Mi pareja no quiere tener hijos y yo sí: ¿qué puedo hacer?

Pautas que debes seguir cuando tú quieres tener un hijo pero tu novio no

Fátima Gallardo
Fátima Gallardo Terapeuta de pareja

Vuestra relación de pareja era ideal, todo marchaba como siempre lo habías soñado. Al fin sentías que habías encontrado al hombre perfecto y el futuro padre de tus hijos, pero de repente al hablar de niños han saltado las alarmas de tu compañero y te encuentras ante una situación en la que jamás te hubieses imaginado que estarías: mi pareja no quiere tener hijos y yo sí, ¿qué hago? De ello hablaremos en este artículo. 

¿Cuándo tienes que hablar con tu pareja del deseo de tener hijos?

Aunque no lo creas, descubrir que tu pareja no quiere tener hijos es mucho más habitual de lo que te imaginas. Quizás tú ya te habías imaginado una familia, niños corriendo por la casa, pero descubrir que es solo un sueño tuyo y que tu pareja no está dispuesta a ceder en este tema es difícil y a su vez doloroso.

Pero empecemos por el principio… ¿Cuándo tuviste la conversación con tu pareja sobre si queríais o no tener hijos? ¿Fue al principio de empezar a salir, cuando ya erais una pareja estable o cuando estabais en crisis y este era un motivo más para incluir en la lista de cosas por discutir sobre vuestra relación?

Conocer en qué punto de la relación se ha tocado este tema es importante porque un error que solemos cometer las parejas es no hablar de ciertos temas cuando estamos consolidando la relación. Cuando nos estamos conociendo, sentimos que el otro es nuestra alma gemela y pensamos que como nos queremos seguro tendremos los mismo gustos, objetivos e ideas. Y la realidad es que no siempre es así.

También puede pasar que no hablemos de ello por miedo a agobiar al otro. Por lo tanto, posponemos el tema, convencidos de que ya lo trataremos según vayan ocurriendo las cosas y de repente sale el tema de los hijos y es un verdadero problema porque la relación está en un punto avanzado y hemos descubierto que tenemos ideas distintas.

Si eres de los que ha decidido esperar para hablar del futuro, de las ganas o no de tener hijos, tienes que saber que existe la posibilidad de que ese planteo llegue de forma abrupta, como sin tiempo o incluso puede que lo plantee uno de los dos y que al otro lo pilla totalmente desprevenido porque no estaba en su plan de vida el hecho de pensar en tener hijos.

Tomar una decisión cuando tu pareja no quiere tener hijos

Ante esta situación pueden ocurrir varias cosas. La primera y, por lo general, más deseable, que nuestra pareja se replantee su forma de pensar y que finalmente decida que también quiere tener hijos y que nos pongamos manos a la obra. O uno de los peores escenarios es que nuestra pareja nos diga que no, que realmente no quiere ser padre, que siempre lo ha sentido así y que no va a cambiar de parecer.

Cuando tu pareja dice no, todo cambia. Podríamos decir que comienza un nuevo camino. Por una parte nos toca pararnos a pensar qué es lo que queremos nosotras y tomarnos el pulso con esta decisión.

Piensa en lo siguiente: ¿cuál es la razón real por la que quieres tener hijos? ¿Es algo que siempre has querido y por eso continuas con la idea? ¿Quieres compartir esto con tu pareja por el amor que le tengo? ¿Es realmente un deseo o en el fondo es un mandato social para sentirte realizada al ser madre?

 

¿Qué hacer si tu pareja no quiere tener hijos?

Si tras la charla y hacernos las preguntas anteriores cambiamos de opinión y vemos que coincidimos con nuestra pareja en el no querer tenerlos, es un poco más sencillo. Pues solo nos tocaría cerrar esta etapa. Y poder hacer el duelo por esta decisión. La maternidad deseada o no, es transversal en nuestra cultura y necesita de un planteamiento y un cierre en estos casos.

