Insomnio por estrés: trucos para conciliar el sueño

Andrea Collantes

El insomnio es uno de los síntomas más comunes del estrés. No descansar las horas suficientes, despertarnos a mitad de la noche o incluso no poder conciliar el sueño son tanto causa como consecuencia del estrés.

Al no dormir bien porque estamos estresados, nuestro organismo y nuestro sistema inmune se debilitan haciendo que seamos más susceptibles ante el estrés y a su vez, el hecho de no poder conciliar el sueño hace que estemos más nerviosos y por tanto nuestros niveles de estrés aumenten.

Las personas que sufren de insomnio por estrés tienden a recapacitar y pensar en aquello que les causa estrés en sus pocos momentos de relajación, como es antes de acostarse haciendo que no dejen de pensar en aquellas tareas que no han podido finalizar o lo que les espera al día siguiente.

Recomendaciones anti estrés antes de dormir

Define una rutina de sueño: Si fijamos un horario para acostarnos y levantarnos, con el tiempo nuestro reloj interno acostumbrará a nuestro cuerpo y mente a identificar los momentos destinados al sueño.

Termina las tareas del día: Hemos de fijar el momento de finalización de tareas y las que vamos a realizar cada día para que, de ese modo, logremos terminarlas y relajarnos sin pensar en lo que queda por hacer.

Elimina cualquier distracción del dormitorio: Éste ha de emplearse para dormir y no para trabajar, ver la televisión o realizar actividades que influyan directamente sobre la conciliación del sueño. Hemos de condicionar el hábito de dormir, asociando la cama al sueño.

Haz de tu dormitorio un santuario para el sueño: El orden, la limpieza y la creación de un ambiente acogedor y relajante, hará que nos sintamos seguros, relajados y desconectemos del mundo exterior.