Miedo a quedarse embarazada: características de la tocofobia

Cuando renuncias a la maternidad por miedo

Laura Sánchez
Revisado por Natalia Nogal, Psicóloga Perinatal, el

Hay una fobia que solo afecta a mujeres, concretamente al 2-3% de la población femenina y a la que se presta menos atención de la que se debería. Hablamos de la tocofobia o el miedo a quedarse embarazada y al parto, un trastorno que puede llegar a impedir que formes una familia por miedo intenso y desproporcionado. Te contamos todo sobre la tocofobia en nuestro diccionario de fobias.

Es importante dar visibilidad a esta problemática con el objetivo de ayudar a las mujeres que sufren tocofobia a superar sus miedos y poder ser madres. Biológica y evolutivamente, las mujeres nacemos con el instinto de ser madres. Respetando tu postura sea cual sea, si rechazas la idea de ser madre te invito a preguntarte la razón real que hay detrás de ese rechazo. Si identificas algún miedo ¿no crees que merece la pena trabajarlo y darle una oportunidad a la maternidad? Muchas mujeres que han superado la tocofobia, hoy en día son madres que se sienten realizadas y felices.

¿Qué es la tocofobia?

La tocofobia es un miedo patológico persistente, irracional y desproporcionado a quedar embarazada o bien al parto. Las mujeres a quienes les afecta tienen este temor desde la adolescencia, y suelen llevar tiempo tomando medidas anticonceptivas para evitar un embarazo. La mayoría de ellas, cuando se quedan embarazadas, desean que se les practique una cesárea programada. 

Podría pensarse que no se trata de un problema serio, ya que tener cierto temor a los cambios que se producen en el cuerpo durante el embarazo es normal y lógico. Pero cuando el miedo se convierte en patológico impidiéndote vivir la vida que realmente deseas, merece la pena trabajarlo y aprender a superarlo. Otro tanto ocurre con el parto, un momento que puedes entender como precioso o como una pesadilla. 

Con miedo y todo, la mayoría de las mujeres que quieren ser madres se lanzan a la aventura de un embarazo superando esos temores. Una vez son madres, cuando tengan a su bebé en brazos, todos sus miedos, preocupaciones y malos ratos desaparecen. Las mujeres que son capaces de enfrentarse a esos miedos sin renunciar a su deseo de ser madre no sufren tocofobia

Las mujeres que sufren tocofobia sienten miedo extremo a quedarse embarazadas. Y para ello pueden llegar a evitar incluso las relaciones sexuales. ¿Te imaginas la cantidad de problemas que pueden derivar de este trastorno fóbico? El miedo al embarazo es tan intenso y desmedido que invade todos los ámbitos de la vida.

Causas y consecuencias del miedo a quedarse embarazada

Las causas más comunes de la tocofobia

Es común que las mujeres que sufren tocofobia hayan tenido alguna alteración psicológica previa. Como ocurre con todas las fobias, la tocofobia puede desarrollarse por haber vivido una experiencia traumática relacionada con el embarazo o el parto, o desarrollarse después de haber visto un vídeo explícito de lo que ocurre en ese momento o de haber escuchado experiencias de otras mujeres.

Las personas que han sufrido abusos sexuales también pueden desarrollar esta fobia a quedarse embarazadas o incluso a tener relaciones sexuales.

Existen dos tipos de tocofobia que pueden aclarar mejor las causas o el origen de este miedo. La tocofobia primaria la experimentan esas mujeres que nunca se han quedado embarazadas porque el miedo les lleva a evitar esta situación. Por su parte, la tocofobia secundaria la sufren esas mujeres que ya han pasado por esa experiencia. Si han tenido un embarazo complicado o un parto difícil, les aterroriza la idea de volver a vivir esa situación.

Síntomas y consecuencias de la tocofobia

Los síntomas de la tocofobia son: ansiedad (nerviosismo, palpitaciones, dificultad para respirar, mareos,..) o ataques de pánico ante la idea de quedarse embarazadas.

La conducta que produce una fobia es la de evitar la situación. Por supuesto que puedes pasar toda tu vida sin necesidad de ser madre. Por supuesto que no tener hijos no es un problema, siempre y cuando se trate de una decisión y no de una evitación por un trastorno fóbico.

No hay ninguna obligación de ser madre. Pero no querer quedarte embarazada se convierte en un trastorno cuando lo evitas por miedo. Y en este caso, es necesario buscar un tratamiento.

Tratamiento de la tocofobia: ¿cómo quitar el miedo de quedar embarazada?

Para vencer una fobia se necesita ayuda psicológica y la terapia cognitivo conductual es la más eficaz. Con esta terapia se trabaja ese pensamiento inicial distorsionado hasta convertirlo en un pensamiento útil y racional, la activación fisiológica manifiesta, y la exposición en imaginación a esas situaciones que producen miedo intenso. A partir de ahí se puede empezar a transformar la conducta de evitación.

En el tratamiento de las fobias siempre se recomienda la práctica habitual de técnicas de relajación para reducir el grado de ansiedad que conllevan. Y en el caso de la tocofobia se puede acudir a un especialista para que explique el proceso del embarazo y del parto de una forma realista pero sin temores. Al fin y al cabo, las mujeres vienen al mundo para poder dar a luz de forma natural e incluso sin epidural si así lo deciden (como en su día hacían nuestras madres y nuestras abuelas).

Ahora que ya conoces las características principales de la tocobofia, es hora de poner remedio al miedo a quedarse embarazada. ¿Cuál es tu situación? ¡Te leemos en los comentarios! 

Puedes leer más artículos similares a Miedo a quedarse embarazada: características de la tocofobia, en la categoría de Fobias en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: