Enfermedades articulares: tipos y consejos para evitar complicaciones

Causas y prevención de las enfermedades articulares más comunes

José Manuel Torres Zazueta

La articulación es la estructura anatómica que permite la unión entre el cartílago y el hueso y el movimiento. No todas las articulaciones son móviles como las que se encuentran entre los huesos del cráneo y algunas de la columna vertebral. Generalmente, las articulaciones suelen desgastarse gradualmente conforme vamos envejeciendo ya que estas comienzan a ser menos flexibles y más rígidas.

Sin embargo, hay otros factores que originan los problemas articulares como lesiones o enfermedades. ¿Cuáles son las enfermedades articulares más comunes? ¿Qué debemos hacer si creemos que estamos padeciendo de una de ellas? En Diario Femenino, con la colaboración del Dr. José M. Torres Zazueta, médico general de Doctoranytime, te contamos los tipos y algunos consejos para evitar complicaciones en las enfermedades articulares que te van a ser de gran ayuda. 

Enfermedades que provocan problemas articulares 

+ Artrosis u osteoartritis

La más común, es una enfermedad crónica y degenerativa que normalmente aparece en adultos mayores. Esta enfermedad provoca la destrucción del cartílago articular, eliminando la facilidad de movimiento, desgaste óseo, rigidez articular y disminución de la flexibilidad y provocando dolores articulares y pérdida de la movilidad.r

+ Artritis reumatoide

Desafortunadamente un padecimiento cada vez más común. Es una enfermedad autoinmune que provoca inflamación de las articulaciones y otros trastornos sistémicos de importancia (oculares, pulmonares, neuromusculares, amiloidosis, etc.), generando entre otros dolores, deformidad progresiva articular, falta de movilidad y, en ocasiones, las articulaciones pueden llegar a perder la totalidad del movimiento.

Según un estudio de la Unidad de Reumatología del Hospital Clínico de Sant Joan d'Alacant, las manifestaciones clínicas articulares de la artritis reumatoide se inician con "dolor e inflamación de varias articulaciones, acompañándose de rigidez matutina, lentitud o dificultad para mover las articulaciones tras levantarse de la cama o tras permanecer en la misma posición un largo tiempo, afectando a ambos lados del cuerpo y que mejora con el movimiento". 

+ Bursitis

La bursitis se refiere a la inflamación de las bursas o bolsas de las zonas donde hay movimiento articular repetitivo como las rodillas, codos, muñecas, pelvis, tobillos, dedos y hombros. La enfermedad provoca que las bolsas llenas de líquido sinovial aumenten de volumen provocando dolor, rigidez y pérdida de movilidad a largo plazo pueden dañar el cartílago articular.

+ Necrosis aséptica

Es la pérdida del flujo sanguíneo de forma temporal o permanente en las superficies articulares y ciertas porciones óseas, destruyendo el cartílago. También puede verse afectado el hueso tanto por la falta nutricia como por el desgaste mecánico.

+ Dislocaciones

Pueden generar problemas articulares cuando hay lesiones que sacan de lugar a los huesos, sobre todo por el traumatismo mecánico agudo si este es de importancia o crónico. 

¿Cómo se detectan problemas en las articulaciones?

Para que un especialista pueda detectar problemas dentro de la articulación puede hacer uso de: 

- Radiografías: pueden seguir la evolución de la enfermedad y mostrar si existe pérdida del cartílago o daño óseo.

- Ecografías: usando ondas sonoras el especialista podrá obtener imágenes de los cartílagos, datos del líquido sinovial, tejidos blandos y las bursas.

- Imágenes por resonancia magnética (RM): producirá imágenes mucho más detalladas de los tendones, ligamentos y cartílagos.

- Tomografía computarizada (TC): este estudio permite visualizar el hueso y los tejidos blandos

Gracias a estas pruebas el especialista podrá darse cuenta si hay pérdida de cartílago, daño en los huesos, el estado de los tejidos blandos y las estructuras que contienen líquido, entre otros. 

¿Cómo se tratan los problemas articulares? 

