Tengo un horrible miedo al trabajo, ¿sufro ergofobia?

¿Te gusta tu trabajo o te da verdadero pánico?

Laura Sánchez

Ergofobia o miedo al trabajo: síntomas, causas y tratamiento

Cuando hablamos de algunas fobias es frecuente escuchar comentarios en tono jocoso, pero un trastorno fóbico no es ninguna broma. Ocurre, por ejemplo, con la ergofobia o el miedo al trabajo, un problema horrible que va mucho más allá de que no te guste tu trabajo o que tu jefe te haga la vida imposible cada mañana. ¿Quieres saber lo que es la ergofobia? Te lo contamos todo en nuestro diccionario de fobias.

Qué es la ergofobia

La ergofobia es el miedo al trabajo, a ir a trabajar o al puesto de trabajo. No es algo para tomárselo a risa, sino que se trata de un trastorno muy limitante que ocasiona verdaderos problemas en la vida de las personas que lo sufren, empezando por los laborales y económicos y terminando por empañar todos los ámbitos de la vida.

Tener miedo al trabajo entendido como fobia va más allá de estar descontento con tu trabajo, de que no te guste madrugar, de que no estés desempeñando el trabajo de tus sueños, de que te paguen una miseria, de que no te lleves bien con tus compañeros de trabajo o de que sueñes con perder de vista a tu jefe. Como cualquier fobia, siempre va más allá.

Síntomas de la ergofobia

A poca gente le gusta madrugar, al menos para ir a trabajar, pero eso no significa que tengan ergofobia. Esta fobia se manifiesta cada día con una serie de reacciones que coinciden con los síntomas de ansiedad más habituales, como nerviosismo, mareos, palpitaciones, dificultad para respirar y ataque de pánico.

A los síntomas físicos, se añaden los síntomas psíquicos que acaban derivando en problemas de autoestima por esa creciente sensación de incapacidad a la hora de afrontar la jornada laboral. La persona con ergofobia es consciente de que su miedo es desmedido, pero no puede evitar sus reacciones como si se encontrara frente a un peligro.

¿Sabes qué es la ergofobia?

Causas de la ergofobia

Pero, ¿cómo es posible desarrollar este pánico al trabajo? Como todas las fobias, la ergofobia encuentra una de sus causas en el condicionamiento por experiencia traumática. Haber vivido una situación muy estresante en el trabajo con una gran carga emocional y que no se ha superado puede ser motivo suficiente para que surja un miedo creciente a ir a trabajar.

Pero en este miedo al trabajo hay otros factores que si no siempre son desencadenantes, sí pueden aumentar el problema, como son el bullying o un mal ambiente laboral o el síndrome del burnout o del trabajador quemado. En cualquier caso, debido a las desastrosas consecuencias de esta fobia, lo más indicado es acudir cuanto antes a un profesional.

Tratamiento de la ergofobia

La mayoría de las fobias llevan a una conducta de evitación, algo que en el caso del trabajo o es imposible o provoca infinidad de problemas serios. Así que cuanto antes busques ayuda psicológica para superar tu fobia, antes podrás recuperar tu calidad de vida personal y profesional.

La terapia más efectiva para tratar las fobias es la terapia cognitivo conductual, un tratamiento que te lleva a modificar la conducta de evitación por el miedo y transformar los pensamientos distorsionados que te hacen ver el trabajo como un peligro. Sea cual sea la terapia elegida, nunca está de más practicar técnicas de relajación para reducir los efectos de la ansiedad ligados a todas las fobias.