Alimentos para reducir el colesterol: cómo comer sano

Lorena Martín

Actualmente, el colesterol alto es uno de los problemas de salud más generalizados en nuestra sociedad. Ese aumento de los niveles de colesterol LSL provoca que muchas personas tengan que cambiar sus hábitos de alimentación apostando por alimentos que les ayuden a reducir su colesterol.

Aunque antes de nada es bueno que aclaremos qué es el colesterol y qué diferencias hay entre el “colesterol bueno” y el “colesterol malo”.

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una sustancia grasa natural que el organismo necesita, en su justa medida, para sus funciones vitales. Su origen puede ser interno, el que se produce dentro del propio organismo, fundamentalmente en el hígado; o externo, el que aportamos a través de la dieta, principalmente a través de alimentos de origen animal como carnes, huevos o lácteos.  

Lo curioso del colesterol es que existen dos tipos, “bueno y malo”, y que ambos son necesarios para nuestro correcto funcionamiento.

Por una parte, el colesterol “bueno” va asociado a la lipoproteína de alta densidad “HDL” y se encarga de recoger el colesterol de los tejillos y llevarlo hasta el hígado.

Por la otra, el colesterol “malo” va asociado a la lipoproteína de baja densidad “LDL” y su función es la de transportar el colesterol desde el hígado al resto del organismo.

De esta manera, como ambos tipos cumples funciones diferentes y necesarias para nuestro cuerpo, ambos deben coexistir en el organismo, sin embargo, muchas veces llevar una alimentación demasiado grasa provoca que bajen los niveles de colesterol bueno y suban los del colesterol malo.

¿Qué debemos hacer para bajar el colesterol malo?

- Disminuir las grasas

- Reducir el consumo de sal

- Favorecer la eliminación de toxinas

- Incrementar la actividad física con tal de movilizar las grasas

¿Qué alimentos son buenos para reducir el colesterol? 

Por una parte econtramos los aguacates, ya que contienen una cantidad abundante de ácido oleico, una grasa monoinsaturada que ayuda a proteger el colesterol bueno mientras reduce el malo.

También hemos de contar con las legumbres, especialmente las lentejas. La fibra soluble que se encuentra en las lentejas forma una sustancia pegajosa que tiende a unirse al colesterol malo, facilitando su expulsión del organismo.

En otro orden de cosas; aparecen alimentos como los frutos secos, que contienen altos niveles de esteroles de origen vegetal que impiden la absorción de colesterol; o las peras, gracias a su alto contenido en pectina, que se une al colesterol y lo elimina del organismo antes de digerirlo.

Por último, no debemos perder de vista los tomates, por su gran cantidad de licopenos, un compuesto vegetal que reduce los niveles de colesterol LDL.

Y es que la alimentación debe ser siempre sana, evitando los excesos para que nuestro organismo encuentre, con nuestra ayuda, el equilibrio perfecto con el que vivir de manera saludable.