El gran peligro que supone mezclar alcohol y antidepresivos

Beber alcohol durante el tratamiento contra la depresión, ¿una mala combinación?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El peligro de mezclar alcohol y antidepresivos

La mayoría de los medicamentos son incompatibles con el alcohol. Por eso, la pregunta de si puedo beber alcohol si estoy tomando antidepresivos tiene una respuesta rápida. Y la respuesta es un "no" con matices, ya que depende de la cantidad de alcohol que pretendas tomar. Como cualquier medicamento, los antidepresivos combinan mal con el alcohol, pero eso no quiere decir que no te puedas tomar una copa de vino de vez en cuando.

Eso sí, antes de hacerlo, debes ser consciente de las posibles consecuencias y riesgos. En Diario Femenino te advertimos del peligro que supone mezclar alcohol y antidepresivos.

La mala combinación entre alcohol y antidepresivos

Tratar la depresión con fármacos puede ser la mejor idea de todas si mantienes un seguimiento de cómo van funcionando los antidepresivos. Pero ten en cuenta que no son pastillas mágicas que consigan que al tomarlas inmediatamente desaparezca la depresión. Hay mucho trabajo psicológico por hacer y tú también tienes que poner mucho de tu parte haciendo o no haciendo determinadas cosas.

Conviene mantener alejado el alcohol durante tu depresión por varios motivos. Porque un estado deprimido favorece las adicciones, porque el alcohol puede interferir en la función de los medicamentos y porque el propio funcionamiento del alcohol es una especie de trampa.

Tomarte unas copas, unas cervezas o unos vinos puede hacer que te sientas mejor, con más ganas, con más energía o incluso más valiente. Pero es un espejismo y esa euforia anímica que te proporciona el alcohol durante unas horas, se transforma enseguida en una caída directa al pozo más profundo. Esto es el alcohol y sus efectos se pueden gestionar sin problemas cuando te encuentras anímicamente bien.

Sin embargo, si estás tomando antidepresivos es porque tienes un trastorno del ánimo, así que lo que menos necesitas son "ayudas externas" para confundirte más. Procura que el proceso para superar la depresión sea lo más natural posible, aunque tengas que tomar medicamentos que no son precisamente naturales. Pero sabes que será solo durante un tiempo.

En el tratamiento de la depresión, además de los fármacos y de la terapia psicológica, se recomienda una vuelta a los hábitos más saludables. Caminar o hacer algo de ejercicio, cultivar tus pasiones, llevar una alimentación equilibrada y estar en contacto con la naturaleza forman parte importante de tu recuperación. Así, ¿qué papel juega el alcohol en este tiempo que necesitas para curarte?

El alcohol en todo caso puede ejercer de conector social, aunque convendría ir desterrando mitos y disfrutar de las relaciones sociales sin necesidad de una cerveza. Y es cierto que una de las actividades más recomendadas es salir y relacionarte con la gente pero, ¿necesitas el alcohol para algo? Hay refrescos, infusiones, zumos o batidos.

¿No te ves tomando un refresco porque siempre has tomado cerveza? Pues tienes dos opciones: o bien transformas tus hábitos (algo muy importante para superar cualquier trastorno emocional) o bien te tomas esa cerveza. Una. No pasa nada por beber una cerveza con o sin antidepresivos. La clave, como siempre, está en la cantidad.

Los riesgos de combinar alcohol con antidepresivos

Qué pasa si tomas alcohol con los antidepresivos

Muchas personas se preguntan si pueden tomar alcohol con los antidepresivos. La respuesta más obvia es que no, pero tiene algunos matices. No pasa nada porque te tomes una cerveza por la tarde con tus amigos o una copa de vino con la comida. A partir de ahí, sí deberías preocuparte por la interacción entre alcohol y antidepresivos porque hay ciertos riesgos y peligros.

+ El alcohol frena la eficacia de los antidepresivos

El primer peligro y el más evidente, que es el mismo que ocurre con todos los medicamentos, es que el alcohol puede neutralizar los efectos del fármaco. Es decir, si tomas antidepresivos para liberar serotonina, por ejemplo, y sentirte con más ánimo, debes saber que tomar alcohol puede evitar la reabsorción de esas sustancias que tanto necesitas en estos momentos.

