Soñar con una fuente: cuando la vida fluye

Este sueño está relacionado con la felicidad

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Si cuando sueñas con el mar la sensación es de tranquilidad, soñar con una fuente te proporciona el bienestar que necesitas. Un paisaje bucólico, un manantial en el bosque o una fuente en la ciudad para calmar la sed es un sueño de buenos augurios indicativo de que la vida fluye. Descubre en nuestro diccionario de sueños qué significa soñar con una fuente.

Por qué sueñas con una fuente

Estás paseando por la naturaleza y de pronto te sientes muy feliz porque te encuentras con una fuente. Bebes y te refrescas y no puedes apartarte del manantial porque ejerce una atracción mágica sobre ti. Sin duda es un buen lugar para sentarte y disfrutar el entorno. Y, ¿por qué no? Puede que no te venga mal esperar un rato a ver si aparece algún hada del bosque.

+ Aunque en tu sueño no ocurra esta imagen tan idílica, el significado de soñar con una fuente es positivo. El agua de la fuente fluye, tal y como lo hace tu vida. Estás en paz, tienes calma interior y has encontrado el equilibrio emocional. No te olvides de que las fuentes también representan ese estado Zen de tranquilidad y felicidad, así que disfruta de tu sueño.

+ Pero hay más, porque en las fuentes también puedes pedir deseos. Como cuando sueñas con estrellas fugaces, la fuente que ves en tu sueño es el lugar perfecto para depositar en ella tus deseos, tus ilusiones y tus aspiraciones, así fluyen mejor y así tienes más posibilidades de lograrlo. No tengas prisa en despertar y sigue la corriente de ese agua cristalina.

+ Fíjate también en el agua. Esa fuente aparece en tu sueño para saciar tu sed, esto es, para satisfacer tus necesidades. Aunque cuidado, no vaya a tratarse de una vieja fuente descuidada en la que el agua está estancada. No bebas ni te refresques en agua sucia porque representa un momento de estancamiento vital. Deja que todo fluya.