Cuándo ir al médico si tienes tos: importantes signos de alarma

¿Cuánto es normal que dure la tos y cuándo debes preocuparte?

Laura García
Laura García Periodista

¿Cómo de molestos son esos ataques de tos que te pillan de imprevisto y sin avisar? De esos que, aunque quieras parar, no puedes... Puede que te den a menudo o en muy pocas ocasiones, pero suele coincidir que esos ataques de tos aparecen en el momento menos oportuno. 

La tos no es una enemiga, pues es una gran aliada para eliminar partículas de polvo, contaminación, mocos u otros cuerpos extraños en nuestro cuerpo. Pero, ¿cuándo ir al médico si tienes tos? Te habrás preguntado alguna vez, ¿cuándo deberías preocuparte? En Diario Femenino vamos a contarte cuáles son los importantes signos de alarma a los que debes prestar mucha atención. ¡Toma nota! 

¿Por qué se puede producir la tos?

Según un estudio sobre la tos persistente de la Unidad de Neumología Pediátrica del Hospital madrileño Infantil La Paz, "la tos es un mecanismo importante para la movilización de las secreciones, cuerpos extraños y factores irritantes para el tracto respiratorio. La mayoría de las veces, obedece a un problema agudo y la causa es evidente, pero si es una tos diaria y persistente más de 3 semanas se considera como persistente o crónica". 

Debes saber que en el cuerpo poseemos unos receptores que se excitan por estímulos irritantes como los que ya hemos comentado (el polvo, alérgicos...) y generan un impulso nervioso que provoca una respuesta. Ese impulso llega al tallo cerebral y es allí donde se produce una orden a los músculos. Esa respuesta se traduce en forma de movimiento muscular. 

Tras esa respuesta se abre intensamente la glotis, se juntan las cuerdas vocales (de ahí a que a veces tengamos irritación), se contraen los músculos con los que respiramos, se cierra la glotis durante un breve instante y se vuelve a a abrir con brusquedad para expulsar a gran velocidad el aire contenido en los pulmones. Por último, los músculos se relajan y se abren las vías respiratorias. 

Además existen diferentes tipos de tos, que podemos diferenciar fácilmente con solo prestar un poco de atención a cómo lo hacemos. Por un lado está la tos productiva, que se produce cuando tosemos y encontramos que la tos tiene algún tipo de mucosidad o flemas (también se llama tos blanda). Por otro lado está la tos improductiva, que es una tos que se produce sin mocos, seca y que viene acompañada de irritación, inflamación y dolor de garganta. Suele ser un síntoma de un proceso gripal o alérgico. 

Razones más comunes por las que puedes tener tos

Aunque puede haber múltiples razones por las que nos dé un ataque de tos o tengamos tos de forma prolongada en el tiempo, suele haber algunas causas que se repiten entre la población. Por ejemplo: 

+ El tabaco. La tos por el tabaquismo suele ser una de las más frecuentes. El tabaco en sí y la exposición prolongada al humo puede causar irritación en los pulmones y tos crónica.

+ Los cambios bruscos de temperatura. El pasar del frío al calor y viceversa favorece la aparición de constipados y gripes que suelen provocar bastantes toses y puede derivar en catarros agarrados al pecho, bronquitis o bronquiolitis.

+ Alergias y contaminación. Tanto por alergias como por partículas de polvo en el aire solemos sufrir ataques de tos que, en la mayoría de los casos, son estacionales o coinciden con episodios de gran contaminación en las grandes ciudades. 

Pero, ¿cuándo debemos preocuparnos por la tos e ir al médico?

Señales de que debes ir al médico por tos

Damos por hecho que la tos es algo normal pero debemos prestar atención a cuándo se vuelve crónica o cuándo se alarga más de lo normal. ¿Podemos hacerlo? Sí. Por lo general, una tos que viene dada por alguna circunstancia excepcional como una gripe puede alargarse entre una y tres semanas pero pasado este tiempo debe desaparecer. 