+ El alcohol potencia los efectos secundarios de los antidepresivos

Los habituales efectos secundarios de los antidepresivos, que algunas personas no notan en absoluto, pueden verse aumentados con el alcohol. Ya sabes que algunos de esos efectos pueden ser peligrosos, así que será mejor evitar la bebida durante algún tiempo.

+ El alcohol empeora el estado de ánimo

Tomar alcohol cuando también tomas antidepresivos puede empeorar tu situación anímica y emocional. Además, es frecuente que también aumente la ansiedad, un trastorno que a menudo va de la mano de la depresión.

+ Alcohol y antidepresivos provocan mayor somnolencia 

Cuando te recomiendan que tengas precaución al conducir o en algunos trabajos es porque muchos fármacos, y entre ellos los antidepresivos, provocan somnolencia. Si le añades alcohol, aunque sea en cantidades pequeñas, te sentirás con más sueño y cansancio. La coordinación se ve afectada, así como la capacidad de concentración, así que mucho cuidado.

Somnolencia: efectos secundarios de los antidepresivos

+ Alcohol y antidepresivos pueden provocar insomnio 

Paradójicamente a lo que hemos comentado en el punto anterior, uno de los problemas más frecuentes al tomar antidepresivos es el insomnio. Tomar alcohol puede hacerte creer que te ayuda a dormir debido a la somnolencia que produce. Y tal vez te duermas antes, pero será un sueño más agitado, te despertarás varias veces durante la noche y no tendrás el descanso reparador que necesitas.

+ Riesgo de dependencia

Tal vez, el principal problema del alcohol cuando estás con antidepresivos sea el riesgo de dependencia. La depresión es un trastorno del ánimo que puede favorecer la aparición de adicciones. Y en los peores momentos, el alcohol te parecerá el menor de tus problemas, pero muy a menudo te enviará a un círculo vicioso del que resultará más difícil salir.

+ Otros peligros de mezclar alcohol y antidepresivos

En los casos más graves la mezcla de alcohol y antidepresivos puede producir problemas más importantes como epilepsia, temblores o alteraciones del ritmo cardíaco. Lógicamente no estamos hablando de algo que pueda ocurrir con una copa de vino, pero sí hay que tener especial cuidado si el consumo es mayor.

Alcohol y depresión, una estrecha relación

La relación que tienen los antidepresivos con el alcohol

La relación entre alcohol y depresión es muy estrecha. A veces, como causa y otras veces como consecuencia, pero siempre se trata de un problema. Tomar alcohol en exceso puede llevarte rápidamente hacia la depresión y, a su vez, la depresión puede inducirte a buscar en el alcohol la ayuda o el estímulo que necesitas para olvidarte de tu situación.

Pero como siempre advertimos cuando se trata de alcohol, los problemas no se ahogan en el fondo de la copa, ya que saben nadar muy bien. Cuando la depresión ha empezado a afectar a todos los ámbitos de tu vida, lo último que necesitas es tener que enfrentarte a un problema como el del alcohol.

No hace falta tomárselo a la tremenda y considerar el alcohol como el enemigo público número 1 de la depresión, pero sí tener mucho cuidado. Si consumes alcohol habitualmente aunque sea de forma moderada, reduce al mínimo ese consumo cuando estés en tratamiento para superar la depresión. Y si beber no está entre tus hábitos, no lo adquieras cuando peor te encuentras.

Insistimos en que una cerveza o un vino no va a afectar para nada a tu tratamiento pero también puedes tomarlo como un periodo de abstinencia hasta que termines con los antidepresivos. Cultivar tu vida social es importante para salir de la depresión, así que no tienes que privarte de salir solo porque no te atreves a tomar una cerveza. Pero una. Y te recordamos que en cualquier bar disponen de bebidas sin alcohol, así que no tienes excusa. Sal y diviértete pero sin alcohol.

Y si necesitas tener mayor información o apoyo ante tu lucha contra esta enfermedad, no te olvides de pasar por nuestra categoría de 'depresión'. ¡Te servirá de ayuda!