El dolor de espalda después del parto es normal: así puedes aliviarlo

Ejercicios y técnicas para recuperarte tras dar a luz

L.D

Cómo aliviar el dolor de espalda después de dar a luz

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer se va transformando de una manera increíble, experimentando cosas que de otra forma no lo haría. Tras el parto el cambio es radical, no solo en la forma de vida de las madres sino en la manera en la que el organismo se enfrenta a ello. En este proceso también se incluye la recuperación, parte imprescindible del proceso. 

Tras los 9 meses de embarazo el cuerpo necesita adaptarse a la nueva situación: dormir menos, descansar poco... Debemos trabajar para reeducarlo, sobre todo para que tener un hijo no nos cueste la salud. Habrá dolencias que se tengan tras dar a luz, como en la espalda, pero también hay formas de recuperarse. ¡Tranquila! El dolor de espalda después del parto es normal y así puedes aliviarlo

Principales causas del dolor de espalda postparto

Tras dar a luz nuestro cuerpo necesita acostumbrarse a nuevas posiciones. Por ejemplo cuando cogemos al bebé, o cuando le damos el pecho. Fíjate que ya ni siquiera hablamos de recuperar o no tu peso antes del embarazo, sino de la calidad de vida y de la salud a la hora de afrontar esta nueva etapa. 

En este tiempo de postparto existen numerosas mujeres que tienen dolores de espalda, algo que es normal pero que debemos tratar cuanto antes. Y este tratamiento comienza por una reeducación de nuestras posturas y de nuestras costumbres. Debemos aprender a tomar conciencia de ciertos ejercicios y estiramientos que hay que realizar a diario para evitar dolores. 

Una de las causas más habituales del dolor de espalda suele ser la inactividad. Muchas mujeres tienden a hacer menos ejercicio, y a moverse poco o nada durante el embarazo aunque lo cierto es que pueden llevar una vida deportiva controlada prácticamente hasta el final. Esto produce una mala condición física que a menudo se ve reflejada en dolores de espalda.

Ejercicios para recuperarse tras dar a luz

Ejercicios para aliviar el dolor de espalda

Existen algunos ejercicios básicos que podemos realizar de forma rutinaria para fortalecer el cuello y la espalda ¡y podrás hacerlos desde casa! Eso sí, antes de realizar cualquier ejercicio deberás consultárselo al médico. El período de recuperación post parto es diferente en cada mujer (sobre todo si ha sido por cesárea, por ejemplo), así que es importante contar con su autorización.

Ejercicio 1

Coloca una esterilla en el suelo y un cojín encima para apoyar la cabeza ya que tu posición será boca arriba. Pon los brazos a lo largo del cuerpo, pegados a él, y flexiona las rodillas con los pies apoyados en el suelo. Ahora, levanta la cadera con ayuda de las manos hasta que se trace una línea recta desde la punta de tus rodillas, bajando por la cadera hasta el pecho. Aguanta 15 segundos y repite el ejercicio 10 veces. 

Ejercicio 2

Colócate de rodillas en la esterilla y sitúa las manos frente a ti, todo lo lejos que puedas. Al ir deslizando las manos coloca la cabeza entre los brazos, de forma que notes que tu espalda se va estirando poco a poco. Esta es la que se conoce comúnmente como la posición del rezo.

Hábitos para mejorar el dolor de espalda tras dar a luz

Parece una obviedad, pero junto a los ejercicios que te acabaos de explicar es importante tener, o más bien cambiar, uno o dos hábitos que los complementen. De esta manera, asegurarás que los dolores de espalda desaparezcan de una vez por todas. 

Actividades para recuperar el cuerpo tras dar a luz

+ Siéntate bien

Lo más importante es que te sientes bien, porque aunque parece que ya lo haces puede que estés dañando tu espalda solo con la posición que tienes al sentarte. Intenta que los pies estén apoyados en el suelo para favorecer el riego sanguíneo, y ten la espalda recta. Si estás sentada en el ordenador intenta que la pantalla no esté muy baja ya que tu cuello sufrirá las consecuencias. 

+ Una posición correcta para la lactancia 

A la hora de la lactancia es muy importante el confort de tu bebé, pero también debes cuidarte tú misma. Por eso, necesitáis encontrar una posición en la que los dos estéis a gusto. Prueba a buscar un sitio tranquilo, como una butaca. Acomódate con uno o varios cojines e intenta mantener la espalda erguida independientemente del lado en el que tengas el bebé. 

+ Practica yoga

Si bien lo que te vamos a contar podríamos meterlo como un ejercicio, lo cierto es que encaja mejor como una práctica ya que debes tenerlo como hábito. Intenta reservar una hora para ti en la que puedas empezar a coger práctica de elaborar ejercicios.

El yoga es muy bueno porque despejará cuerpo y mente. Con respecto al cuerpo, todas las posturas que hagas te ayudarán a fortalecer la espalda, así como a ganar flexibilidad y resistencia. En cuanto a la mente, te ayudará a sentirte más en paz y a dedicar un rato solo para ti.