Signos inconfundibles de que eres una persona superficial

Si a veces te preguntas si no estarás sobrada de frivolidad, tenemos la respuesta

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cómo saber si eres una persona superficial

De todo hay en esta vida con gente variopinta de personalidades intensas, auténticas, sensibles, peculiares, excéntricas y, también, superficiales. Hoy en día, parece que lo superficial le está ganando la batalla a la profundidad, a la esencia. Y es lógico que a veces te lo preguntes porque los niveles de frivolidad que nos comemos a diario son elevados. Estos son los signos de que eres una persona superficial. ¿Te atreves a reconocerlos?

Cómo saber si eres una persona superficial

Si en realidad eres una persona superficial te va a costar mucho hacer este ejercicio porque te vamos a pedir precisamente que bucees en tu interior. Sí, tu interior está muy lejos, ¿verdad? y no estás acostumbrada a adentrarte en tales profundidades. Si no llegas hasta el fondo, al menos reflexiona con honestidad.

+ Anécdotas vs sentimientos

Con tus mejores amigas hablas de anécdotas que os han ocurrido durante el día. El ámbito de los sentimientos se reduce a "estoy de bajón" o "estoy genial". Si para ti es más importante o interesante lo que se puede palpar, que lo que se puede sentir, puede que seas un poco superficial.

+ Temas de conversación

No hace falta que te saques un Máster en filosofía para no ser una persona superficial, pero si tus conversaciones se reducen a tu vida, la vida de las personas que quieres y la vida de las celebrities, es posible que estés dejando de lado aspectos más profundos del mundo en general.

+ Tu aspecto físico

Cuidas mucho tu aspecto y eso no es negativo. Pero te niegas a salir de casa despeinada ante una urgencia de una amiga o no se te ocurre quedar con ese chico porque estás sin depilar.

Cómo son las personas superficiales

+ El aspecto físico de los demás

Hablando de chicos. En tu primera cita con ese chico de Tinder descubres que te ha engañado con las fotos, que no es él. Pero no te preocupa y dejas pasar el engaño porque en realidad está mucho más bueno que en las fotos.

+ Críticas

¿Sabes la diferencia entre el cotilleo y la crítica? Cotillear puede ser hasta saludable, estar al tanto de lo que le ocurre a otras personas. Sin embargo, las personas superficiales sueles criticar a los demás y juzgar su forma de vestir, de hablar, de vivir...

+ Las redes sociales

Un lugar donde se hace evidente la superficialidad de una persona es en las redes sociales. Si tu muro está lleno de selfies, de fotos con las amigas, de tus viajes, de tus comidas y de tus cafés, puede que te estés pasando de materialista.

+ Las cosas que te hacen feliz

Tienes muy claro lo que te hace feliz. Para ti la felicidad es tener el suficiente dinero como para ir de compras regularmente y, por supuesto, para permitirte esos caprichos que tienes de vez en cuando. Si siempre necesitas dinero para satisfacer tus caprichos, es porque además de superficial, eres muy materialista.

Si te reconoces en alguno de estos rasgos, procura dar un toque más profundo a tu vida y a la de los demás. No te quedes en la superficie, porque lo más interesante de una persona siempre está en el interior.