Síndrome de la Tiara: ¿tienes mucho miedo a destacar en el trabajo?

Tras este síndrome se esconde un fuerte deseo a que te reconozcan laboralmente pero permaneciendo invisible

Laura Ruiz Mitjana

En la vida podemos adoptar dos grandes actitudes: la actitud activa, como protagonistas de nuestra propia vida, y la actitud pasiva, como espectadores de la misma. Pero, ¡ojo! Que en medio de estas dos actitudes encontramos un mar de grises; está claro que no todo es “blanco o negro”.

Sin embargo, las personas solemos presentar una tendencia a comportarnos hacia un polo u otro. Cuando esto ocurre en el ámbito laboral, y se dan también otras condiciones, entonces hablamos del Síndrome de la Tiara.

Este síndrome, manifestado sobre todo por mujeres, tiene que ver con una ingenua confianza en que los demás, sobre todo los superiores, reconocerán nuestros logros sin que nosotras “nos hagamos notar demasiado” (actitud pasiva), pero trabajando duramente en la penumbra.

¿Qué hay realmente detrás de este síndrome? ¿Puede haber un miedo a destacar? ¿Quién lo acuñó? ¿Cómo podemos combatirlo? En Diario Femenino, ¡resolvemos todas tus dudas!

El Síndrome de la Tiara: ¿en qué consiste?

¿Qué es el Síndrome de la Tiara? ¿Te suena este concepto? ¿De dónde viene el nombre? El Síndrome de la Tiara hace referencia a la actitud pasiva que adoptan algunas mujeres, aunque también hombres, en sus puestos de trabajo. Sus actitudes o comportamientos más destacados incluyen cumplir de forma escrupulosa con sus obligaciones “sin hacerse notar” demasiado y todo ello esperando que algún superior las detecte para así “coronarlas” con una tiara.

Una tiara es una corona ornamental, adornada con joyas, que tradicionalmente usan las mujeres. Se suele utilizar en ocasiones formales o eventos especiales.

En el Síndrome de la Tiara, la tiara sería simbólica, traduciéndose en: un aumento de sueldo, un elogio, cualquier otro tipo de reconocimiento… Este síndrome fue acuñado por las fundadoras de la empresa Negotiating Women, Carol Frohlinger y Deborah Kolb.

A través de este síndrome, podemos vislumbrar cómo muchas mujeres se ponen, ellas mismas, obstáculos que les impiden mostrar de forma transparente cómo trabajan y todo lo que valen (el famoso techo de cristal). Se basa en actitudes pasivas y en una modestia que muchas veces nos perjudica más que nos beneficia. ¿Qué más caracteriza este síndrome?

Actitud pasiva y miedo a destacar (o a no ser capaz)

Lo que caracteriza al Síndrome de la Tiara es esta actitud pasiva que comentábamos. Esta actitud puede llegar a ser peligrosa, en el sentido de que puede hacer que la mujer se vaya ocultando cada vez más, ya sea por miedo a destacar, por miedo a no ser suficiente… Y a raíz de ello, puede dejar de presentarse como candidata para posiciones superiores dentro de la empresa, por ejemplo, o puede ocultar sus logros.

Y tenemos un ejemplo que representa esto. Según Sheryl Sandberg, directora de operaciones de Facebook, en su libro “Lean in. Women, work, and the will to lead” (2015), las estadísticas muestran lo siguiente: la mayoría de mujeres solo se presentaría como candidata a un determinado puesto de trabajo si considera que cumple con el 100% de sus requisitos. En cambio, la mayoría de los hombres se lanzaría a hacerlo aun cumpliendo solo con el 60% de dichos requisitos.

¿Cómo combatir el Síndrome de la Tiara?

Carol Frohlinger y Deborah Kolb, creadoras de la nomenclatura de este fenómeno, proponen cinco elementos clave para enfrentarse a este síndrome:

- Inteligencia

- Recursos

- Marcar la diferencia

- Buscar cierto apoyo

- Tener absoluta confianza en una misma

En base a ellos, desde Diario Femenino os proponemos algunas ideas clave para combatir el Síndrome de la Tiara:

+ Deja atrás el miedo a destacar

Suena fácil, ¿eh? Aunque no lo es en absoluto. Este miedo a destacar podría relacionarse con otro síndrome, el Síndrome de la impostora, donde la persona siente que sus logros no se deben a su esfuerzo sino a la suerte o al azar. Existe así, un no-reconocimiento de base de las propias capacidades personales, además de, en muchos casos, un fuerte miedo a destacar.

