11 beneficios y usos recomendables de la ortiga como planta medicinal

Las numerosas propiedades de la planta para nuestra salud

Laura D
Laura D Periodista

La primera vez que oí hablar de la ortiga iba de excursión con unos compañeros de clase. El monitor nos dijo que tuviésemos cuidado porque si nos rozaban la piel podían provocar una reacción que nos picaría mucho... La ortiga siempre ha tenido esa fama de mala hierba por la urticaria que provoca al roce con la piel, producida por los químicos que contiene. Sin embargo, no debemos quedarnos solo con esa visión de la planta ya que tiene grandes propiedades que pueden aplicarse en diferentes usos.

Se trata de una planta de hoja dentada perenne que se puede encontrar en diferentes especies y que pueden distinguirse por varios parámetros comunes: su tamaño, el color de las hojas, sus raíces... A pesar de que están presentes en muchas partes del mundo, se encuentran localizadas especialmente en Europa y se cosechan en las estaciones de primavera y verano. Además, es fácil que crezcan en suelos ricos y poco cultivados, pueden alcanzar un metro y medio de altura, y tienen flores amarillas y verdes. 

Aunque durante mucho tiempo su mala fama de urticante las hizo clasificarse como malas hierbas, lo cierto es que desde la antigüedad son conocidas sus múltiples bondades y aplicaciones por los minerales, vitaminas y otros activos naturales que contiene. ¿No las conoces? ¡No te preocupes! En Diario Femenino te contamos los 11 beneficios y usos recomendables de la ortiga como planta medicinal. ¡Toma nota! 

Los 11 beneficios y usos más conocidos de la ortiga

En los últimos años, la ortiga se ha hecho más conocida por su completa composición nutricional. Hablamos de un alto contenido de minerales, calcio, hierro, magnesio, potasio... Es depurativa y permite una gran versatilidad de usos en la cocina: gracias a su particular sabor podemos añadirla desde a ensaladas hasta tortillas, sopas o cremas. Pero, ¿qué nos aporta nutricionalmente hablando? Cuenta con propiedades astringentes, estimulantes, purificantes y antibacterianas. ¡Vamos a verlo! 

1 Es diurética

Una de las propiedades de la ortiga es que ayuda a la eliminación de toxinas y otros elementos a través de la orina. Es una excelente aliada para las personas que tienen problemas con la retención de líquidos así como para las personas con problemas de reuma, gota, artritis o cálculos renales, entre otros. 

2 Es depurativa 

Gracias a la composición de la ortiga, entre sus grandes beneficios se pueden encontrar el que es rica en propiedades antidiarreicas. Esto se traduce en una ayuda extra a estimular las secreciones estomacales e intestinales, así como a regular el tránsito intestinal irregular. 

3 Propiedades antiinflamatorias

Contiene minerales como el silicio y el boro que cuentan con un efecto calmante, reduciendo el dolor y la inflamación que vienen causados por el lumbago, la ciática, la gota o la tendinitis. Los baños en agua caliente con esta planta te aliviarán de manera rápida y natural.

4 Propiedades antioxidantes

La versatilidad de la ortiga permite cocinarla como cualquier verdura y obtener de ella una gran cantidad de antioxidantes que nos ayudarán a retrasar el envejecimiento y a prevenir enfermedades degenerativas.

5 Propiedades analgésicas

Junto a su acción antiinflamatoria, la ortiga posee propiedades analgésicas. Muchas veces nos empeñamos en aliviar algunos dolores leves con medicamentos que, a la larga, pueden tener repercusiones en nuestra salud. En este sentido, la ortiga cuenta con efecto positivo frente a los dolores, por ejemplo de la artritis, y con el respaldo de ser una planta de origen natural.

6 Propiedades antialérgicas

La planta de la ortiga puede ser de gran ayuda cuando tienes una rinitis alérgica estacional. ¿Cómo? Es capaz de reducir los síntomas, deteniendo la tos y la mucosidad, gracias a su acción antihistamínica natural. ¡Te olvidarás de los fármacos! 

7 Ayuda contra la anemia

Además de todas las propiedades que hemos señalado, la ortiga tiene un alto contenido en hierro. Esto se traduce en una gran ayuda a la hora de prevenir o de incluso combatir la anemia

8 Contra la ansiedad y la depresión

Vivimos en estado de estrés y nervios y, en ocasiones, atravesamos épocas de demasiada ansiedad, por lo que necesitamos relajarnos y descansar para mantener nuestra mente sana. La infusión de ortiga puede ser un buen recurso para ayudar a relajarte de manera natural, pues estimula las glándulas adrenales, capaces de controlar estos estados de los que te acabamos de hablar.

9 Estimula la producción de leche

Las ortigas son ligeramente galactógenas. Las plantas medicinales galactógenas poseen propiedades muy parecidas a los estrógenos estimulantes de las glándulas mamarias y, por tanto, ayudar a la producción y subida de leche.

10 Propiedades beneficiosas para la piel

Además de nuestra salud interior, la ortiga nos ayuda con la salud exterior, en concreto la de nuestra piel. Cuenta con una acción remineralizante que causa un efecto tónico y purificador, ayudando así a combatir la fatiga y eliminando la producción excesiva de grasa.

11 Combate la caída del cabello

Parece increíble pero la ortiga se utiliza en la composición de algunos champús gracias a que sus propiedades ayudan a combatir la caspa y estimulan el crecimiento natural del cabello, además de potenciar su color original. Con ellas vas a poder decir adiós al pelo seco, que se cae y no tiene fuerza, pues te ayudará a tenerlo más sano y bonito.

¿Qué contraindicaciones de la ortiga debemos tener en cuenta?

Como siempre decimos, todo alimento debe consumirse dentro de unos límites normales y sin obsesionarse ni abusar de ellos. Con la ortiga sucede exactamente lo mismo, no debemos abusar y tendremos que hacer un uso razonado de ella, pues puede tener ciertas contraindicaciones.

Para empezar, antes de comenzar a tomarla por tu cuenta debes comentarlo con tu médico de confianza. Debido a la composición de la ortiga, sus propiedades pueden ser tan beneficiosas como perjudiciales. Por eso debemos tenerlo en cuenta a la hora de ingerirlas y comentarlo con nuestro médico antes de hacerlo, sobre todo si tienes algún tipo de alergias o tendencia a la intolerancia.

Es importante también que tengas en cuenta que la ortiga puede interferir en el resultado de algunos tratamientos que estés siguiendo. Por esta misma razón, hay que tener especial cuidado si estás tomando algún medicamento. Y, como siempre, consultar con tu médico ante cualquier posible duda. 

Su consumo está desaconsejado si posees hipertensión o insuficiencia cardíaca además de estar totalmente prohibido para mujeres embarazadas, pues puede causar abortos y partos prematuros. Sin embargo, al contrario de lo que se pueda pensar, está aconsejado para mujeres en período de lactancia pues –como hemos comentado anteriormente- estimula la producción de leche materna.

Así debes cocinar la ortiga correctamente 

Para adquirir la planta de la ortiga bien puedes acudir a herbolarios, donde ya vendrá tratada en forma de cápsulas, en polvo o en extracto; o bien puedes adquirirla de forma natural cultivándola. Eso sí, nunca debes perder de vista ni olvidarte de las propiedades urticantes que tiene que desaparecerán tras la cocción

La recomendación para cocinarlas es lavarlas y hervirlas durante un cuarto de hora. Tras hacer esto, puedes añadirlas a numerosos platos: como aderezo a tus ensaladas, hacerlas en cremas, sopas y purés; triturarlas en batidos, smoothies fríos o zumos; o como acompañamiento a la plancha o salteadas y en una infusión. ¡Hay miles de formas! 

Si vas a optar por hacerte una sencilla infusión necesitarás 10 gramos de ortigas y una taza de agua. El primer paso que debes realizar es poner a hervir el agua y agregar las hojas dejando hervir 3 minutos más antes de retirar la taza de la fuente de calor. Después solo deberás colocarlas y ¡a disfrutar!