Adicción al trabajo: causas y consejos útiles para conseguir desconectar

Tips eficaces para evitar la adicción al trabajo que debes conocer

En un mundo donde siempre estamos activos y en constante movimiento, ser productivos es una regla necesaria para poder tener una buena estabilidad y conseguir ese sueño que tanto hemos anhelado. Sin embargo, ¿hasta cuánto es saludable trabajar? Las labores diarias pueden afectarnos, incluso en mayor medida, a los beneficios que nos trae.

Es decir, cuando pasamos horas extras, tomamos más cargas laborales, tenemos más exigencias que cumplir, todo por cuenta propia, estamos sometidos a un estrés constante que va aumentando e incluso empeorando. Todo esto puede hacernos desarrollar malestares físicos, emocionales y mentales que pueden convertirse en serios trastornos como ansiedad, o en casos más graves, depresión.

En Diario Femenino hablamos sobre las causas de la adicción al trabajo y te damos algunos consejos muy útiles para conseguir desconectar de tu rutina laboral diaria.

¿Qué es la adicción al trabajo?

La adicción al trabajo es también conocida con su denominación anglosajona workaholic o literalmente, trabajólicos. Hace referencia a la necesidad excesiva, irrealista y obsesiva por trabajar de manera persistente y prolongada, donde la perfección es el objetivo a alcanzar y la relajación o el descanso son conceptos que no existen porque no están permitidos.

Estas personas además tienen la necesidad de tener el control sobre todo lo que realizan, prefieren trabajar en solitario, son demasiado críticos consigo mismos, evitan en lo posible delegar funciones a los que estén bajo su cargo y se alejan de cualquier tipo de interacción social al punto de verse afectada su vida familiar o íntima.

El término surgió en 1971 cuando Wayne Oates, un profesor de Estados Unidos relata en su libro 'Confessions of a workaholic' su adicción al trabajo y la comparaba directamente como una adicción al alcohol u otras sustancias psicoactivas. Siendo esta caracterización la clave de esta condición, un placer alterado y una irritación compulsiva si no se está trabajando.

Las consecuencias del workaholic o la adicción al trabajo

Aunque no exista un término médico o psicológico específico de esta adicción, sí se encuentra reconocida como un peligro para la salud física de la persona, debido a que puede ser la causante de otros trastornos mentales y emocionales, de acuerdo a la Organización Mundial a la Salud (OMS).

Entre las consecuencias más comunes se pueden observar: estrés, ansiedad, preocupaciones constantes, pensamientos anticipatorios, insomnio, trastornos de la alimentación, irritabilidad, agresividad, incapacidad de relajarse y complicaciones de salud como problemas cardiovasculares, respiratorios, hipertensión, úlceras, problemas gástricos, y tensión muscular, entre otros.

Claves importantes para reconocer la adicción al trabajo

Existe cierto perfil de las personas workaholics que te ayudará a reconocerlas o a comenzar a evaluar si perteneces a este grupo. Atención a estas claves:

+ Son particularmente obsesivos con realizar trabajos complicados y poseen tendencias compulsivas de atribuirse más responsabilidades de las necesarias, al punto de estar al borde de ocupaciones. No saben decir que no.

+ No suelen tomarse descansos, ni siquiera para la hora de la comida. Esto también incluye reducir las horas normales de sueño o trabajar en días libres, por lo que tienen excesiva dedicación, llegando a laborar más de las horas reglamentarias.

+ Son altamente competitivos, egoístas y no saben trabajar en equipo. Esto se debe a su necesidad de control y perfección, llevándolos a realizar por su cuenta todo el trabajo a pesar de que sea más sencillo o más rápido de terminar si se delegan responsabilidades.

+ No le otorgan valor al proceso de trabajo, sino al resultado obtenido, por lo que deciden si algo es aceptable o no dependiendo de esto último. Esto también conlleva al hecho de que no son capaces de sacar alguna lección de sus fallos o fracasos.

+ Poseen algo denominado 'complejo del Rey Midas', según el cual están convencidos de que de no ser por ellos el trabajo no se puede realizar de manera satisfactoria. Y si algo sale bien, es gracias a ellos.

+ Tienen serios problemas con sus relaciones sociales, pues llegan al punto de descuidar y abandonar a sus parejas o familias. Además buscan excusas para no salir con amigos o hacer cualquier actividad recreativa.

