Terapia Brainspotting: un tratamiento psicológico para liberar traumas

En qué consiste, para qué se utiliza y cómo funciona la Terapia Brainspotting

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

Las diferentes terapias en psicología sirven para poder tratar mejor cada problema y de una forma más personalizada. Dependiendo del trastorno pero también del paciente, le será de más utilidad una técnica que otra. A pesar de que la terapia más utilizada es la Terapia Cognitivo Conductual, hay todo un abanico de técnicas y terapias que se pueden utilizar combinadas o como único tratamiento. Y, en esta ocasión, en Diario Femenino nos detenemos en la Terapia Brainspotting, una técnica innovadora que trabaja el trastorno desde los movimientos oculares.

Qué es la Terapia Brainspotting

Decimos que la Terapia Brainspotting es una técnica innovadora porque su propuesta es reciente. Fue en el año 2003 cuando David Grand descubrió la relación entre los movimientos oculares y el sufrimiento desencadenado por las experiencias traumáticas. El psicoterapeuta observó que cuando los ojos estaban en determinadas posiciones se producían diferentes respuestas reflejas.

Para entender un poco mejor esta técnica podemos traducir de forma literal su nombre, que no es otro que “puntos cerebrales”. Y hace referencia a esos puntos cerebrales que conectan respuestas físicas y emocionales y a través de los cuales se puede identificar el origen del trastorno a tratar. Son precisamente los movimientos oculares los que marcan la dirección de esos puntos y a partir de ahí se puede liberar el sufrimiento que ha quedado bloqueado.

En la Terapia Brainspotting son relevantes los puntos cerebrales y también los puntos oculares, esos movimientos a los que ya hemos hecho referencia. De hecho, las posiciones oculares se relacionan con los diferentes puntos cerebrales que se activan en un trastorno emocional. Cuando algo nos produce malestar emocional, en el cerebro se activan determinadas áreas como la amígdala, pero también la corteza visual.

Esta técnica de Brainspotting se basa en la idea de que los diferentes movimientos oculares y dónde se detiene la mirada están relacionados tanto con la experiencia interna como con una determinada actividad neuronal. Digamos que la posición del ojo señala el punto cerebral en el que se localiza la experiencia traumática que no ha sido superada o el origen del trastorno emocional.

En qué casos se utiliza y para qué sirve la Terapia Brainspotting

Te habrás dado cuenta de que la Terapia Brainspotting hace referencia en muchas ocasiones al trauma o a las experiencias traumáticas. Pero no es su única utilidad. De hecho, un trauma no se origina únicamente a través de una sola experiencia dolorosa como puede ser un accidente o la muerte de un ser querido. En el origen de trastornos como la ansiedad o la depresión también encontramos sucesos o actitudes que funcionan de la misma forma que una experiencia traumática.

Por eso, la Terapia Brainspotting se ha visto eficaz para tratar este tipo de dolencias, ansiedad y depresión, pero también para otro tipo de trastornos como la fatiga crónica, algunas adicciones, fobias, trastornos del habla o fibromialgia. Además, resulta una ayuda extra de gran valor para aquellas enfermedades graves o crónicas que producen un gran estrés y sufrimiento emocional.

Otros beneficios de esta terapia se pueden considerar de un modo preventivo, como es el caso de preparar psicológicamente a un paciente antes de un tratamiento médico importante. Y debido a esa activación de puntos cerebrales que provoca, también es muy útil para estimular la creatividad y para mejorar la concentración, independientemente de que haya algún trastorno emocional que sanar o no.

Cómo funciona la Terapia Brainspotting

El Brainspotting es un trabajo conjunto entre el terapeuta y el paciente, por lo que se considera un método de autocuración. Efectivamente, es el terapeuta el que tiene que descubrir a través de los movimientos oculares del paciente el origen o el punto cerebral en el que se ha instalado el trauma o el dolor emocional. A partir de ahí, es el propio cerebro el que trabaja para liberarse de esa carga emocional.