El peor de los escenarios se nos presenta cuando nuestra pareja nos dice que no quiere tener hijos, pero nosotras sí que tenemos bien claro que queremos ser madres. ¿Qué hacemos entonces? ¿Esperamos a que nuestra pareja cambie de opinión y que nos diga que sí? ¿Nos conformamos con su negativa y renunciamos a los niños con los que habíamos soñado? ¿Rompemos la relación a pesar de que sintamos que somos el uno para el otro? Realmente este es un camino muy duro y quizás tengamos que tomar una decisión que no queremos.

Lo cierto es que podemos encontrarnos en este punto, incluso habiendo pactado con nuestra pareja que tendríamos hijos más adelante, pero a la hora de la verdad parece haber cambiado totalmente de opinión. Sin embargo, es más probable que si hemos hablado de este tema con anterioridad, ya sea algo que al estar sobre la mesa, sea mucho más fácil de abordar y que finalmente se encuentre la solución. Por eso, aunque no sepamos bien si es una decisión definitiva, es importante hablar de estos aspectos en la consolidación de la relación.

La importancia de hablar sobre los hijos en pareja

Hablar sobre si nos gustaría tener o no hijos es uno de los temas importantes que te recomendamos que puedas hablar con la persona con la que estás comenzando una relación sentimental. Además, puedes aprovechar esta charla seria para ir un poco más lejos y también preguntarle a tu pareja:

- ¿Te gustaría tener hijos?

- ¿Cuántos hijos te gustaría tener?

- ¿Cómo quisieras educarlos?

- ¿Piensas que en el cuidado de los hijos la responsabilidad es mutua?

- ¿Te gustaría que uno de los dos se dedicara más tiempo a la crianza?

Claro que todas estas preguntas están planteadas con el objetivo de saber y conocer si compartimos la visión de la maternidad y paternidad con nuestra pareja y no con el fin de invadir o de acosar al otro haciéndole un interrogatorio.

 

El miedo a preguntar si tu pareja quiere tener hijos

Muchas veces pensamos que si hacemos la pregunta "¿quieres tener hijos?" al inicio de la relación va a parecer que estamos desesperadas, pero lo cierto es que si la relación empieza a ser seria, también comienza a haber confianza y esto provoca que los temas personales aparezcan y hablar sobre la maternidad no debería asustarnos.

También puede ocurrir que nosotras deseemos ser madres y que esto sea una condición desde el inicio para comenzar con una relación sentimental y, por lo tanto, elijamos plantear este tema desde el principio para saber si el otro piensa igual o si es mejor no comenzar con un vínculo sentimental. Aquí lo importante es poder explicarle al otro que se lo comentamos no como una exigencia sino para conocer que aunque tener un hijo no sea algo que vayamos a hacer de inmediato sí que nos gustaría saber si también forma parte de los planes a futuro de esa persona si nuestra relación avanza tal y como deseamos que sea.

Además, es muy importante que en la conversación que tengamos con nuestra pareja podamos prestar atención a las razones que nos da para no tener hijos porque quizás sean solo miedos relacionados con lo económico, a no querer educar a un hijo en este mundo o el miedo a perder la buena relación de pareja que actualmente tenéis.

¿Tu pareja no quiere tener hijos? Haz lo que sientas

Realmente la maternidad no es una decisión sencilla, pero si tu pareja te ha dicho que no quiere tener hijos, lo que no podemos recomendarte es que te quedes en la relación solo pensando que ya se le pasará y que ya cambiará de opinión porque si bien podría pasar, lo más probable es que esto no ocurra nunca y entonces ¿cómo crees que te vas a sentir? ¿Crees que es una decisión madura y sana para tu vida?

Puede que llegue el momento en el que tengas que plantearte si romper o no con esta relación y sí, lo sabemos… es una decisión dura, pero también es verdad que es un paso necesario si para ti si la maternidad es una de tus prioridades y no lo es para tu pareja, ¿no lo crees? Piénsalo, háblalo y toma la decisión con la que más en paz te sientas.

Nos encantará leer tu reflexión en los comentarios de este artículo sobre si tu pareja no quiere tener hijos y tú sí. ¿Qué harías tú? 

Puedes leer más artículos similares a Mi pareja no quiere tener hijos y yo sí: ¿qué puedo hacer?, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.