Trastorno de Acumulación Compulsiva vs Síndrome de Diógenes (diferencias)

¿Acumulas cosas que no necesitas? Quizá sufras uno de estos dos problemas...

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Acumular cosas u objetos innecesarios puede ser un hábito, una manía o un síntoma de un problema mayor como el Trastorno de Acumulación Compulsiva. Este TOC a menudo se confunde con el famoso Síndrome de Diógenes, ya que en este caso también se trata de acumular. Sin embargo, hay algunas diferencias entre el Trastorno de Acumulación Compulsiva y el Síndrome de Diógenes. ¿Quieres conocerlas? En Diario Femenino te las contamos. Presta atención.

Qué es el Trastorno de Acumulación Compulsiva (TAC)

Se llama Trastorno Obsesivo Compulsivo de Acumulación porque lo que lleva a esa compulsión de almacenar cosas es una obsesión. Pudiera parecer que no se trata de un trastorno grave, ya que lo que cada uno tenga en su casa es cosa suya, pero no es así.

Las personas con TOC de Acumulación guardan todo tipo de cosas, desde periódicos viejos hasta electrodomésticos inservibles pasando por botellas vacías o cualquier objeto que les llame la atención. La acumulación llega a tal extremo que la casa, cualquier casa, se queda pequeña para almacenar tantas cosas y se utilizan espacios que no están destinados a ello.

Con esto se reducen las posibilidades de convivencia, con el salón ocupado como almacén de trastos inútiles, con los sillones repletos de revistas o con el baño como lugar no de aseo sino de almacenaje. Los problemas familiares que puede provocar el Trastorno de Acumulación Compulsiva son evidentes, pero no es el único motivo por el que esa persona debe buscar un tratamiento.

En qué se diferencia el TOC de Acumulación del Síndrome de Diógenes

Cuando hablamos de acumular cosas enseguida nos viene a la cabeza el Síndrome de Diógenes. Todos hemos escuchado historias o las hemos visto por televisión y, en efecto, las personas con Síndrome de Diógenes tienen su casa abarrotada de cosas que no utilizan y que en la mayoría de los casos son inservibles.

Hasta aquí ocurre lo mismo en el Síndrome de Diógenes que en el TOC de Acumulación. Pero hay una diferencia entre ambos trastornos y es la dejadez evidente de la persona que lo sufre. Las personas con Síndrome de Diógenes suelen tener un aspecto deteriorado porque no solo acumulan cosas, también acumulan basura y suciedad.

Mientras que las personas con TOC de Acumulación pueden llevar una vida funcional fuera de su casa, al menos durante algún tiempo, las personas con Síndrome de Diógenes caen rápidamente en problemas de aislamiento social producidos, en primer lugar, por esa dejadez en cuanto a la higiene.

Cuándo se convierte en un problema

Antropólogos y psicólogos están de acuerdo en que el acto de acumular no deja de ser algo funcional y adaptativo. Almacenamos alimentos en previsión de no poder salir de casa durante un tiempo, por ejemplo, durante el invierno. Y no hay nada de malo en guardar algo “por si acaso”. Ni qué decir tiene que almacenar recuerdos en forma de álbumes de fotos, por ejemplo, no se considera un trastorno.

Entonces, ¿cuándo se convierte en un problema? La primera señal de trastorno ocurre cuando en tu casa ocupas espacios que no están destinados al almacenaje. No se trata de un mero desorden, sino de que esos objetos están alterando el funcionamiento normal de una casa.

También puedes hacerte una pregunta importante. ¿Estás coleccionado algo con algún fin o porque te encantan esos objetos o se trata simplemente de una necesidad de guardar? Y vamos más allá, ¿te cuesta desprenderte de las cosas que no utilizas o que ya o sirven?

En el caso del Síndrome de Diógenes, además, no se trata de una cuestión personal de puertas para adentro. Los vecinos suelen ser los que primero dan la voz de alarma porque la suciedad y la basura pronto empiezan a afectar a toda la comunidad.

Si conoces a alguien que puede estar sufriendo alguno de estos problemas, no dudes en animarla a pedir ayuda. ¡La necesita!