TDAH en adultos: consejos para ayudar a personas con déficit de atención

Qué es el TDAH, cómo reconocerlo y cuáles son sus característcias

Diana Benhumea Rojas
Diana Benhumea Rojas Psicoterapeuta

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), es un trastorno crónico que se inicia en la infancia y que, en la mayoría de los casos, se prolonga hasta la adolescencia y la edad adulta. El TDAH se da en muchas ocasiones en adultos pero, ¿sabes exactamente lo que es?, ¿en qué se caracteriza este tipo de trastorno? ¿cómo se puede tratar? 

En Diario Femenino vamos a responder a todas estas preguntas en colaboración con la doctora Diana Benhumea Rojas, de Doctoranytime, quien nos cuenta además cómo podemos ayudar a una persona que padece déficit de atención. ¡Vamos a verlo! 

¿Qué es el TDAH? 

De acuerdo al DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales, 5ª edición), el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un trastorno del neurodesarrollo crónico que inicia en la infancia y en la mayoría de los casos se prolonga hasta la adolescencia y en la edad adulta. Las estadísticas a nivel mundial hacen referencia a que el porcentaje de la población diagnosticada con TDAH es de un 7'2%, la cual se manifiesta en mayor medida en los hombres que en las mujeres.

El TDAH es caracterizado por falta de atención de moderada a grave y en periodos de tiempo breves, conductas compulsivas, inquietud motora e inestabilidad emocional, teniendo un impacto significativo en el rendimiento académico y laboral del individuo. Actualmente se reconocen tres tipos: con predominio inatento, impulsivo y combinado.

Características del TDAH en adultos

Las personas adultas con TDAH se observan con dificultades en las funciones ejecutivas. Estas funciones son las que nos ayudan a alcanzar nuestras metas, entre ellas están los procesos para solucionar, organizar, supervisar y evaluar nuestras acciones.

Se les puede llegar a dificultar planificar, retener o categorizar en la mente la información necesaria para seguir las secuencias, solucionar sus problemas y seguir instrucciones; la autorregulación de sus conductas ante ciertas situaciones, son más propensos a frustrarse ante situaciones que les genere estrés y se observan con baja motivación para alcanzar sus metas.

Muestran dificultad para sostener su atención y concentración, se distraen con facilidad, tienen un mal manejo de sus tiempos y en la organización del mismo, se les dificulta acabar las tareas cotidianas y extraordinarias.

Por lo general, la persona con predominio a la hiperactividad o que de niños este indicador sobresalía, en la etapa adulta disminuye y aumenta la impulsividad que se manifiesta como una inquietud interna y constante, se aburren fácilmente y se muestran poco consistentes y perseverantes al enfrentarse a sus tareas.

Es común observar que constantemente cambian de interés como en su carrera universitaria o que desertan de sus estudios, que tienen dificultades en sus trabajos y en sus grupos sociales. Se ven afectados en sus relaciones de pareja, de hecho, existen estadísticas en donde mencionan que llegan a divorciarse más de 2 veces, sus relaciones son de poca calidad, pueden llegar a tener relaciones extramaritales frecuentemente.

¿Cómo ayudar a una persona con TDAH?

Se observa que la impulsividad y la falta de juicio que pueden presentar refleja frecuentemente que tengan la tendencia a mentir y con poca tolerancia a la frustración. Corren un mayor riesgo a sufrir un trastorno por uso de sustancias, teniendo problemas de consumo de alcohol o drogas. Por lo que es importante que aunque sean adultos puedan tener derecho a la evaluación y tratamientos para tratar los síntomas del trastorno por déficit de atención, esto asegurará una mejor calidad de vida, una mejora en sus relaciones sociales y por lo tanto que su autoestima y autoconcepto aumente.

De hecho, por lo general la personas diagnosticadas con TDAH se observan "empobrecidas" debido a las situaciones escolares y familiares a las que se han enfrentado desde la niñez, además del tratamiento para algunas comorbilidades como la ansiedad y la depresión que normalmente son síntomas que prevalecen en la edad adulta.

El adulto con TDAH a lo largo de su vida genera ciertas estrategias automáticamente para el afrontamiento de las situaciones de inatención, impulsividad e hiperactividad. Algunas de esas estrategias les han funcionado y otras no, sin embargo, es necesario que pueda llevar un proceso de tratamiento psicológico como la terapia psicoeducativa o cognitivo-conductual y neurológico para brindarle las mejores herramientas e información al paciente y a su familia.

Es importante apoyar al adulto con TDAH al afrontamiento de situaciones siguiendo la secuencia de identificar el problema de la situación, elaborar algunas alternativas funcionales de solución, aplicarlas y evaluar si el intento de solución y el resultado es el deseado. Darle opciones de cómo puede proteger sus relaciones sociales, ponerle a su disposición agendas o libretas de notas, ayudarles en el establecimiento de su rutina y ayudarles en llevar solo una tarea a cabo.

Si es un adulto con los síntomas ya mencionados, se le recomienda acercarse a algún especialista que pueda ayudarle a mejorar en todos los ambientes o aspectos de su vida. Recuerde que realizar cambios y salir de su zona de confort, realmente representará un avance grande en su estilo de vida y próximas decisiones. 

Referencias bibliográficas:

  • Cornejo-Escatell E, Fajardo-Fregoso BF, López-Velázquez VM  Soto-Vargas J, e Ceja-Moreno H. (Feb - Abr, 2015). Prevalencia de déficit de atención e hiperactividad en escolares de la zona noreste de Jalisco, México. Revista Médica MD, 6, 6. 11/05/202.
  • Orjales Villar, I. (2000). Déficit de atención con hiperactividad: el modelo híbrido de las funciones ejecutivas de Barkley. Revista complutense de educación, 11 (1), 71-84.

Puedes leer más artículos similares a TDAH en adultos: consejos para ayudar a personas con déficit de atención, en la categoría de Autoayuda en Diario Femenino.