Consejos para dejar de ser una persona envidiosa

Dejar la envidia de lado es posible con estas recomendaciones

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Todos hemos sentido envidia alguna vez, sin embargo, ese sentimiento de desear lo que tiene otra persona no siempre es un problema, a veces también es un aliciente para definir nuestros objetivos e ir a por ellos. Aunque en esta ocasión en concreto hablamos de cuando la envidia se convierte en un problema, de cómo dejar de ser una persona envidiosa porque eso es precisamente lo que te impide ser feliz.

¿Se puede dejar de ser una persona envidiosa?

Sí, se puede. Estás viendo las fotos de las vacaciones de una amiga en Facebook y es normal que sientas cierta envidia; depende del destino y de su habilidad para sacar fotos, puedes incluso sentir cierta tristeza. ¿Qué haces a continuación? Si pasas a otra cosa y te olvidas del tema, no tienes de qué preocuparte.

Pero si no puedes quitarte de la cabeza las vacaciones de tu amiga, si te sientes triste, frustrada y angustiada porque tú no has tenido ese tipo de vacaciones, será mejor que te plantees cambiar de actitud porque la envidia te va a hacer infeliz. Atenta a nuestros consejos para dejar de ser una persona envidiosa.

1. No juzgues

Hacer juicios de valor sobre otras personas te está perjudicando. Ver cómo tu compañera de trabajo consigue ese ascenso que tanto deseaba y pensar que no se lo merece no va a ayudarte en tu carrera. Criticar a tu vecina porque crees que es mala madre y que por eso disfruta de la vida más que tú tampoco te servirá de mucho para mejorar tu vida.

2. Evita las comparaciones

¿Por qué ella tiene un coche de alta gama y yo no me puedo permitir cambiar mi viejo vehículo?, ¿por qué ella se puede ir de vacaciones al Caribe y yo me tengo que conformar con el pueblo?, ¿por qué ella puede estudiar una carrera y yo tengo que ponerme a trabajar? Puedes seguir haciendo comparaciones con otras personas y preguntándote por qué, por qué, pero es tiempo perdido que podías estar dedicándote a ti misma.

3. Deja de fijarte en los demás 

Al hilo de las comparaciones, no puedes conocer todas las circunstancias vitales y personales de las personas con las que te comparas. Deja de fijarte en los demás y conviértete en la protagonista de tu propia vida.

4. Sé más independiente

Las personas envidiosas tienden a mostrarse en actitud victimista. Si ellas no han podido lograr sus metas es porque la sociedad no les ha dejado. Si no te dejas llevar por las convenciones, si no te dejas influir por los demás y empiezas a ser más independiente, serás también la artífice de tu propia felicidad.

5. No culpes a los demás

Porque culpabilizar a los demás de tu insatisfacción vital no va a hacer que te sientas mejor. Tampoco tienes que castigarte a ti misma. Simplemente ponte en marcha, pon el foco de atención en lo que tú quieres y ve a por ello.

6. ¿De dónde sale tu envidia?

Nunca está de más hacer un ejercicio de introspección para conocerte mejor y descubrir cuál es el origen de tu envidia. Si lo haces con un poco de autocrítica, descubrirás lo absurdo y poco efectivo que es ser una persona envidiosa.

7. No hay dos personas iguales

En este mundo no hay dos personas iguales y eso es una suerte. No puedes intentar ser igual a otra persona, porque vuestras circunstancias, vuestras capacidades y vuestros deseos no son iguales. Además, ¿por qué querrías dejar de ser una persona única y especial?

8. Recuerda al Karma

Si sigues en esa actitud envidiosa, el Karma va a venir a por ti con toda su fuerza. No es una amenaza, es una advertencia porque es bien sabido que cuando repartes a los demás energía negativa, esa energía te será devuelta con más potencia.

9. Acepta que la vida es injusta

Claro que te gustaría un trabajo mejor, una relación de pareja ideal, viajar por todo el mundo y tener una casita decorada a la última. Tú no tienes todo eso y tu vecina sí. ¿Por qué? La vida no siempre es justa y no siempre te da lo que te mereces, acepta eso. Y al mismo tiempo aprende a reconocer todo eso que sí tienes y que puede hacerte muy feliz.

10. Mejora tu autoestima

La principal causa de la envidia es la falta de autoestima. No siempre se trata de problemas de autoestima que puedes identificar porque a veces están escondidos en forma de egocentrismo, pero eso no significa que no estén ahí. Dedícate a quererte más, a conocerte mejor y, sobre todo, deja de boicotearte a ti misma porque no te lo mereces. 

Y tú, ¿eres una persona envidiosa?

Puedes leer más artículos similares a Consejos para dejar de ser una persona envidiosa, en la categoría de Autoayuda en Diario Femenino.