Si la tos supera este tiempo y se alarga hasta un mes podría empezar a tratarse de tos crónica que viene dada por el consumo de tabaco persistente, por ejemplo. Además, existen algunas causas por las que deberíamos preocuparnos y acudir al médico ante una tos extraña o más duradera de lo normal. 

+ Cuando tosemos nos duelen los pulmones o la zona del pecho.

+ Nos encontramos con pinchazos profundos en la zona de los pulmones.

+ Las tos nos produce una respiración entrecortada o tenemos dificultades para respirar tanto cuando tosemos como cuando estamos tumbados.

+ Tenemos dificultad para tragar o incluso nos encontramos una reacción por el pecho, el cuello o la cara.

+ Tenemos hinchadas las piernas.

+ Tosemos con un moco de un color sospechoso, con mal olor o tosemos sangre.

+ Si la tos se acompaña de fiebre y escalofríos o no somos capaces de bajarla.

+ Cuando nos aparece un pito al respirar

También es importante que llamemos o consultemos al médico si notamos algo extraño en la tos o estamos preocupados. Ante la duda, un especialista sabrá calmarnos o actuar acorde a lo que necesitamos. 

6 remedios efectivos para aliviar la tos

En muchas ocasiones la tos es más molesta que grave y, a veces, cuesta eliminarla por completo y puedes arrastrarla durante días. En cuanto te encuentras un poco mejor pruebas a tomar bebidas frías, a poner el aire acondicionado, a fumar... Y debes tener cuidado porque eliminarla es importante. Estando en casa, algunos remedios y trucos pueden ayudar a quitarla sin acudir a fármacos ni jarabes. Estos son algunos de ellos: 

1 Caramelos que alivian. Hay a muchas personas que les sirven los efectos de caramelos mentolados o de miel. Más recomendables para aliviar la tos seca que es originada por irritaciones de garganta.

2 Humidificadores. Cuando estamos en un ambiente muy seco, puede costar respirar bien y un humidificador que nos ayude a humedecer el ambiente puede ser nuestro acompañante perfecto para aliviar la tos.

3 Evita el tabaco. Si eres fumador habitual, plantéate dejar de fumar o dejar de hacerlo durante un tiempo, pues este hábito empeora y mucho la tos. Igualmente, si convives con alguien que fume o sueles estar cerca de alguien así, evita lo más posible el humo.

4 Haz inhalaciones. Hervir un poco de agua con romero o eucalipto y hacer inhalaciones (sin acercarnos demasiado, para no quemarnos) es un remedio infalible. Cuando tienes una tos muy seca, que te duele al toser y te irrita toda la zona del pecho y la garganta vas a notar mucho alivio si repites este hábito durante un tiempo. Inhala profundamente, aguanta unos pocos segundos y exhala.

5 Bebe agua e infusiones. Cuando la tos tiene flema es importante tomar mucho líquido para ir diluyendo poco a poco el moco y así facilitar la expulsión por completo. Recuerda que, si te cuesta establecer beber agua como un hábito, esta se puede ingerir de muchas maneras, no solo directamente de una botella sino en forma de infusiones o sopas.

6 Miel y limón. El remedio de la miel y limón es un truco casero que ha pasado de generación en generación. No tiene mucha complicación y ayuda a aliviar los ataques de tos. ¿Cómo prepararlo? Echa un vasito dos cucharadas de miel y cúbrelo de limón exprimido. Calienta tan solo 10 segundos al microondas y remuevelo bien. Deja enfriar un poco y después, ¡tómatelo! 

Y recuerda siempre observar cómo evoluciona la tos y cómo responde tu cuerpo ante ella. 

Puedes leer más artículos similares a Cuándo ir al médico si tienes tos: importantes signos de alarma, en la categoría de Enfermedades en Diario Femenino.