8 rasgos que definen a las personas hipersensibles

¿Tengo hipersensibilidad o alta sensibilidad?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Los rasgos que definen a las personas hipersensibles

Todos nos hemos sentido desbordados emocionalmente alguna vez, pero en algunas personas ese es el estado más habitual. La alta sensibilidad no es lo mismo que la hipersensibilidad, aunque comparten algunos rasgos. Si te sientes dolida muy a menudo por lo que los demás hacen o dicen, puede que te sientes identificada con los rasgos que definen a las personas hipersensibles.

Diferencias entre hipersensibilidad y alta sensibilidad

Últimamente se viene hablando de las personas altamente sensibles en referencia a unas cualidades que a veces se convierten en defectos. Las personas con una alta sensibilidad son capaces de percibir más matices emocionales en sus relaciones sociales y por eso se sienten más afectadas, para bien o para mal.

Rasgos de la hipersensibilidad

Las personas altamente sensibles son personas empáticas que pueden detectar el estado de ánimo de los demás, lo que resulta muy eficaz a la hora de prestar ayuda a una persona que lo está pasando mal, por ejemplo. Pero lógicamente, tener alta sensibilidad también les pasa factura emocional.

Conviene distinguir a las personas con alta sensibilidad de las personas hipersensibles, porque no es lo mismo. En ambos casos las emociones están más presentes y son más relevantes que para el resto de la gente, pero las personas hipersensibles tienen más tendencia al sufrimiento.

Las personas hipersensibles son aquellas que se lo toman como algo personal, con un equilibrio emocional siempre en precario y a las que les influye mucho lo que los demás hagan, digan, no hagan o no digan.

Señales de que eres hipersensible

Rasgos de una persona hipersensible

Entonces, ¿cómo saber si eres una persona hipersensible? Atenta a los rasgos que definen la hipersensibilidad.

1 Tienes mucha capacidad para identificar las emociones, pero ves con más nitidez las emociones negativas que las positivas.

2 Tu estado de ánimo depende de los demás, de sentirte querida, valorada o apreciada por otras personas. Esto indica también una falta de independencia de la que debes ocuparte cuanto antes.

3 Te siente insegura y frágil por tus vaivenes emocionales. Cualquier detalle puede disparar tu malestar que se puede manifestar en forma de ansiedad, de llanto o de ira.

4 Te lo tomas como algo personal. Crees que lo que ha dicho tu compañero de trabajo, por ejemplo, ha ido con toda la intención de herirte.

5 Eres muy susceptible a las acciones de los demás. Si tu amiga cancela la cita te deja hundida o analizas con lupa las palabras de tu pareja.

6 No sabes cómo gestionar las emociones, lo que indica que debes desarrollar tu inteligencia emocional para poder tomar las riendas de tu vida.

7 Utilizas el enfado, la ira o el chantaje emocional para que los demás se den cuenta de que te están haciendo daño.

8 Te tomas las críticas como un ataque directo en cualquier contexto o situación.

Si te ves identificada en algunos de estos rasgos, puede que seas una persona hipersensible. Te conviene atender a tu desarrollo personal mejorando tu autoestima y aumentando tu inteligencia emocional para no sentirte tan afectada por todo lo que ocurre a tu alrededor. Pero no lo dudes, porque lo lograrás.