Para tratar correctamente los problemas o las enfermedades articulares, es importante conocer el origen y la fase del problema. De esta forma el especialista podrá saber qué tratamiento se necesita y si se puede eliminar completamente o solo puede reducirse el dolor.

Generalmente las lesiones causadas por deportes pueden ser tratadas con tratamientos conservadores; reposo, compresión y hielo para eliminar y aliviar el dolor y la inflamación articular. Para otros tipos de enfermedades articulares y previa valoración e indicación médica se puede hacer uso de medicamentos antiinflamatorios, analgésicos, corticosteroides, entre otros.

También la fisioterapia puede ser muy útil sobre todo cuando se trata de osteoartritis. Además la fisioterapia es una indicación postquirúrgica de los procedimientos de reparación o reemplazo articular.

Consejos para evitar enfermedades articulares 

Como bien hemos mencionado antes, las enfermedades articulares generalmente se generan de forma gradual y conforme avanza la edad. Sin embargo, sí existen formas de reducir los riesgos de padecer estas enfermedades articulares, por lo que decidimos consultar al Dr José M. Torres Zazueta para que nos aconseje cómo podemos reducir estos riesgos.

+ Evitar el sobrepeso y la obesidad (Índice de Masa Corporal por fórmula de Quetelet entre 18.5 a 24.9).

+ Adecuada hidratación diaria, evitar refrescos, café, té negro y jugos industrializados, se recomienda agua simple y líquidos claros (promedio para ambos sexos de 2.5 a 3 litros al día).

+ Vigilancia de la adecuada postura y posición de los movimientos al caminar, sentarse, realizar ejercicio, cargar y movilizar objetos, trabajar en la computadora o en un escritorio, etc.

+ Vigilar niveles de calcio sérico y densidad ósea, sobre todo en mujeres en climaterio o menopausia, o pacientes con ciertos tratamientos o enfermedades que alteran o afectan el metabolismo del calcio.

+ Evitar ejercicio físico de rutina de "alto impacto", se recomiendan rutinas individualizadas a la edad, necesidades y gustos de cada paciente, el ejercicio con mayores beneficios cardiopulmonares, de tonificación muscular y de menor impacto osteoarticular es la natación.

+ Actividad física rutinaria, el deporte moderado y correctamente supervisado es una excelente opción para tonificar los músculos y mantener en adecuado funcionamiento al aparato osteoarticular.

+ Elección de calzado adecuado, evitar utilizar calzado sin soporte de arco o muy rígido, el uso de tacones de manera rutinaria también daña las articulaciones de los dedos y huesos del pie, tobillos y rodillas. En caso de eventos u oficios que implican mucho movimiento, periodos prolongados de caminata o de permanecer de pie, calzado tipo tenis o botas industriales con plantilla y arco son recomendables.

+ Evitar automedicarse, evitar uso de suplementos alimenticios o medicamentos analgésicos sin indicación o supervisión médica, estos pueden no tener ningún beneficio clínico e incluso pueden tener efectos adversos que van de moderados a graves.

+ Valoración temprana por un especialista, si comenzamos a presentar molestias, dolor o percibimos disminución o incapacidad de movilidad una recomendación adecuada es acudir de manera temprana con un médico especialista, ortopedista o médico reumatólogo, ya que hay enfermedades como la artritis reumatoide que un diagnóstico y tratamiento temprano mejora el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes. 

Y tú, ¿sufres problemas en las articulaciones? ¿Te ha resultado útil el artículo y los consejos del especialista? ¡Te leemos en los comentarios!

 

Referencias bibliográficas:

  • Carmona L, Villaverde V, Hernández-García C, Ballina J, Gabriel R, Laffon A; EPISER Study Group. The prevalence of rheumatid arthritis in the general population of Spain. Rheumatology. 2002.
  • Gómez A. Nuevos criterios de clasificación de artritis reumatoide. Rheumatol Clin. 2011.

Puedes leer más artículos similares a Enfermedades articulares: tipos y consejos para evitar complicaciones, en la categoría de Enfermedades en Diario Femenino.