Soñar con una tortuga muerta: se acaba un ciclo

¿Qué quieren decirte las tortugas en sueños?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¿Qué significa soñar con una tortuga muerta?

Más de una noche habrás soñado con animales y no siempre te encuentras en una situación agradable. A veces son sueños en los que luchas contra un animal peligroso o en los que ocurren sucesos lamentables, pero eso no quiere decir que te vayas a encontrar una interpretación negativa. Es el caso de soñar con una tortuga muerta, un sueño que puede producirte mucha tristeza pero que llega con buenos presagios. Descubre en nuestro diccionario de sueños qué significa soñar con una tortuga muerta.

Por qué sueñas con una tortuga muerta

Cada vez que sueñas con animales tienes que atender al simbolismo del animal en concreto para comprender su significado. En el caso de las tortugas son sueños que hablan de longevidad, de estabilidad, de buena salud, de sabiduría y de inteligencia, así que todo son buenos augurios. Puedes pensar que el carácter positivo de las tortugas se transforma si la tortuga muere, pero no es así.

+ Como sabes, los sueños con la muerte no son ni premonitorios ni negativos, sino que en muchas ocasiones de lo que hablan es de un renacer, de una nueva etapa vital, de un cambio de ciclo. Y este aspecto se hace aún más evidente en el caso de la tortuga, ya que se trata de un animal que vive muchos años. Lo que te propone este sueño con una tortuga muerta es una reflexión.

¿Alguna vez has soñado con una tortuga muerta?

+ Una reflexión sobre el sentido de la vida, una invitación a relativizar y a darte cuenta de que incluso a un animal tan longevo como la tortuga le llega su hora. Y no pasa nada. Pasa que no tienes que vivir rápido ni con prisa, pero sí intensamente. Y pasa que tienes que aprender a cerrar ciclos, a abrirte a nuevas experiencias y a nuevas vidas. Pasa que es el momento de darte cuenta que comenzar de cero es una bendición y no un castigo.

+ Todas estas cosas son las que te cuenta la tortuga muerta que sueñas, y de ti depende cómo las utilices al despertar. No viene mal de vez en cuando pararse y desconectar de todo. Debes tomártelo con calma pero con interés y descubrir el verdadero sentido de la vida, que no es ni más ni menos que comenzar ciclos nuevos cuando los viejos finalizan.