¿Fruta madura o verde? ¿Cuál engorda más? La respuesta definitiva

Consejos para escoger el tipo de fruta más saludable para tu dieta

Laura García
Laura García Periodista

Durante toda nuestra vida hemos oído hablar sobre el hecho de que debemos comer fruta diariamente por la cantidad de fibra que tiene y el azúcar saludable que contribuye a una buena dosis de energía, hierro y, en general, a una alimentación sana y equilibrada. Las frutas contienen una gran cantidad de nutrientes, vitaminas, minerales y sustancias naturales que pueden aportarnos grandes beneficios. 

Sin embargo, alrededor de la fruta existen muchos mitos y es necesario aclarar algunas dudas para no caer en errores y falsas verdades. Por ejemplo, ¿qué es mejor? ¿Fruta madura o verde? ¿Cuál engorda más? Vamos a darte la respuesta definitiva para resolver todas tus preguntas de una vez por todas. ¡Mira, mira! 

Qué es mejor: fruta madura o verde

Es posible que hayas oído que la fruta madura engorda más. Nos hemos hecho a la idea de que como su sabor es más dulce debe tener más contenido calórico y, por tanto, no nos ayudará a perder peso sino a cogerlo. ¡Ojo! No nos dejemos engañar por bulos y mitos. Vamos a descubrir si esto es realmente cierto. 

A nivel calórico esta afirmación es completamente falsa. La fruta madura no tiene más calorías. Con el paso del tiempo madura y cambia de aspecto, de sabor, textura y olor y nos creemos que, al madurar, la fruta cuenta con más calorías y engorda más. Aunque exista un cambio en la fruta su composición de calorías sigue siendo la misma que antes.

Cuando una fruta pasa de ser verde a madura se descompone en azúcares más simples y se acumula más agua. Esto provoca un cambio en su aspecto, un sabor más dulce y, dependiendo del caso, un cambio en su peso. Los azúcares de las frutas maduras van a aportar las mismas calorías que los almidones de las no maduras. 

Pero la cosa cambia cuando hablamos a nivel digestivo. Es decir, ¿es más digestiva la fruta madura o la verde? Muchas frutas verdes provocan una gran pesadez al contener cantidades de fructosa que pueden representar un problema a la hora de hacer la digestión. En este sentido, la fruta más madura es más suave y presenta menos problemas. 

¿La solución? ¡Muy sencillo! Lo único que debes hacer es mantener cierto equilibrio entre la fruta madura y la fruta que está un poquito más verde. De esta manera, no ingeriremos solo un tipo de fruta y mantendremos una dieta más variada. 

Trucos para incorporar la fruta en tu dieta diaria

¿Comes poca fruta? Trucos para incluirla en tu dieta

Si todavía no sabes muy bien cómo incorporar la fruta a tu dieta, aunque sabes de sobra que debes comerla a diario, aquí te dejamos algunos consejos para que no te cueste ningún trabajo hacerlo:  

+ Para empezar, ten en cuenta que cuanto más color variado haya en la fruta que comes más nutrientes variados estaremos incluyendo en la dieta.

+ Llévate la fruta de media mañana o media tarde cortada, así no encontrarás excusas porque te da pereza pelarla o lavarla. ¡La tendrás lista para comer!

+ Incluye fruta en tus platos. En lugar de comer fruta de postre puedes incluirla en tus ensaladas (por ejemplo, manzana, piña, granada, mandarina…) o como acompañamiento a la carne. Existen multitud de ideas para integrarlas en tus primeros o segundos.

+ Papilla de frutas. Aunque no es lo ideal como solución (estamos concentrando la cantidad de fruta en una única papilla cuando lo ideal es repartirla de forma diaria y a lo largo del día), la papilla de frutas puede ser una salida cuando llevas varios días sin comerla.

+ Si has hecho el esfuerzo de comer fruta por la mañana y por la tarde no te ves con fuerzas, la idea de batido suele ser perfecta. Estarás comiendo fruta y no tendrás la sensación de comer la pieza como tal.