6 pautas para afrontar la pérdida de un ser querido en Navidad

Consejos para celebrar la Navidad en mitad de un duelo

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cuando llega la Navidad las ausencias duelen más, las pérdidas duelen más, sobre todo si se trata de una pérdida reciente. Por todo, el espíritu que rodea la época navideña, el dolor se intensifica en estas fechas y puede complicar la superación del duelo. La tristeza, la nostalgia, los recuerdos y la obligación de sonreír se alían para que vivas las navidades más complicadas. Pero tenemos algunas pautas para afrontar la pérdida de un ser querido en Navidad. No renuncies a la felicidad.

Cómo superar la pérdida de un ser querido en época navideña

Alguien de tu familia ha muerto hace poco y son las primeras navidades que pasáis sin esa persona. El dolor aún está ahí y se recrudece cada vez que una calle se enciende con la iluminación navideña al pensar que esta Navidad ya no está con vosotros. ¿Cómo afrontar la pérdida de un ser querido en Navidad?

1 No te niegues el dolor

Resulta tentador hacer el esfuerzo de aparentar que todo va bien de cara a los demás. Pero no va todo bien, os falta alguien, hay una ausencia que duele y seguramente a toda la familia le duela igual. Llora si tienes ganas de llorar, reconoce la angustia y también el miedo que os da la llegada de la Navidad en estas circunstancias.

No renuncies a la Navidad

Muchas familias deciden renunciar a celebrar la Navidad por estar inmersos en un proceso de duelo. Podéis hacerlo, pero no es lo más saludable, especialmente si hay niños en casa a los que el dolor por la pérdida no les impide mantener la ilusión navideña. Los adultos tenemos mucho que aprender de los más pequeños.

Recuerda la ausencia con naturalidad

Celebrar la Navidad no implica que tengáis que hacer como si nada hubiera pasado. Hay una ausencia importante en esa mesa familiar y un ejercicio saludable es recordar todos juntos a esa persona que se ha ido. Contar las anécdotas más divertidas o los episodios más señalados de su vida. Puede que el recuerdo os haga llorar, pero es un ejercicio puntual. Un buen momento para hacerlo es cuando os sentéis todos a la mesa.

4 Homenaje al ser querido

Si quieres compartir de alguna manera estas fechas con la persona que ya no está, puedes poner una foto o un recuerdo personal suyo en el árbol de Navidad. Así sentirás que está con vosotros en todo momento.

Nuevos rituales de Navidad

Esta Navidad va a ser diferente, es evidente. Así que puedes introducir en la celebración nuevos rituales. Esto significa que no deberías seguir la tradición familiar al pie de la letra para que el factor sorpresa os haga desviar la atención, al menos durante un momento, de esa ausencia tan dolorosa.

6 Permítete disfrutar la Navidad

Estás triste por la pérdida de un ser querido, es cierto. Pero la tristeza va y viene, no la conviertas en tu estado permanente porque corres el riesgo de sufrir una depresión. Más a menudo de lo que imaginamos, creemos que no tenemos derecho a seguir adelante, a ser felices sin esa persona y nos invade un sentimiento de culpabilidad cada vez que nos vemos sonreír o disfrutar con alguna cosa. No dejes que eso ocurra, permítete ser feliz a pesar de la ausencia.

Duelo en Navidad: ¿celebrar o no celebrar las fiestas?

Hablamos en todo caso de la pérdida reciente de un ser querido. Es la primera Navidad que vais a pasar sin esa persona y aquí todo depende de cómo gestione cada persona el duelo porque no hay un manual con instrucciones para superar esa pérdida correctamente. Lo primero que se plantea una familia cuando ha habido una muerte reciente es si celebrar o no la Navidad.

Depende de cada persona, depende de las circunstancias de la pérdida y depende también de cuánto tiempo hace que murió esa persona. Si la pérdida se produce unos días antes de Navidad, es posible que nadie tenga ánimos para una celebración. Y puede que aunque hayan pasado ya unos meses a ti no te apetezca celebrar este año nada pero, ¿qué pasa con los demás?

La Navidad es una fiesta familiar y hay que tener en cuenta a todos, los que están y los que no están. Si tu duelo te está dejando sin fuerzas, también puedes pensar en ti misma. Pero fíjate si tal vez puedes apartar un poco el dolor para compartir momentos de alegría y felicidad con los que sí están. Sobre todo por los más pequeños, porque dejarles sin Navidad tal vez no sea la mejor idea.

Pero como decimos, no hay unas reglas que digan esto está bien o esto está mal. Cómo se gestiona la muerte de un familiar es algo muy personal y hagas lo que hagas con respecto a esta Navidad, estará bien.

¿Cómo se celebra una Navidad con ausencias?

Ya hemos dado algunas pautas para pasar estar Navidades que están marcadas por la pérdida de un ser querido. Pero hay más aspectos a tener en cuenta y volvemos a los niños, a los más pequeños de la casa.
Es importante hacer todo lo posible para que los niños sigan manteniendo esa ilusión navideña a pesar de la tristeza reinante en la casa. Insistimos en el tema de la tristeza, porque cuando pierdes a una persona importante es lo normal estar triste. Y no se trata de esconder esa tristeza haciendo como que no nos importa la ausencia para que los niños disfruten.

Si hacemos eso estaríamos lanzando a los más pequeños el mensaje equivocado. La persona que ha muerto era importante para todos y por eso estamos tristes, pero la vida continúa y no hay que sentirse culpable por recuperar la ilusión y la alegría. Como ya hemos mencionado, un homenaje a la persona ausente hará que los niños sean conscientes de que están viviendo unas Navidades atípicas, pero Navidades al fin y al cabo.

La decisión de celebrar la Navidad en medio de un duelo puede provocar más de un conflicto entre los adultos. Algunos estarán de acuerdo y otros no. Se impone la empatía y el respeto por cada forma particular de gestionar el duelo y puede que alguna persona no tenga el ánimo suficiente como para sentarse a la mesa en la cena de Nochebuena o para hacer brindis por el Año Nuevo.

Tendrás que prepararte emocionalmente para que a las emociones navideñas típicas se les una la contradicción. Estamos aquí celebrando tiempos de amor y reunión cargados de nostalgia y con una punzada de culpabilidad. Además, cada persona de la familia tendrá una actitud distinta y respetable pero, ¿sabes en qué consiste también la esencia de la Navidad? En el apoyo, en los cuidados, en la empatía.

Si bien no celebrar en absoluto la Navidad no parece la mejor idea aunque por supuesto es respetable, es cierto que un cambio puede ayudar a reducir el dolor. ¿Y si estas Navidades las celebráis en otra casa diferente a la habitual? ¿Y si os reunís todos en otro lugar y variáis un poco el menú tradicional o los rituales a los que estáis acostumbrados?

Pero en cualquier caso, no intentes evitar el dolor por la persona que has perdido. No es obligatorio estar feliz en Navidad y menos en estas circunstancias, pero tal vez de esta triste situación puedas extraer un aprendizaje importante: que en medio del dolor más punzante también hay un hueco reservado para la ilusión.

Puedes leer más artículos similares a 6 pautas para afrontar la pérdida de un ser querido en Navidad, en la categoría de Autoayuda en Diario Femenino.