Depresión por amor o desamor; no dejes tu felicidad en manos de los demás

Cómo evitar la depresión por amor

Laura Sánchez

Depresión por amor

Hay quien no lo toma muy en cuenta cuando una persona enferma de amor o, más bien, de desamor. Pero lo cierto es que la depresión por amor es tan peligrosa como cualquier otro tipo de depresión motivada por causas aparentemente más lógicas.

Esta actitud de restarle importancia a la depresión por amor y considerarla simplemente “mal de amores” hace que quienes enferman por este motivo pasen mucho más tiempo sufriendo las consecuencias de este trastorno psicológico y sea mucho más difícil encontrar un tratamiento. Pero la depresión por amor también se cura.

Depresión por amor o desamor

Nadie se explica cómo un sentimiento tan hermoso como el amor, capaz de llenarnos de energía, vitalidad y felicidad, puede convertirse en un momento, o con el tiempo, en un arma capaz de destruirnos emocionalmente, de dejarnos vacías, sin ilusiones y sin fuerzas para afrontar el día a día. Pero la realidad es que el amor también puede llevarnos a la depresión.

Son muchas las situaciones sentimentales que pueden poner en peligro nuestro equilibrio emocional. Algunas depresiones por amor son la consecuencia más inmediata de una ruptura de pareja, otras vienen motivadas por un amor no correspondido, otras más cuando el amor se convierte en dependencia y la mayoría de las veces ocurre que no sabemos reconocer que el amor se acaba, que no podemos afrontar el desamor.

No podemos tomarnos a la ligera esta depresión por amor, pensando que no se trata de una enfermedad como tal, sino de un fallo personal que no sabemos afrontar. La depresión es un trastorno psicológico con graves consecuencias para nuestra salud y es considerada una enfermedad sea cual sea el motivo que la provoque.

Evitar la depresión por amor

En el momento en que podamos reconocer que estamos metidas de lleno en una depresión, lo más conveniente es recibir el tratamiento médico y psicológico más adecuado. Pero es cierto que muchas veces depende de nosotras mismas saber aceptar el desamor y protegernos frente a una depresión.

Lo más importante cuando hablamos de depresión por amor es aprender a respetar la decisión de la persona amada; que la otra persona no corresponda nuestro amor, que no se comporte como habíamos esperado, que nos traicione o directamente nos abandone es algo que no está bajo nuestro control, así que lo mejor es aceptar que, efectivamente, si ha sido capaz de decepcionarnos, es que no era el amor verdadero.

Para superar cualquier depresión es necesario buscar toda la ayuda que podamos, siendo fundamental recibir el apoyo y el cariño de las personas más cercanas. Y para alejar la tristeza, la desolación y el miedo es importante que nos obliguemos a estar activas, aunque no tengamos fuerzas, aunque no encontremos las ganas. Si conseguimos centrar nuestra atención en otros asuntos, estaremos dando un paso muy grande para olvidarnos de la depresión.