ese otro trastorno fóbico llamado metifobia, que es el miedo al alcohol. Pero es cierto que provoca cierta sorpresa y hasta escepticismo. Porque entendemos que se trata de un miedo irracional ante un supuesto peligro. ¿Y qué peligro puede tener el vino?

Desde luego que beber mucho vino es un auténtico peligro para la salud. Que el alcohol en exceso es peligroso, pero de ahí a sentir pánico cuando ves una botella de vino va un mundo. Tampoco es que tengamos que buscar una explicación lógica a las fobias, ¿verdad? Ya que precisamente se caracterizan por su irracionalidad y su grado desmedido de temor.

Síntomas de la oenofobia

La oenofobia o enofobia provoca las típicas reacciones de la ansiedad cuando la persona que la sufre se encuentra frente al estímulo. No se trata ya de que esa persona tenga pavor a tomarse una copa de vino, sino que la sola presencia del vino a su alrededor le produce un inmenso temor.

Y es difícil evitar el vino en tu día a día. Puedes ir a una cafetería a tomar un refresco y vas a ver seguro más de una copa de vino en ese local. Es entonces cuando la ansiedad se dispara, cuando te cuesta respirar, cuando empiezas a marearte, se te duermen piernas y brazos y si no sales corriendo de allí, puede que llegues a experimentar el temido ataque de pánico.

¿Todo por una copa de vino? No, todo por un trastorno fóbico llamado oenofobia. No es difícil imaginar las limitaciones que impone esta fobia. Resulta muy fácil evitar beber vino a lo largo de toda la vida; no es un problema. Lo que resulta más complicado es evitar encontrarte con el vino en muchas de las situaciones que vives a diario.

¿Cuáles son los síntomas de tener miedo al vino?

Causas de la oenofobia

No. Definitivamente el vino no es algo que puedas evitar. Lo verás en una reunión familiar, cuando quedas con tus amigos y puede que en tu trabajo también. Lo verás cuando estás haciendo tiempo en una cafetería o cuando sales a comer fuera de casa. No tienes que bebértelo, cierto, pero el miedo está ahí, junto a esa copa de vino que no tienes que tocar.

La pregunta que todos nos hacemos es, ¿cómo se desarrolla el miedo al vino? Estamos hablando de un temor totalmente irracional, por más que sepamos que el alcohol puede provocar infinitos problemas. Y precisamente el uso excesivo del alcohol de uno de los progenitores, por ejemplo, puede ser la causa de esta oenofobia.

A modo de experiencia traumática, cuando una persona vive situaciones complicadas y dolorosas a causa del vino, se puede entender que desarrolle este trastorno fóbico. A veces es inevitable relacionar el estímulo con el peligro, aunque se trate de un peligro aumentado y distorsionado.

Tratamiento de la oenofobia

Puedes pensar que no tomar vino no es en absoluto un problema en la vida. Y eso es cierto. Pero, ¿no tomas vino porque no te gusta o porque te da miedo? En el momento en que el miedo condiciona tu vida, sea en aspectos básicos o no, hay que buscar un tratamiento porque esa fobia puede llevarte a sufrir otras más.

El tratamiento de las fobias pasa por buscar ayuda psicológica, no es algo que podamos hacer por nuestra cuenta. El psicólogo examinará las causas de ese miedo y te dará estrategias útiles para afrontar las situaciones más temidas. Y cualquier terapia para superar una fobia incluye la práctica habitual de técnicas de relajación, con lo que pronto comprobarás cómo la ansiedad que sufres se reduce considerablemente.