Meditación para la ansiedad y la técnica de 'mindfulness'

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Meditación para la ansiedad

Nerviosas, agitadas, preocupadas, temblorosas...así estamos cuando sufrimos de ansiedad. Pero también confundidas, desconcentradas, indecisas. Y estos síntomas responden a un desajuste de nuestra mente. La ansiedad distorsiona la realidad convirtiéndola en más peligrosa, más difícil, más inquietante.

Necesitamos volver a la realidad para eliminar toda esa ansiedad que no nos deja vivir. Y una buena forma de tomar contacto con la realidad es la meditación. A través de la meditación, nuestra mente se limpia de esos pensamientos automáticos negativos. Así que hemos aprendido algunas técnicas de meditación para la ansiedad.

Meditación "mindfulness" para la ansiedad

Hay muchas formas diferentes de meditación. Generalmente se piensa que meditar tiene como objetivo dejar la mente en blanco, vaciar la mente por completo de todo pensamiento para obtener un estado de calma y paz. Sin embargo, la práctica de meditación conocida como "mindfulness" propone todo lo contrario. El mindfulness propone llenar la mente de realidad y ser totalmente conscientes de esa realidad.

El objetivo del "mindfulness" es el mismo que el de cualquier otro tipo de meditación, es decir, recuperar la calma mental, eliminar los pensamientos automáticos y librarnos de la ansiedad, los nervios y el estrés. Cuanto más conscientes seamos de un pensamiento determinado o de una acción concreta, más facilidad tendremos para no dejar que la ansiedad se cuele en nuestra mente.

Hay dos elementos fundamentales en la práctica del "mindfulness", que son la conciencia abierta y la presencia plena. Esto significa que, centrándonos en una acción concreta, como puede ser observar la lluvia golpeando en los cristales, debemos ser perfectamente conscientes de lo que está ocurriendo en este preciso momento. Eliminar todo lo demás para fijar en nuestra mente una realidad en presente. Ni culpabilidades pasadas ni miedos futuros. Solo el ahora.

Cómo practicar meditación

Resulta muy atractiva esa propuesta del "mindfulness" de vivir el momento presente, que es precisamente lo que la ansiedad nos impide, llenando nuestra mente de miedos, preocupaciones y agobios. ¿Cómo podemos conseguir ese estado de calma?, ¿cómo podemos centrarnos en el aquí y el ahora y olvidarnos de los nervios?.

Uno de los ejercicios más sencillos de meditación es la observación consciente. Fija tu atención en un objeto que encuentres a tu alrededor, como por ejemplo, la taza de café. Toma la taza entre tus manos obsérvala, fija tu atención en su forma, en sus colores, en su tacto. En unos segundos todo lo demás desaparecerá. Imagínate lo que puedes hacer practicando este ejercicio a solas, sin nadie que te moleste. Imagina lo que será olvidarte por unos segundos de todos los problemas.

Cuidado con la meditación

Estamos dispuestas a probar cualquier tratamiento, técnica, práctica o filosofía para combatir la ansiedad, venga de donde venga. Y la meditación nos parece una de las propuestas más interesantes para logar la calma y la tranquilidad. Sin embargo, nos gustaría lanzar una advertencia a todas aquellas personas que quieran adentrarse en el camino de la meditación.

Hay una gran cantidad de gurús, estafadores y timadores que prometen felicidad a cambio no necesariamente de dinero, sino a cambio de adscribirte a su filosofía vital, apartándote de tu propia vida. No deja de ser contradictorio que una técnica que tiene por objetivo ser más conscientes de la realidad, acabe por alejarte de tu propia realidad social, laboral y familiar para encerrarte en una única realidad, también distorsionada.

Decimos esto porque cada vez hay más personas con trastornos emocionales como la ansiedad o la depresión. Y mientras el número de personas que buscan desesperadamente un poco de calma y un poco de felicidad va en aumento, también aumenta el de las personas sin escrúpulos que se apoderan de su vida y de sus pensamientos, cuando no de su dinero.