La inteligencia emocional en el trabajo: la clave del éxito

Desarrollar la inteligencia emocional puede llevarte al éxito en el trabajo

Laura Sánchez

Para qué sirve la inteligencia emocional en el trabajo

Buscamos ser felices y disfrutar más de todos los ámbitos de la vida y encontramos en la inteligencia emocional las claves del bienestar. Con nosotros mismos, en el amor, en la familia, en nuestras relaciones sociales y también en el trabajo. Aplica la inteligencia emocional en el trabajo porque te puede llevar directamente al éxito.

Qué es la inteligencia emocional en el trabajo

Cuando hablamos de inteligencia emocional, hablamos de esa capacidad para conocer y gestionar las emociones propias, para conocer también las emociones ajenas y poder empatizar con otras personas y modificar la relación que tenemos con ellas. Eso te puede ayudar mucho en tu trabajo, ¿no es cierto?

Pero hablemos de éxito porque está estrechamente ligado a la inteligencia emocional. Muchos estudios confirman la teoría de que las personas exitosas no necesitan tanto un cociente intelectual alto como una buena inteligencia emocional. Saber gestionar las emociones y aprender a automotivarse y a motivar a los demás es la mejor cualidad que puedes tener para alcanzar el éxito.

Y todo esto independientemente de lo que consideres como éxito. Tal vez tu objetivo no sea dirigir una multinacional, no todo el mundo está preparado para ello. Tal vez el éxito consiste en disfrutar de tu trabajo y en no padecer las tensiones habituales entre compañeros o con los jefes que suelen acabar en un síndrome de burn out cuando no en una depresión.

La inteligencia emocional aplicada al trabajo

Cómo puede ayudarte la inteligencia emocional en el trabajo

¿Qué ocurre en cualquier trabajo? Que tienes que interactuar con otras personas. Con tu jefe, con tus subordinados, con tus compañeros, con tus clientes...Y aquí entra en juego la inteligencia emocional para que disfrutes de un entorno de trabajo más saludable.

1 Observa el lenguaje corporal de las personas con las que te relacionas en el trabajo. Si están cómodos, cuándo se ponen más tensos, qué momentos generan conflictos o malestar.

2 Escucha a tu alrededor. Las personas en el entorno de trabajo tienen mucho que decir y no siempre escuchamos atención. La inteligencia emocional pasa por una escucha activa y atenta.

3 El objetivo de observar y escuchar es que conozcas mejor a tus compañeros y sus reacciones. Una vez que tienes esto, debes dar un paso más en la inteligencia emocional.

4 Hablamos de las habilidades sociales aplicadas según la inteligencia emocional. Si eres capaz de autoregular tus emociones, también podrás con hacerlo con las de los demás y así crear un clima de trabajo más agradable y confiable.

5 La inteligencia emocional habla de motivación y automotivación y esto es fundamental en un entorno laboral en el que es fácil perder el objetivo y la motivación mientras miramos atentamente cuánto falta para la hora de salida.

6 Gestionar las situaciones de estrés es más sencillo para quien ha desarrollado la inteligencia emocional. Y también puedes ayudar a los demás para que el estrés no desborde sus emociones.

7 Como jefe o como subordinado, la inteligencia emocional te conduce a fijarte objetivos realistas en cuanto a productividad y en cuanto a relaciones con los demás. Y eso, al fin y al cabo, es la base de una buena jornada laboral.

Y tú, ¿ya sabes cómo aplicar la inteligencia emocional en el trabajo?