Tipos de mascarillas: ¿cuál es más útil para proteger y protegerte?

Diferentes características de cada mascarilla

Laura García
Laura García Periodista

El uso de mascarillas se puede extender en cualquier momento de nuestras vidas, ya sea por una pandemia mundial (como el caso del coronavirus) o por una simple gripe. En algunos países su utilización es bastante común y sirven contra las enfermedades o para protegerse de la contaminación ambiental, mientras que en otros su uso se ha extendido poco a poco. 

Las mascarillas son recomendables cuando existe algún riesgo de propagar algún tipo de virus, por lo que es esencial saber qué tipos de mascarilla existen, ¿no crees? Hay que tener muy clara la función de cada uno de los tipos que existen y, sobre todo, saber cómo utilizarla de manera responsable. Para saber cuál es mejor y más útil para proteger y protegerte debemos prestar mucha atención y dedicar algo de nuestro tiempo. ¿Quieres saber más? Según el Consejo General de Colegios Farmacéuticos existen dos grandes grupos de mascarillas: las quirúrgicas y las filtrantes. ¡Vamos a verlo! 

Qué son y para qué sirven las mascarillas quirúrgicas

En primer lugar, las mascarillas quirúrgicas son las que más pueden verse entre la población y las más fáciles de conseguir en los comercios. Como su propio nombre indica, suelen utilizarse en cirugías y, por ello, es sencillo llegar a la conclusión de que protegen a otras personas de tus fluidos, pues ejercen básicamente de barrera al estornudar o al toser. 

Según el Consejo General de Colegios Farmacéuticos, pueden ser "planas o plisadas (algunas tienen forma de taza) y se atan a la cabeza con cintas". Por lo general su función principal es que la persona que la lleve no contagie de fluidos a los demás, es decir, evita la transmisión de "agentes infecciosos de dentro a fuera". 

Este tipo de mascarillas no son efectivas para prevenir el contagio, sirven más para las personas contagiadas de algún tipo de virus o que sospechan que puedan estarlo. De esta manera, se toman precauciones de cara a los demás, pero no para uno mismo. Es importante saber que debes desecharlas una vez que las has utilizado, ¡NO se pueden reutilizar! 

Diferentes tipos de mascarillas filtrantes y su uso

Las mascarillas filtrantes se utilizan para proteger de agentes contaminantes, partículas, vapores... Estas mascarillas contienen un filtro de micropartículas que permiten proteger a la persona que las utiliza "de fuera hacia dentro" en distintos grados. Es decir, en algunos de estos casos la persona sí estaría protegida frente a cualquier tipo de virus. 

Estas mascarillas pueden tener o no tener una válvula de exhalación para reducir la humedad que se forma dentro de la mascarilla. Deben ir siempre marcadas con el nombre o la marca registrada e identificación de su fabricante, del tipo de mascarilla y una serie de puntos clave para identificar que estamos ante una mascarilla que de verdad cumple con los requisitos mínimos. Dentro de la normativa se pueden encontrar tres tipos de mascarillas

+ FFP1 (filtro de partículas tipo P1): son las de menor eficacia en este grupo. Tienen un porcentaje de filtración del 78% y de fuga hacia el interior máximo del 22%. 

+ FFP2 (filtro de partículas tipo P2): tienen una eficacia de filtración mínima del 92% y un porcentaje de fuga hacia el interior máximo del 8%. 

+ FFP3 (filtro de partículas tipo P3): tienen una eficacia de filtración mínima del 98% y un porcentaje de fuga hacia el interior máximo del 2%. 

Estas dos últimas son las recomendadas por la Organización Mundial de la Salud, por su alto porcentaje de filtración. Otro punto positivo de estas mascarillas es que, aunque se recomienda desecharlas tras su uso, si se mantienen buenas condiciones higiénicas, se pueden reutilizar.

¿Qué cosas importantes debemos saber sobre el uso de las mascarillas?

Como te comentábamos al inicio del artículo, poco a poco debes saber cómo utilizar cualquier tipo de mascarilla de una manera responsable con algunos consejos. Según el anteriormente citado Consejo General de Colegios Farmacéuticos, si se utiliza mascarilla es importante seguir una serie de tips generales para su uso correcto. Entre ellos se encuentran los siguientes:

- Debes colocar tu mascarilla de tal manera que cubra la boca y la nariz y hacer un nudo o ajustarla bien para que no haya espacios de separación con la cara.

- No debes tocar la mascarilla en ninguna circunstancia mientras la lleves puesta. De esta manera evitarás contaminarte de cualquier agente patógeno

- Cuando te quites la mascarilla, debes primero desanudarla en la nuca sin tocar la parte del frente, la zona de la boca. 

- Después de quitarte la mascarilla debes lavarte bien las manos con agua y jabón o con un gel desinfectante en caso de que no tengas esa posibilidad de lavado. 

- Como decíamos antes, no reutilices mascarillas que sean de un solo uso y deshechalas inmediatamente después de ser utilizadas. 

- El uso de las mascarillas no es obligatorio (salvo que las autoridades de un país lo establezcan así) pero sí es recomendable. La Organización Mundial de la Salud recomienda las mascarillas filtrantes FFP2 o FFP3, pero si no se pueden conseguir es mejor utilizar una mascarilla tipo quirúrgica o higiénica que no llevar nada. 

¿Las mascarillas sirven de algo realmente? 

La razón principal del uso de mascarillas es proteger de un posible contagio, pero es muy importante entender que por sí solas no nos hacen inmunes a ningún virus. Una pare vital de la peligrosidad de contagio es el hecho de quitársela y el comportamiento que podamos tener con las manos. 

Pongamos un ejemplo. Imagina por un momento que vas por la calle con tus guantes y tu mascarilla. Somos conscientes de que son una barrera (junto al distanciamiento social) más o menos eficaz para que el virus no pase. Sin embargo, imagina que tus guantes están infectados y te encuentras con una vecina que, desde la otra acera, te saluda. A ti, para que te oiga mejor, te da por quitarte la mascarilla (porque total, tu vecina está lejos) así que coges tu mano (con el guante infectado) y te apartas la mascarilla, bajándola por debajo de la nariz y la boca y dejándola enganchada a tu barbilla. ¿De qué sirve llevar guantes y mascarilla si acabas de pasar estos infectados muy cerca de tu boca? ¿De qué sirve el distanciamiento social si ahora tu mascarilla "poco filtrante" ha estado en contacto con tu mano infectada?

Este ejemplo es solo uno de los muchos que, por desgracia, no nos hemos inventado, sino que hemos visto por la calle. La mascarilla nos proporciona una barrera más para impedir que nos contagiemos de los virus, pero es importante tomar conciencia de las demás recomendaciones de los sanitarios en general. Lavarse bien las manos, cubrirse nariz y boca si estornudamos con un pañuelo en el caso de no llevar mascarilla (o en el codo), respetar el distanciamiento social y muchas otras medidas de prevención y contagio son esenciales para cuidar tu salud y la de los que están a tu alrededor en general. 

Ahora que ya sabes los tipos de mascarilla que existen, ¡es hora de poner tus conocimientos en práctica! 

Puedes leer más artículos similares a Tipos de mascarillas: ¿cuál es más útil para proteger y protegerte?, en la categoría de Enfermedades en Diario Femenino.