Qué comer en Navidad si estás a dieta

Menú navideño riquísimo para mantener tu línea (y tu dieta)

Sandra Llorente

Las dietas y la Navidad no se llevan muy bien, pero tú puedes hacer que esta relación se convierta en una relación de amor, sobretodo contigo misma. El hecho de que estés a dieta no significa que no puedas degustar platillos sabrosos y deliciosos. El truco está en no pensar en lo que no puedes comer, sino en lo que sí, y adaptar tu menú navideño a tu dieta. ¿Qué comer en Navidad si estás a dieta? Te contamos algunos trucos para poder sobrellevar el día de Navidad (y estos días festivos en general) si estás a dieta y una sugerencia de menú que quizá te pueda interesar. ¡Toma nota! 

Consejos para superar las Navidades a dieta 

No es fácil, pero tampoco imposible. Si ya has dado el paso de ponerte a dieta, entonces ten en mente que si tú no quieres no habrá nada que te pueda desviar de tu objetivo. Todo está en tu control mental y en algunos otros trucos para sobrellevar estas fiestas.

+ Supera un día a la vez: no estés pensando en lo que harás el día que tienes una fiesta, en cada uno de los días que te tocará enfrentarte a platos deliciosos, etc. Intenta vivir el día a día e ir superando las tentaciones cada día. Así te creará menos ansiedad.

+ Cocina: si vas a alguna fiesta donde tienes la suficiente confianza, lleva tu propia comida. Es la mejor manera de asegurarte de que tu alimentación siga siendo adecuada en función de tu dieta. No confíes en que habrá algo en el menú que puedas comer, porque si no lo hay te verás en una posición difícil para continuar con la dieta.

+ Lleva siempre snacks saludables: No se trata de picotear a todas horas, pero puedes usar algún snack saludable como sustituto de los antojos que se te presenten, por ejemplo si vas a visitar a algún amigo y te ofrece turrón.

+ Permítete un día libre: un día libre de dieta a la semana puede aliviar un poco la ansiedad estas fechas. Pero el día libre no se trata de comer todo lo que quieras, ya que solo retrocederás en tus logros. Se trata de permitirte comer un antojo, algo navideño que te apetezca mucho. Date el gusto una sola vez, sin que suponga un atracón, sino saboreando la Navidad.

+ Cree en ti: Es lo que te tienes que decir cada mañana al despertar, decirte a ti misma que crees en ti y en tu fuerza de voluntad para continuar tu dieta esta Navidad.

+ Pide ayuda: no temas apoyarte en tu familia y amigos, incluso en un profesional para superar la ansiedad por la comida en estas fechas. Pídeles que te ayuden y comprendan la situación en la que estás en las reuniones familiares. Verás cómo recibir su cariño te ayuda mucho (y a lo mejor se suman a tu menú saludable). 

Menú saludable para Navidad si estás a dieta

Si vas a cocinar tu propio menú en Navidad, opta por un menú ligero y saludable cuyos ingredientes sean aptos en tu dieta. Por supuesto, es importante que tu dieta sea llevada por un profesional en nutrición que te haya dado las pautas previas a seguir en función del tipo de dieta que vas a seguir. Por tanto, si alguna de las opciones que te proponemos no se adaptan a tu dieta, busca otra alternativa que pueda ir mejor con ella. 

Entrantes para una Navidad a dieta

Comenzamos con los entrantes, que suelen ser bastante calóricos en Navidad. Por eso, lo ideal es que busques alternativas saludables al jamón, el chorizo y los mariscos más calóricos.

- Brochetas de marisco. En realidad, seguramente puedas comer algo de marisco en tu dieta, pero quizás no puedas en excederte (por ejemplo, si estás a dieta por exceso de colesterol es probable que los tengas prohibidos). Si puedes comer uno o dos langostinos o camarones, una manera de incorporarlos sin que te sepan a poco es con estas deliciosas brochetas, muy sencillas de hacer. Solo tienes que asar con una gota de aceite de oliva cebollitas cambray, langostinos pelados, rape (u otro pescado a tu elección) y tomatitos cherry (aunque estos pueden ir frescos en la brocheta). Puedes especiar como más te guste el pescado y el marisco. Cuando lo tengas, haz la brocheta: cebolla, langostino, un trozo de rape y finalmente un tomatito. ¡Ya tienes unas deliciosas brochetas y muy saludables!

