TOC de simetría: qué hacer para que este trastorno no limite tu vida

Cuando la búsqueda del equilibrio se nos va de las manos...

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El TOC o el Trastorno Obsesivo Compulsivo se presenta de maneras muy variadas y algunas pueden resultar de lo más curiosas. Tanto que últimamente viene tratándose este trastorno grave en clave de humor en el cine y la televisión. Pero no estamos de broma cuando hablamos del TOC de simetría, un problema que limita tu vida hasta el punto de destruirla por completo. Pero hay solución, porque el Trastorno Obsesivo Compulsivo también tiene tratamiento.

Qué es el TOC de simetría

El TOC de simetría está tan ligado al Trastorno de Orden que la mayoría de las veces se presentan como un único problema. Buscar la simetría es buscar también el orden o el equilibrio y, ¿quién no apuesta por el equilibrio? ¿Quién no prefiere una vida ordenada y en armonía? El término medio es la virtud, dicen, y cuando aparece el Trastorno Obsesivo Compulsivo el orden, la simetría y el equilibrio desaparecen para dejar paso al exceso.

Las personas que sufren TOC de simetría colocan las cosas en un orden determinado, según colores, alfabéticamente, por tamaños... Sea como sea, pero con la condición de que todo resulte simétrico. Hacer esto con los objetos de tu casa puede llevarte más tiempo del deseable, tiempo que podrías estar dedicando a tu familia, tiempo que le restas a tus horas de ocio y de descanso y tiempo que te robas a ti misma.

Si vamos más allá, las consecuencias del TOC de simetría en el trabajo son más que evidentes. ¿De verdad te da tiempo a colocar todo de forma simétrica y al mismo tiempo realizar tus funciones? Seguramente no. Y eso sin tener en cuenta los motivos por los que tienes la necesidad de que todo aparezca en una posición simétrica, que no son otros que lograr una sensación de seguridad que en realidad no tienes.

Consecuencias del TOC de simetría

Hasta ahora estamos hablando de objetos. De ropa, de espacios de trabajo, de libros, de muebles que tienen que tener un orden determinado porque si no, la ansiedad se dispara hasta llegar a un ataque de pánico. Al fin y al cabo, el TOC no es sino una cara más de los trastornos de ansiedad. Tienes que colocar las cosas de forma simétrica porque si no, algo malo ocurrirá en tu vida. Y no te das cuenta de que eso tan terrible que temes ya está ocurriendo precisamente porque vives sujeta a la esclavitud de tu obsesión que te impone unas determinadas compulsiones.

El TOC de simetría se convierte casi en un relato de terror cuando la persona que lo sufre pasa de los objetos a las personas. Te fijas por la calle si la corbata de tu vecino está ladeada y eso te genera un gran nerviosismo, en la camisa de tu compañera de trabajo en la que parece que un botón se ha colocado posteriormente y presenta ciertas diferencias con el resto. ¿Te imaginas vivir pendiente de todos esos detalles?

Y luego te pones frente al espejo para buscar la perfección en la simetría. Te miras, te tocas, te mides, ¿es la parte derecha igual que la izquierda? Y la simetría no existe en el caso del cuerpo y mucho menos la perfección. De aquí podemos ir buscando la causa de este TOC de simetría que puede encontrarse en un exceso de perfeccionismo combinado con ansiedad.

Tratamiento del TOC de simetría

Como puedes imaginar, vivir con un TOC es llevar una vida completamente disfuncional que puede llevarte a perder el trabajo y a aislarte socialmente. Es, por tanto, necesario buscar el tratamiento adecuado y aquí puedes alejarte de los gurús de la autoayuda y de navegar por Internet.

Acude directamente a un profesional de la psicología, aunque puede que necesites también tratamiento farmacológico para superar el TOC. Pero la terapia psicológica es la única que podrá garantizarte salir de un trastorno como el TOC y que recuperes una vida funcional y saludable.

¿Y tú? ¿Sufres TOC de simetría o crees que lo sufres? Cuéntanos tu problema en los comentarios. ¡En Diario Femenino siempre tratamos de ayudarte!