No es que seas vaga, es que eres inteligente: lo dice la ciencia

Un estudio revela que las personas más inteligentes son perezosas

L.D

¿Son las personas más vagas las más inteligentes?

Siempre hemos tenido el concepto de que a las personas más inteligentes las encontraremos metidas en mil actividades diferentes: estudiando, haciendo deporte, sacándose cursos, másteres... Y a un ritmo frenético. Tenemos la concepción de que deben estar ocupadas, haciendo u organizando mil cosas a la vez. Pues bien, ya es hora de quitarnos esa idea de la cabeza porque un equipo de investigadores de Florida ha afirmado que las personas más inteligentes, en realidad, son las más vagas y perezosas. 

Las personas más vagas, las más inteligentes

El estudio de Florida revelaba que el grupo de personas que desafiaba su mente con problemas difíciles, pensamientos y reflexiones tendía a "encerrarse" y no moverse de la biblioteca, no les llamaba la actividad física. Literalmente no encontraban tiempo para hacer ejercicio regular. Vamos, es posible que te sientas identificada y eso te pase muy a menudo.

Sin embargo, en el lado contrario se encontraban los deportistas atléticos que preferían la actividad física y que, a la vez, la ciencia demostraba que no eran muy pensadores, sino que tendían a suprimir su capacidad de razonar

Además, este estudio habla también del aburrimiento. No solo los más perezosos son más inteligentes sino que se aburren menos. Son capaces de encontrar diversión y entretenimiento en sus propios pensamientos. Por otro lado, estarían los "menos inteligentes" o personas con un coeficiente intelectual más bajo, que necesitarían estimular su mente con deportes que les entretengan o actividades físicas que no les aburran rápidamente, pues sus propios pensamientos no les generan esta satisfacción. 

Las personas más inteligentes son también las más vagas

Otras características de las personas inteligentes

Llevar una vida tranquila, como te acabamos de contar, es característica de las personas con alto coeficiente intelectual. Sin embargo, existen otros rasgos que también se suelen cumplir al hablar de personas inteligentes. Vamos a verlos:

+ Son personas solitarias: no decimos que no hablen con nadie sino que, a menudo, les gusta pasar ratos a solas. No les supone un problema y, de hecho, les encanta sacar momentos para ellos mismos.

+ Con gran sentido del humor: a menudo, las personas inteligentes cuentan con tanto sentido del humor que se ríen y hacen reír a los que están a su alrededor.

+ Son curiosas: eso va unido también a su capacidad de escuchar. Escuchan porque saben que, quizás, haya algo que aprender y, a la vez, tienen interés por conocer cosas que desconocen.

+ Son creativas: la mayoría de estas personas buscan un camino diferente al resto de la gente, y eso les hace ser muy creativas. 

Cuidado con la pereza 

Si te consideras o te han clasificado más de una vez en ese grupo de perezosos, leyendo el estudio de arriba te habrás sentido un poco mejor. Pero ¡ojo! Tenemos que darte un toque de atención.

Es posible que tengas un coeficiente alto o que, simplemente, te encante el plan de sofá y manta siempre que puedes pero los investigadores de este mismo estudio han advertido de los riesgos de llevar una vida sedentaria. Las personas con poca actividad física tienen un 30% más de posibilidades de morir pronto, tienen más opciones de caer en una depresión y, además, están acostumbradas a dormir peor y no descansar. Vaya…

Hacer deporte, en este sentido, nos ayudará a descansar físicamente lo que necesitamos (dormirás mejor y más rápido) y descargar la mente del estrés a la que la hayamos podido someter durante el día. Por tanto, debemos hacer algún tipo de rutina, al menos, dos veces por semana. Caminar, correr, bici… Algo que nos haga sudar un poco y nos ayude a prevenir enfermedades cardiovasculares, diabetes y/o obesidad.

Por tanto, la clave estaría en tener un equilibrio sano, donde cultivemos nuestra mente de manera regular y no abandonemos nuestro cuerpo sino que también lo trabajemos.