El primer paso para combatir este miedo es identificarlo y dialogar con él. No se trata tanto de “luchar” contra él, sino de entender por qué está ahí, ahondar en sus causas y trabajar en él. En este sentido, la terapia puede ayudar.

+ Identifica qué se te da bien y ponlo en práctica

Una vez dejamos atrás el miedo a destacar, podemos empezar a trabajar en identificar nuestras fortalezas. Aquello que se nos da bien, especialmente en el ámbito laboral. Una vez conozcas tus habilidades, permítete reforzarte por ellas y ponlas en práctica.

Busca alguna tarea, algún proyecto en las que estas puedan destacar, y lánzate a por ello. No hace falta que sea un “gran proyecto”, basta con hacer una buena presentación a los compañeros, un buen informe, etc.

Pero, sobre todo, intenta poner en práctica esa fortaleza, esa capacidad. Esto te permitirá tomar conciencia de ella y seguir aprendiendo. Y sobre todo, aléjate de la idea de que “ya llegará alguien que me reconozca”. A veces hace falta actuar, dejarse ver. Además... ¿Por qué no empiezas por reconocerte tú

+ Reduce la autoexigencia

Paradójicamente, muchas veces es la propia autoexigencia la que nos lleva a “no querer destacar”, por miedo a que no lo hagamos suficientemente bien. Y con ello el Síndrome de la Tiara aparece en todo su esplendor. Así que, otra idea clave para combatirlo es reducir los niveles de autoexigencia (y, sobre todo, esa voz crítica interior que te dice que lo podrías hacer mejor).

Está bien ser exigentes con nosotras mismas, pero evalúa si realmente lo estás siendo demasiado y si eso te perjudica o te beneficia. Prueba a entrenar la flexibilidad y la espontaneidad, y a buscar escenarios donde puedas dejarte llevar sin presiones, ya sea dentro o fuera del trabajo.

+ Olvídate de que alguien “deba” reconocer tu talento

En el Síndrome de la Tiara aparece esta ingenua confianza de que alguien relevante en la empresa, normalmente un superior, “te colocará una corona, una tiara”. ¿Realmente necesitas que esto suceda? ¿O el reconocimiento puede venir de ti misma?

Está claro que a todas nos gusta que reconozcan nuestro trabajo, nuestra valía. Y está bien. Pero en este síndrome esta búsqueda es desmedida y, además, la persona “necesita” ese reconocimiento para sentirse bien. Intenta desprogramar tu mente en este sentido, grabándote a fuego lo siguiente: tú misma puedes colocarte esta corona.

El Síndrome de la Tiara parece ser muy frecuente en el ámbito laboral, sobre todo entre mujeres. A través de él, se va tejiendo un “techo de cristal” de forma muy sigilosa e inconsciente para las mujeres, que esperan ser reconocidas, pero, paradójicamente, intentando pasar desapercibidas.

Detrás de este síndrome encontramos una herencia machista donde la mujer “no debe destacar demasiado”, que se nutre también de otros elementos como: las inseguridades de la propia persona, el miedo a destacar, pensamientos del tipo “todo llegará”, etc., que no hacen más que alimentar esa pasividad inicial.

Por suerte, este síndrome (que no existe como diagnóstico clínico oficial), puede combatirse trabajando mucho en la propia autoestima y, sobre todo, en el empoderamiento personal. No olvidemos que este empoderamiento es el que actuará como un motor en nosotras, y el que nos sacará de esa pasividad para ser nosotras mismas en el trabajo y, sobre todo, no tener miedo a demostrar lo que valemos.

 

Referencias bibliográficas:

  • Sandberg, Sh. (2015). Lean In: Women, Work, and the Will to Lead.

Puedes leer más artículos similares a Síndrome de la Tiara: ¿tienes mucho miedo a destacar en el trabajo?, en la categoría de Autoayuda en Diario Femenino.