¿Qué es el síndrome de piernas cansadas?

Las causas, los síntomas y el tratamiento para las piernas cansadas

María Fernández

¿Alguna vez has notado durante varios días seguidos que las piernas te pesan más de la cuenta? Podrías padecer el síndrome de piernas cansadas. Este tipo de fatiga es una de las molestias más desagradables con las que te puedes topar en tu día a día, pero puedes evitarla o, al menos aliviarla, siguiendo algunos consejos. Para conocer un poco más sobre ello, acudimos a la guía de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC). Descubre qué es el síndrome de piernas cansadas y si lo padeces. 

Descubre qué es el síndrome de piernas cansadas

El síndrome de piernas cansadas se da cuando el sistema circulatorio de las piernas no está funcionando bien. Si la sangre se estanca, se dilatan las venas o se filtran líquidos a los tejidos, se produce hinchazón y pesadez, lo que lo provoca el síndrome de piernas cansadas.

Este afecta entre el 20 y el 30% de la población adulta y es más habitual en mujeres, que lo sufren 5 veces más que los hombres. Conforme avanza la edad también hay más probabilidad de sufrirlo: a los mayores de 50 años les afecta en un 50% más.

SEFAC recomiendan acudir a un farmacéutico en las primeras fases del síndrome porque este te puede aconsejar sobre cómo prevenirlo. Si las molestias van a más, tendrás que ir al médico.

Síndrome de piernas cansadas: síntomas

Las molestias podrían empeorar cuando la mujer está embarazada, durante la menstruación, mientras se toma anticonceptivos orales o se somete a tratamientos hormonales sustitutivos. Si tienes estos síntomas, podrías estar padeciendo el síndrome de piernas cansadas.  

+ Sensación de pesadez en las piernas.

+ Hinchazón en los miembros inferiores que va a peor cuando estás mucho rato de pie sin moverte demasiado y que mejor cuando te tumbas, al moverte y con el frío.

+ Dolor de piernas.

+ Calambres musculares.

+ Prurito o picor frecuente.

+ Hormigueo y/o agujetas.

+ Edemas por las piernas, es decir, aspecto de hinchazón blanda.

+ Parestesias nocturnas, es decir, sensación de adormecimiento de las piernas.

+ Varices.

+ Cansancio.

Síndrome de piernas cansadas: causas

Hay ciertos factores que te predisponen a sufrir el síndrome de piernas cansadas. Estas son las causas no evitables que te pueden llevar a padecerlo:

+ Con el paso de los años, es más probable padecerlo.

+ También existe una predisposición genética, es decir, influye el tener antecedentes familiares que lo hayan sufrido.

+ Las enfermedades que hayas podido sufrir antes pueden ser la causa de tu síndrome de piernas cansadas como, por ejemplo, un problema circulatorio previo.

+ El pie plano también puede predisponer a sufrir el síndrome de piernas cansadas dado que este disminuye la contracción muscular durante la marcha.

Por otro lado, hay otros factores que sí que puedes sortear haciendo un cambio de hábitos o evitando ciertos comportamientos.

+ El sedentarismo, pero también estar mucho tiempo de pie, la exposición prolongada al calor, las profesiones de riesgo, etc. Todo ello favorece la dilatación y la circulación lenta de la sangre en las venas.

+ El sobrepeso podría dificultar la eficacia de la bomba muscular de las piernas.

+ El estreñimiento y la gestación aumentan la presión abdominal y, por tanto, te pueden predisponer a sufrir el síndrome de piernas cansadas.

+ La ropa demasiado ajustada en la cintura o las piernas podría frenar el retorno sanguíneo al corazón.

+ Hay terapias hormonales, como la contracepción oral y la terapia hormonal sustitutiva que pueden causarte este síndrome.

Síndrome de piernas cansadas: tratamiento

No dudes en acudir a un profesional para tratar tus piernas cansadas, ya que él podrá aconsejarte el tratamiento más adecuado para tu caso en particular. Estos son los distintos tipos de procedimientos que propone SEFAC.

+ Terapia Compresiva. En este tipo de tratamientos se utilizan vendas o medias de comprensión para ejercer presión sobre algunos puntos de las piernas.

+ Fitoterapia. Se trata de utilizar distintos tipos de plantas medicinales que mejoran la circulación de la sangre. Se suelen utilizar algunas como el Castaño de indias, el rusco, la vid roja, la centella asiática, etc.

+ Hidroterapia. Esta terapia trata de utilizar duchas y masajes de agua fría, alternada con tibia, para estimular las piernas.

+ Terapia farmacológica. Un profesional puede aconsejarte distintos fármacos para mejorar el síndrome de piernas cansadas.

+ Cirugía vascular. En algunos casos, un médico puede determinar que es necesario hacer una cirugía vascular.

Síndrome de piernas cansadas: consejos para prevenirlo

El síndrome de piernas cansadas puede prevenirse y, si ya lo padeces, aliviarse. Sigue los siguientes consejos para reducir las molestias.

+ Mantén las piernas en alto, por encima del corazón, para mejorar la circulación. Hazlo durante 30 minutos entre 2 y 3 veces al día. Es mejor que no cruces las piernas

+ Duerme con las piernas ligeramente elevadas entre 10 y 20 cm. Para ello, colócate unas almohadas o cojines bajo los pies.

+ Evita las fuentes de calor como las estufas, los radiadores o la exposición excesiva del sol.

+ Intenta hacer algo de ejercicio todos los días porque tus piernas agradecerán el movimiento. SEFAC te aconseja caminar, nadar o pedalear durante al menos 30-60 minutos al día.

+ Si por tu rutina tienes que pasar mucho tiempo de pie, haz pequeños ejercicios que no requieran mucho esfuerzo. Ponte de puntillas varias veces seguidas, camina sobre los talones…

+ Evita la ropa demasiado ajustada y los calcetines con gomas muy apretadas. Para evitar el síndrome de piernas cansadas, utiliza prendas amplias y de materiales transpirables.

+ También es mejor usar calzado ancho y muy cómodo. Los tacones son desaconsejables.

+ Lleva una dieta sana y equilibrada para evitar el sobrepeso y el estreñimiento.