Seguramente te estás preguntando cómo funciona esta terapia, cómo se practica. Pues bien, el terapeuta sigue el movimiento de los ojos del paciente y cuando detecta que en una determinada posición se experimenta más angustia o ansiedad, se detiene para establecer la relación entre esa posición ocular y el punto cerebral con el que está conectado.

También tiene en cuenta los movimientos reflejos, el lenguaje corporal, los parpadeos o las reacciones físicas que va experimentando el paciente en las diferentes posiciones oculares. Cuando ya se ha detectado el punto cerebral en el que se encuentra el trauma, el dolor o el trastorno emocional, se utiliza el Mindfulness o la Atención Plena para acceder a un nivel más interior de esas emociones y llegar hasta esas experiencias que produjeron el sufrimiento.

Se trata de transformar el relato o la forma en la que el paciente interpreta esas experiencias dolorosas para reducir su carga o tensión emocional. Y eso es algo que requiere tiempo, por supuesto, pero que pasa en cualquier caso por la práctica de la aceptación. Una vez que el paciente acepta esa experiencia traumática o dolorosa puede empezar a interpretarla desde una perspectiva diferente y puede empezar a liberarse del sufrimiento que provoca.

No podemos hablar de la duración estimada del tratamiento con la Terapia Brainspotting porque depende del trastorno y también del paciente. A veces se observa una clara mejoría a las pocas sesiones y otras veces hace falta mucho más tiempo. Tampoco conviene precipitarse porque estamos hablando de un proceso psicológico que será muy útil a largo plazo.

La importancia del Mindfulness en la Terapia Brainspotting y en la psicología

Aunque el término Mindfulness te suene a charlatanería mainstream, no te dejes engañar por las apariencias. Su importancia es crucial tanto en esta Terapia Brainspotting como en otras terapias psicológicas así como en la medicina. El objetivo es prestar atención a aquello que nos produce sufrimiento y aceptarlo sin juzgarlo o censurarlo, sin prejuicios. ¿Difícil? Mucho. ¿Imposible? En absoluto.

Los beneficios del Mindfulness o la atención plena se observan pasado un tiempo de práctica, no es un truco inmediato aunque sí es casi milagroso. Si antes hemos hablado del papel que juega la amígdala en el sufrimiento emocional, el Mindfulness hace que esa amígdala inflamada recupere su tamaño habitual a la vez que permite que determinadas áreas cerebrales no se vean afectadas por la actividad de la amígdala.

De esta manera, además de este viaje interior que nos permite reducir el dolor emocional, podemos encontrar beneficios en todos los ámbitos de la vida como una mayor claridad mental que es indispensable a la hora de solucionar problemas, una mayor seguridad o confianza en uno mismo que nos ayudará a la hora de tomar decisiones y una mejor capacidad de concentración.

La famosa resiliencia o la capacidad de superar las circunstancias complicadas que nos vamos encontrando en la vida también se desarrolla a base de la práctica del Mindfulness. Y todo esto se traduce en una mejora considerable de la salud mental y de una aproximación a ese equilibrio emocional tan buscado.

No creas que se trata de una práctica complicada y tal vez ya va siendo hora de que eliminemos los prejuicios alrededor del término “meditación”. No necesitas un gurú espiritual para hacerlo ni convertirte en un eremita, se trata de prestar toda tu atención a, por ejemplo, la respiración durante unos minutos. ¿Puedes sacar 10 minutos al día para dedicar al cuidado de tu salud? Seguro que sí. Y no necesitas a nadie que te guíe para hacerlo a no ser que estés intentando superar un trastorno emocional. En ese caso, el psicólogo te indicará los pasos a seguir y podrás continuar tú mismo incluso cuando finalice la terapia.

 

Referencias bibliográficas:

  • Grand, D. (2014). Brainspotting. Ed. Sirio.
  • Salvador, M. (2006). Implicaciones neurobiológicas del trauma e implicaciones para la psicoterapia. Revista de Análisis Transaccional y Psicología Humanista, 55, 44- 57.

Puedes leer más artículos similares a Terapia Brainspotting: un tratamiento psicológico para liberar traumas, en la categoría de Terapias en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: