Mitos sobre la timidez: no te creas todo lo que dicen

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Las personas tímidas se enfrentan a una gran cantidad de obstáculos cada día. Uno de esos obstáculos y que a veces complica mucho más el proceso de vencer la timidez es la incomprensión que genera su comportamiento y sus reacciones. Desmontamos algunos mitos sobre la timidez que pueden perjudicar a las personas tímidas.

Desmontando mitos sobre la timidez

Si eres una persona tímida seguramente habrás tenido que escuchar infinidad de consejos a modo de soluciones para poner fin a tu timidez. Esos consejos generalmente vienen de personas incapaces de empatizar con tu carácter tímido y además suelen ser auténticos mitos con mucho de leyenda urbana y poco de realidad.

1 La timidez no se quita. Como hasta los científicos reconocen cierto componente genético de la timidez, al resto del mundo le ha dado por pensar que la timidez no se puede vencer, que una persona tímida llevará su timidez a lo largo de toda su vida y que nunca podrá ser una persona sociable.

2 La timidez es una enfermedad. No falta quien piensa que la timidez es una enfermedad o incluso un trastorno emocional del tipo de la depresión o la ansiedad. Nada de eso, la timidez es un rasgo del carácter que se desarrolla en la infancia y que podemos ir modificando con las terapias adecuadas.

3 La timidez es lo mismo que la fobia social. Existe la creencia generalizada de que la timidez y la fobia social son lo mismo. Mientras que la fobia social es un trastorno emocional, la timidez es una rasgo de la personalidad, así que la diferencia entre ellas es considerable, aunque en ocasiones compartan reacciones comunes a los momentos de presión.

4 A los tímidos no les gusta la gente. Se considera a las personas tímidas como seres antisociales que no soportan el contacto humano. Es cierto que la timidez hace que rehúyas ciertos eventos sociales, pero el problema de los tímidos no es que no les guste la gente, es que no se sienten cómodos en sociedad debido a su inseguridad.

5 La timidez se quita saliendo más. Este mito tiene su parte de verdad. Para dejar de ser tímida, tendrás que salir más a menudo, pero no a toda costa, no sin preparación previa y no sin apoyo. La timidez se puede vencer, pero recuerda que ha de ser un proceso gradual, haciendo ejercicios que aumenten su dificultad y con la menor presión posible.

Puedes leer más artículos similares a Mitos sobre la timidez: no te creas todo lo que dicen, en la categoría de Timidez en Diario Femenino.