La primavera multiplica la ansiedad

La primavera multiplica la ansiedad

Parece que la llegada de la primavera implica alegría, optimismo y amor, pero en muchos casos, esta es la estación de los trastornos emocionales. La ampliación de las horas de luz, el buen tiempo, las flores y los colores vivos parecen no ser suficientes para todas esas personas cuyo ánimo es más sensible a los cambios estacionales. Así, no sólo aparece la temida astenia primaveral, que te deja sin fuerzas, agotada y esconde tus ilusiones, sino que también, aumentan los casos de ansiedad y depresión.

La ansiedad de la primavera 

Es evidente que en primavera estamos más nerviosas, más alteradas y más sensibles. A veces, esa alteración primaveral nos lleva a estar más ilusionadas, más felices y con la actitud perfecta para encontrar el amor. Pero otras veces, ocurre lo contrario, que ese cambio de ánimo conlleva más estrés y ansiedad, llegando en algunos casos, a caer en una depresión.

Los trastornos derivados de los cambios de estación son bien conocidos y no podemos echarle toda la culpa a la primavera. Porque quien más o quien menos sufre la tristeza y la soledad del invierno y la depresión otoñal, así que tenemos que estar prevenidas para sobrellevar estos desajustes emocionales.

Generalmente los cuadros de ansiedad que aparecen en primavera son transitorios, y duran hasta que nuestro organismo empieza a adaptarse al cambio de luz, de costumbres y a los nuevos olores y colores de la estación. Pero cuando se lleva sufriendo un problema de ansiedad prolongado y éste se incrementa en la primavera, lo mejor es acudir al médico para el tratamiento adecuado.

Prevenir la ansiedad primaveral

Como somos bien conscientes de los peligros de los cambios de estación para nuestro equilibrio emocional conviene tomar algunas precauciones en los momentos clave. Para paliar la ansiedad de la primavera siempre se puede recurrir a algunos trucos caseros como las infusiones relajantes o los ejercicios de respiración.

Y aunque a veces no le damos la importancia adecuada, una buena alimentación puede influir también en nuestro estado de ánimo. Por eso es necesario llevar una dieta equilibrada respetando los horarios de comidas. Una rutina diaria nos ayudará a paliar la ansiedad, controlando también el descanso y las horas de sueño.

En cualquier caso, en la mayoría de las ocasiones, la ansiedad provocada por la llegada de la primavera no reviste gravedad y siempre puede controlarse mediante un cambio de actitud. Si tu cuerpo sufre las consecuencias de la primavera, déjale que hable, deja salir todas las emociones contenidas y disfruta de un cierto nerviosismo ante el renacer primaveral.

Laura Sánchez  •  lunes, 1 de abril de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x