8 cosas que solo las personas con baja autoestima entienden

Analizamos el mundo desde la perspectiva de una persona con baja autoestima

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¡No puedo! Si empezamos con una negación, empezamos mal, pero eso es lo que les ocurre a las personas que tienen problemas de autoestima. La sensación de incapacidad es la más peligrosa de entre todas las consecuencias de la baja autoestima porque al final te acabas creyendo que no puedes. Hay algunas cosas que solo las personas con baja autoestima entienden.

El mundo según las personas con baja autoestima

El mundo es hostil para las personas con baja autoestima. Estas personas se sienten hormiguitas en un mundo de gigantes y todo implica un riesgo. Y todo implica un esfuerzo sobrehumano. Cosas que la gente con autoestima alta no se ha parado ni a considerar y que suponen un mundo de dudas y preocupaciones para las que tienen la autoestima baja.

1. Ese trabajo no es para mí

Sí, es más difícil encontrar trabajo cuando tienes la autoestima baja porque, ¿cuántas veces ni te has molestado en enviar tu currículum porque creías no estar capacitada para el puesto? Y tenías la titulación, y tenías la experiencia, y tenías hasta los idiomas, pero no te sentías capaz.

2. Ese chico no es para mí

Lo del amor y la autoestima da para una enciclopedia, pero empecemos por los preliminares. La hora de ligar. ¿Cómo ligas con baja autoestima? No lo haces. Porque ese chico nunca se fijaría en alguien como tú, porque te sitúas tú misma en un escalafón inferior, porque tus complejos no te dejan quererte.

3. Hoy no me apetece salir

La baja autoestima promueve las actitudes antisociales y la timidez. Si no te sientes bien contigo misma, no te apetece salir, relacionarte con gente y mucho menos ir a una fiesta. ¿Por qué crees que no te mereces divertirte?

4. Voy a suspender ese examen

Una persona con baja autoestima nunca habrá estudiado lo suficiente y nunca se sentirá preparada para afrontar un examen. Tranquilidad, que al final, a pesar de lo que te digas a ti misma, seguro que apruebas.

5. No soy negativa, soy realista

La autoestima baja hace que veas la vida desde una perspectiva más negativa y más oscura. Como el buenrollismo está de moda, te sientes más fuera de lugar que nunca. Y la gente te dice que eres muy negativa, que necesitas una actitud más positiva. Y tú contestas que no, que no eres negativa, que eres realista. ¿Quién tendrá razón? Puedes probar ambas actitudes.

6. ¿A dónde vas así?

Esos complejos que no te dejan descansar ni un segundo. Esa autocrítica con la que te torturas a diario porque no tienes el aspecto que te gustaría o porque nunca, pero nunca, nunca eliges el atuendo apropiado para la ocasión. Alguien debería decirte que no eres tan desastre.

7. Mejor lo malo conocido

En lo conocido te sientes segura, aunque no te guste lo que te rodea. Lo de salir de la zona de confort piensas que es para la gente de Silicon Valley que inventa negocios multimillonarios. Tú, que eres una simple mortal no piensas moverte del círculo de seguridad que te has trazado y que cada vez se hace más pequeño. ¡Salta!

8. Si pudiera desaparecer

Pero no puedes. No puedes desaparecer de esa reunión de trabajo, no puedes pasar desapercibida en esa fiesta, no puedes esconderte debajo de la mesa en esa comida familiar. No puedes y no debes.