4 diferentes causas de la adicción del trabajo

Existen diversos orígenes que derivan esta condición en las personas y a continuación sabrás cuáles son:

1 Presión familiar

Esta es quizás la causa más común de todas y se debe a la presión que colocan los padres sobres sus hijos para que hagan todo a la perfección. No solo eso, sino que además se haya reforzado el logro, es decir, que se haya premiado un éxito y se castigue un fracaso, desestimando así el proceso y evitando que se tome un aprendizaje positivo de ello.

2 Sentimientos de culpa

Muchas de las responsabilidades que nos atribuimos se debe a un sentimiento de culpa, debido a que otros no pueden tener un buen trabajo o porque algo malo pasará si no lo hacemos. De aquí se desarrollan las tendencias a no decir que 'no' a nada o no disfrutar de los descansos o los logros obtenidos.

3 Problemas de organización

Esta es una característica más personal. Aquellas personas que son un poco caóticas y desinteresadas en el tiempo suelen llenar cada vacío existente aunque no tengan un orden para realizarlas. Siempre están haciendo de todo, todo el tiempo, sin una planificación y definitivamente sin ayuda.

4 Falta de confianza

Tanto en los demás como en sí mismos (a pesar de que este último suene contradictorio). La negativa a trabajar en equipo se puede deber a una resistencia para confiar en que los demás hagan el trabajo y no te defraudarán. Mientras que la necesidad de control se explica a través de la inseguridad de ser atacados en un momento vulnerable, por ello se prefiere trabajar en solitario, donde nadie pueda juzgar u observar.

Consejos para evitar o tratar la adicción al trabajo

La adicción al trabajo puede resultar algo complicada de tratar, sin embargo, existen algunas medidas que debes tomar en consideración para lograrlo:

+ Reconocer que se tiene un problema

Trabajar duro está bien, sobreexigirse sin necesidad no es normal. Aunque estamos en un mundo donde la proactividad y la rápida solución de problemas es muy apreciada, también se debe tener presente que para ello es necesario tener un buen bienestar. Si estás constantemente estresado, cansado o irritado, no lograrás rendir tan bien como cuando estás con energía y descansado.

+ Acude a terapia

La adicción al trabajo se puede superar, por eso la mayor recomendación es acudir a terapia psicológica. Al descubrir y enfrentar el verdadero origen de este problema con ayuda de un profesional, se puede solucionar y dejar a un lado aquellas creencias irracionales.

+ Cambia tus pensamientos

Cambiar los pensamientos puede resultar bastante complicado e incluso algo intimidante, pero es un consejo de lo más valioso. Por ejemplo, puedes tomar los descansos no como una pérdida de tiempo sino como un espacio para reflexionar o para celebrar tus triunfos.

+ Comenzar a llevar un orden

Haz un buen uso a tu necesidad de control y comienza a organizar tu día, puedes llevar una agenda donde coloques todas las tareas que necesitas llevar a cabo. De esta manera podrás ver qué tan ocupado estás y si es posible tomar otras responsabilidades. Eso sí, cuando la agenda esté llena por el día, no agregues más.

+ Crea una rutina diaria

Crear una rutina diaria desde que te levantas hasta que te acuestas te dará una mayor sensación de control del día y te ayudará a relajarte. No olvides incluir pequeños break para descansar, un rato para estar con tus seres queridos y una buena noche de sueño.

+ Combina el descanso con el sueño

Otra buena idea es combinar el tiempo de descanso con la preparación para ir a dormir. Es decir, antes de irte a la cama, intenta desconectar un poco del mundo. Para ello, puedes apagar todos tus aparatos, darte un baño con agua caliente, tomar un té de hierbas relajantes, buscar tu pijama más cómodo y poner un poco de música ambiental. Verás como el sueño llega de una manera más reparadora y profunda.

¿Sospechas que puedas tener adicción al trabajo? Ya conoces las causas y los consejos más útiles para desconectar, pero no olvides que lo más importante es ponerte en manos de un profesional de psicología para que te pueda ayudar según cuál sea tu caso y tus necesidades. ¡Tú puedes superarlo!

Puedes leer más artículos similares a Adicción al trabajo: causas y consejos útiles para conseguir desconectar, en la categoría de Autoayuda en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: