La importancia de dormir bien para reducir el estrés

Andrea Collantes

El estrés es parte inseparable de nuestra vida y por ello debemos aprender a canalizarlo y manejarlo para que no se adueñe de nuestras vidas.

En muchas ocasiones, estar expuestos a altos niveles de estrés influye tanto en nuestro quehacer diario como también durante las horas de sueño, haciendo que si nuestro descanso no sea óptimo y nuestro estrés aumente.

Descansar y dormir bien es fundamental ya que durante el ciclo de sueño nuestro cebero organiza de forma eficiente la información, favoreciendo los cambios plásticos de tipo homeostático que permiten la organización de ideas.

Mientras dormimos los niveles de estrés se ven reducidos por ello, en edad adulta, debemos dormir un promedio de entre 7 y 8 horas diarias para adquirir la energía suficiente y tener una buena calidad de vida.

El ciclo de sueño se compone de tres periodos: sueño ligero, sueño medio y el sueño profundo. Durante este último, nuestro cuerpo se recarga por lo que si se ve interrumpido no estamos descansando lo suficiente.

Cómo conciliar el sueño de forma eficaz

Como el estrés es parte de nuestra vida, debemos crear o eliminar una serie de hábitos de nuestra rutina para controlarlo:

- Nuestro dormitorio debe estar dedicado únicamente al ritual del sueño evitando cualquier tipo de distracción como la televisión, el trabajo o desorden. Oscura y tranquila debe ser el lugar de mayor relax de la casa.

- Antes de acostarte, no debemos consumir ningún tipo de estimulante. Hemos de eliminar las bebidas con cafeína, el chocolate, ciertos refrescos e incluso el tabaco.

- No hemos de hacer grandes esfuerzos intelectuales ni físicos tiempo antes de acostarnos ya que una estimulación excesiva de la mente o el cuerpo puede hacer que el sueño desaparezca.

- Es importante estar relajado antes de acostarse, por ello un baño o una infusión relajante pueden ayudar a la hora de conciliar mejor el sueño.