- Aperitivo de tartar de atún: si te gusta el tartar de atún, puedes hacer un aperitivo muy sencillo con este delicioso plato. Prepara el tartar, que suele llevar atún fresco picado, salsa de soja, salsa wok, limón, pimiento amarillo picado, cebolla picada, apio, un poquito de mayonesa para ligar y, por supuesto, limón para cocer ligeramente el atún. Cuando lo tengas hecho sepáralo en pequeñas porciones y ponlas sobre una hoja de cogollos de lechuga. Espolvorea sésamo por encima y si te apetece puedes poner algunas alcaparras también. Ya tienes un bocadito delicioso, nutritivo y muy saludable para tu menú de Navidad.

- Canapé de anchoas con aguacate: este canapé es muy sencillo y es delicioso. Necesitarás unas cucharas de canapé para presentarlo. Solo tienes que preparar un guacamole con aguacate, cilantro, limón, cebolla morada picada muy fina y una pizca de sal. Y si se quiere hacer con un toque de picante le puedes poner unas gotas de salsa tabasco o picar chile jalapeño e incorporarlo a la mezcla. Recuerda reservar el guacamole con la semilla del aguacate dentro para que no se oxide. Después, enrolla en la cuchara una anchoa previamente escurrida del aceite que lleva en la lata. Rellena con un poquito de queso crema, queso untuoso de cabra, queso vegano u otro queso que puedas comer. Después corónalo con un poco de guacamole. 

Primeros platos para una Navidad a dieta

Hay miles de opciones saludables como primer plato. Lo más fácil es que te decantes por una sopa o crema, o si lo prefieres, una ensalada. Lo importante es que sea un plato con muchos vegetales y pocos hidratos de carbono. Por ejemplo, una ensalada de pasta no es la mejor opción si estás a dieta, pero una ensalada de rúcula, nueces y naranja es una opción saludable y deliciosa. Intenta que el aderezo de tu ensalada sea lo más natural posible, huyendo de mayonesas y aderezos preparados. Por el contrario, puedes jugar con los vinagres, aceite de oliva, mostaza natural, miel, frutos rojos, limón... todos alimentos saludables y nutritivos en la proporción correcta.

En cuanto a la sopas y cremas, trata que sean de vegetales. Para las cremas, en vez de usar nata o crema para darle ese toque lácteo que siempre queda delicioso, usa un chorrito de leche vegetal. Verás que le da cremosidad y un sabor delicioso. Si tienes permitido en la dieta comer queso fresco de vaca o de cabra, también puedes echar un poco a la crema, para darle un ligero sabor a queso. 

Cómo debe ser el plato principal si estás a dieta en Navidad

Es importante que huyas de las frituras y te decantes por platos de elaboraciones más saludables, es decir, al horno, a la plancha o al vapor. Hay infinidad de platos deliciosos con estas preparaciones ideales para estas fechas. Por ejemplo, pavo al horno, salmón al papillote o lomo de ternera a la plancha. A veces, el plato principal parece saludable, pero las guarniciones que lo acompañan no lo son. Por eso, es importante que prestes atención a las guarniciones y optes por guarniciones ligeras que no desequilibren tu menú saludable navideño: verduras al horno, ensalada verde, verduras cocidas... Para darles un toque de sabor puedes hacer una salsa con aceite de oliva, cilantro o perejil y almendras o pistachos. Juega con los alimentos para hacer salsas deliciosas. Por supuesto, consúmela moderadamente. 

Postres para una Navidad a dieta

Para los más golosos que están a dieta el postre es toda una prueba de superación. Realmente en Navidad hay pocos postres típicos de la época que sean adecuados a la dieta (por no decir ninguno). Sin embargo, una vez más, que estés a dieta no significa que tengas que renunciar a un postre delicioso. Te proponemos dos ideas que te pueden gustar: 

- Brochetas de frutas con chocolate amargo. Solo tienes que elegir las frutas que más te gusten, por ejemplo, fresa, piña y naranja. Prepara chocolate fundido, que sea amargo sin azúcar y sin leche. Cuando montes las brochetas échales un poquito de chocolate por encima. ¡Es un postre delicioso!

- Dátiles con nueces. Deshuesa los dátiles y ponles dentro una nuez. Es un postre muy sencillo que sacia muy bien y que está delicioso. 

Esperamos que estos consejos e ideas te ayuden a superar esta Navidad a dieta. Recuerda que en la moderación está el equilibrio y que lo importante es que te sientas bien contigo misma. Tu mente será tu gran aliada en este proceso. ¡A por todas! 

Puedes leer más artículos similares a Qué comer en Navidad si estás a dieta, en la categoría de Dieta sana en Diario Femenino.