¿Cuánto tiempo tarda en curarse un flemón dental? Tratamiento adecuado

La forma más efectiva de tratar una infección bucal

L.D

Seguramente hayas sufrido o estés sufriendo un flemón dental. Quizás nunca lo hayas tenido pero cerca de ti has visto a alguien con uno. Este tipo de patologías bucales son bastante comunes, además de dolorosas y estéticamente incómodas. Pero ¿cuál es la procedencia de un flemón?

Cuando sufres este tipo de dolencias lo único que piensas es en que se pase cuanto antes, ¿verdad? Por ello, te contamos cuánto tiempo tarda en curarse un flemón dental así como algunos síntomas que debes tener en cuenta para acudir al médico cuanto antes y el tratamiento adecuado que debes seguir.

La duración del flemón dental

El flemón dental es una inflamación de la encía (de ahí que veamos que aumenta su volumen de manera notoria) y es producida por una infección. Cuando aparece se forma un depósito de pus y se inflama el tejido blando de la zona, provocando esta dolencia. 

Las causas que suelen provocar esta infección suelen ser las caries. Una caries en el diente que no ha sido tratada a tiempo puede ser el origen de un flemón. Aunque también pueden existir otras razones, como por ejemplo enfermedades periodontales o traumatismos que provocan la fractura del diente.

Igual que suele ocurrir en otras muchas dolencias, la duración del flemón dental es bastante variable. Todo dependerá de la gravedad de la infección con la que contemos, algo que te indicará el médico o dentista cuando acudas a la consulta. 

Es posible que las primeras 24 horas de la aparición del flemón no notes ninguna diferencia, o incluso pienses que aumenta de tamaño. Pero con el tratamiento adecuado y los cuidados necesarios podría tardar en curarse una media de entre una semana y 10 días.  

Síntomas del flemón dental

Antes de conocer qué debes hacer para solventar cuanto antes el problema del flemón dental, es importante que identifiques qué síntomas tienes. De lo contrario, podrías confundirte con otras muchas patologías. Normalmente el flemón se caracteriza por tener un calor en la zona y puede causar incluso fiebre. Otra de las características es que puede causar halitosis, precisamente por la presencia de bacterias. 

Sin embargo, los síntomas más característicos son la existencia de una inflamación notable y la presencia del dolor. Aunque el dolor no sea muy localizado suele empezar por la sensibilidad al beber o comer alimentos, después aparece al masticar y va aumentando con el tiempo, pudiéndose extender hacia la garganta o hacia el oído.

Qué hacer cuando tienes un flemón

Para eliminar el flemón debes acudir al médico. Lo primero que realizará será una exploración para identificar qué pieza está afectada, y es posible que necesite realizar una radiografía para confirmarlo. El tratamiento que nos hará seguir será a base de antibióticos que reduzcan y eliminen por completo la infección

En algunos casos se puede proceder a la extracción quirúrgica o a drenar la infección con una apertura del diente. Este proceso se realiza limpiando la raíz, eliminando los tejidos infectados y neutraliza las bacterias causantes de la infección. En definitiva, el objetivo es salvar al diente. 

Si es posible se realizará un empaste aunque si se trata de una fractura o está muy deteriorado será necesario extraerlo y colocar un implante dental. Como en algunas ocasiones esta infección viene por la extracción de una muela, el procedimiento es localizar el origen de la infección para que no se extienda y tratarla con los antibióticos adecuados.

Comenzado el tratamiento es importante observar que la sintomatología no va a más pasados 2 días. Si esto fuera así te recomendamos que acudas a tu dentista de nuevo para notificárselo y que él o ella observe por qué sucede y realice los cambios oportunos en el tratamiento.

Sin embargo, es importante destacar que la prevención es esencial. Una buena salud dental nos evitará problemas como este y otras muchas enfermedades bucales que vienen dada por malos hábitos y pocos cuidados. No debemos olvidar las revisiones bucales anuales como método de prevención, los controles periódicos de zonas específicas que lo necesiten y una correcta higiene diaria.